El último Typhoon de la Royal Air Force

La Royal Air Force ha recibido ya el último Eurofighter Typhoon FGR4 que entrará en servicio

  • La Royal Air Force (RAF) ha recibido ya el último de los aviones de combate Eurofighter Typhoon FGR4 que lucirá la escarapela británica.
  • El pasado 27 de septiembre se celebró la ceremonia de entrega en la fábrica de BAE Systems en Warton.
  • Con este último ejemplar se pone fin a un proceso de fabricación que ha producido 160 aparatos para la Royal Air Force desde 2003.
  • La fábrica seguirá fabricando componentes y la cadena de producción seguirá abierta para los clientes extranjeros.

La Royal Air Force (RAF) ha recibido ya el último de los aviones de combate Eurofighter Typhoon FGR4 que lucirá la escarapela británica. El pasado 27 de septiembre se recibió la ceremonia de entrega de esta última en la fábrica que el gigante británico de la defensa BAE Systems posee en Warton, en el condado de Lancashire, en Inglaterra.

La RAF cuenta en la actualidad con ocho unidades equipadas con cazabombarderos polivalentes Typhoon que operan desde las bases aéreas de Lossiemouth en Escocia y  Coningsby en Inglaterra. Por otra parte, también hay un destacamento permanente ubicado en las Islas Malvinas.

Con este último ejemplar se pone fin a un proceso de fabricación que ha producido 160 aparatos para la Royal Air Force desde 2003, aunque es cierto que la fábrica seguirá produciendo componentes y que la cadena de producción seguirá abierta para los clientes extranjeros, como es el caso de Qatar, país con el que se llegó a un acuerdo para la venta de 22 aparatos, cuyas primeras entregas tendrán lugar en el año 2022. Además, Arabia Saudita firmó un Memorando de Entendimiento con el Reino Unido para la adquisición de 48 unidades adicionales el pasado marzo a sumar a las 53 que tiene en servicio. De hecho, no es descabellado que en los próximos años se logren más contratos, pues BAE Systems está intentado exportar este aparato de cuarta generación -a pesar de haber decidido hace escasos meses retirarse del concurso canadiense- que, a pesar de los años pasados desde sus diseños, sigue ofreciendo un rendimiento sobresaliente.

La Royal Air Force (RAF) ha recibido ya el último de los aviones de combate Eurofighter Typhoon FGR4 que lucirá la escarapela británica. Fuente – BAE Systems
https://www.ejercitos.org/2019/10/01/el-ultimo-typhoon-de-la-royal-air-force/

Termina así una época y, a partir de ahora, el Reino Unido, con Bae Systems a la cabeza y con la colaboración de Italia y Suecia, se centrará en el desarrollo del sistema Tempest, un aparato de quinta generación (según algunas fuentes, de sexta) que marcará el futuro de la Royal Air Force si finalmente el proyecto llega a buen puerto. Mientras tanto, el Reino Unido busca nuevos socios para un proyecto que se espera sea capaz de proveer a la Royal Air Force (RAF) de aparatos completamente operativos en la década de 2030. Estos aviones tripulados serían, como ocurrirá con su alternativa europea, el FCAS, parte de un sistema que incluirá aviones tripulados y no tripulados, así como otros sistemas y capacidades adicionales. En la actualidad toman parte en el mismo las empresas BAE Systems, Leonardo UK, MBDA UK y Rolls-Royce. Se espera que con el acuerdo logrado con Suecia, la empresa Saab se sume también al programa.

Mientras tanto, BAE Systems también seguirá trabajando en una actualización del Typhoon dentro del programa Eurofighter Long Term Evolution, un proyecto para el que recientemente se ha firmado un acuerdo entre la propia BAE y  Leonardo para el desarrollo del DASS Praetorian, un sistema suministrado por el consorcio EuroDASS, integrado por Leonardo, Elettronica, Indra y Hensoldt. Con él, el Typhoon está equipado con una protección avanzada contra amenazas, que incluye misiles infrarrojos (IR o térmicos) y misiles guiados. El sistema es muy apreciado por los usuarios y se ha puesto a prueba en combate en operaciones de mantenimiento de la paz en Libia y Siria. Formado por sensores y equipos de jamming que proporcionan un conocimiento excepcional de la situación y una operabilidad de máximo sigilo digital, que se logra gracia al uso de técnicas avanzadas de engaño electrónico. El estudio del Praetorian analizará las posibles necesidades del DASS en el futuro para que el Typhoon haga frente de forma más rápida, fácil y asequible a las nuevas amenazas a medida que vayan surgiendo.