El Programa VCR 8×8 sufre un nuevo retraso

La entrega de los demostradores se ha pospuesto hasta mayo de 2020

VCR 8x8 Dragón. Fuente - Ejército de Tierra

  • El Programa VCR 8×8 sufre un nuevo retraso.
  • La entrega de los demostradores se ha pospuesto hasta mayo de 2020.
  • La entrega se había fijado en principio en noviembre de 2018 y, pese a los retrasos acumulados, esto no impidió que el Gobierno firmase el acuerdo de compra por valor de 2.083 millones de euros, sin haber probado los vehículos.
  • El calendario de fabricación se mantiene, comenzando en 2020 en la planta de GDELS en Trubia (Asturias).

El Programa VCR 8×8 sufre un nuevo retraso y es que la UTE responsable del mismo, formada por las empresas Santa Bárbara Sistemas (propiedad de General Dynamics European Land Systems), SAPA Plasencia e Indra, han acordado una nueva prórroga con el Ministerio de Defensa de cara a la entrega de los demostradores que debían servir para su evaluación por parte del Ejército de Tierra, de cara a detectar posibles fallos o deficiencias antes del inicio de la producción.

Como explicamos en su día, la adjudicación del contrato mediante procedimiento negociado y sin publicidad, para un programa valorado en 2.083 millones de euros solo en su primera fase (consistente en 348 vehículos) era un suicidio. Ahora, con la entrega de los demostradores pospuesta hasta mayo de 2020 y sin que el Gobierno tenga intenciones de dar marcha atrás en la firma de un contrato al que dio luz verde en julio de este año, las cosas solo pueden empeorar, pues sin demostradores resulta imposible, entre otras cosas, la elección de la torre que debe equipar al futuro VCR 8×8, dada la imposibilidad de llevar a cabo pruebas dinámicas sin dichos demostradores.

 

 

El calendario de producción se mantiene

Diversos diarios asturianos han publicado informaciones acerca del inicio de la construcción del futuro VCR 8×8 Dragón en la planta que GDELS posee en Trubia. Según estas informaciones, tras la reunión que mantuvieron la pasada semana el secretario general de la empresa, Ángel de Álvaro y el Presidente asturiano, Adrián Barbón, del Partido Socialista, el inicio de la fabricación de los nuevos vehículos en esta comunidad durante el próximo año, sería un hecho.

De esta forma, la carga de trabajo se repartiría entre las diversas plantas que GDELS posee en España, siendo la construcción de la barcaza responsabilidad de las instalaciones asturianas, algo lógico dado el importante componente industrial de un programa que tendrá un notable impacto sobre el empleo de las localidades en las que se lleve a cabo la construcción.

Esto afectará también a la fábrica de Alcalá de Guadaira (Sevilla), que será la responsable tanto de la torreta, como de diversos subsistemas y del ensamblaje final del vehículo, previo a su entrega al Ejército de Tierra, en el que el VCR 8×8 Dragón relevará a los diferentes modelos en inventario (Antílope, BMR M1, VEC y TOA).

El vehículo, basado en el GD Piranha V, será desarrollado por una UTE (unidad temporal de empresas) formada por SBB (chasis), SAPA (propulsión) e INDRA (sistema CIS), y que incorporará diferentes opciones de armamento, según versiones, para las que están licitando Escribano, Pap Tecnos (Rafael), Leonardo Hispania o Navantia-Expal (Bajo licencia de Elbit).

Para cooperar con este avanzado vehículo, el Ejército se plantea actualizar los Centauro, Pizarro y Leopardo a una configuración avanzada, como figura en alguna presentación que se ha hecho pública (denominados Pizarro fase III, Leopardo plus y Centauro plus) que consistirá en implementar medios de protección activa, nueva transmisión binaria (Pizarro I) o un sistema de información en red BMS; si bien antes que todo ello urge una sustitución del TOA en todas sus versiones de apoyo al combate o, al menos, una modernización al estándar M113A3 que le permita permanecer en servicio otros 30 años.

El impacto industrial de este programa es enorme. Como se explicaba en el escrito publicado por el Consejo de Ministros cuando se aprobó la construcción de la primera serie de 348 vehículos, El desarrollo del programa va a potenciar la base industrial española obteniendo un producto nacional, integrado y con la autoridad de diseño en España, tecnológicamente avanzado y de primera categoría a nivel mundial, con muchas posibilidades de exportación por ser muy demandado en todos los Ejércitos.

Además, tendrá un impacto relevante en las economías de en Alcalá de Guadaira (Sevilla), Trubia, (Asturias), Aranjuez (Madrid) y Andoain (Guipúzcoa), poblaciones en las que tienen plantas de producción las empresas que participan en el proyecto. En total, se calcula que la producción del nuevo vehículo blindado generará unos 650 puestos de trabajo directos, y otros 1.000 indirectos.

Ahora queda por resolver el espinoso asunto de las unidades de prueba, que deberían haberse entregado hace meses al Ejército de Tierra para su evaluación. El Gobierno había asignado a GDSBS, Indra y SAPA una partida de 89 millones de euros para fabricar una serie de demostradores que La Legión debía probar y que todavía no han sido recibidos, pese a  haberse anunciado su entrega para julio, una fecha ya superada. Parece, no obstante, tras hablar con personal de GDELS, que será en Noviembre cuando lleguen finalmente a Viator.