32 paracaidistas resultan heridos en unas maniobras del US Army

El herido más grave ha sufrido una fractura lumbar y su pronóstico es reservado

Tropas aerotransportadas estadounidenses. Fuente - US Army
  • 32 paracaidistas del US Army resultaron heridos, requiriendo 18 de ellos atención hospitalaria, mientras realizaban un ejercicio de entrenamiento el pasado miércoles por la noche en Mississippi.
  • El herido más grave ha sufrido una fractura lumbar y su pronóstico es reservado.
  • Los heridos fueron arrastrados hacia una zona de pinos por el fuerte viento, resultando heridos más de un tercio de los 87 efectivos que completaron el salto desde el mismo aparato.
  • Muchos tuvieron que ser rescatados al quedar sus paracaídas enredados en los árboles.

El pasado miércoles, durante un ejercicio rutinario de salto, 32 paracaidistas estadounidenses resultaron heridos de diversa consideración al resultar arrastrados por el fuerte viento tras saltar desde un avión de transporte C-130 Hercules. En lugar de tomar tierra en la zona prevista por los planificadores del ejercicio, fueron desviados por el viento reinante y aterrizaron en un bosque de pinos en donde muchos de ellos chocaron contra las ramas sufriendo diversas contusiones, quedando parte de ellos colgados de las copas de los árboles y requiriendo ser rescatados.

Los soldados afectados formaban parte de los 650 efectivos que participaban en unas maniobras de 10 días de duración en Camp Shelby, unas instalaciones de la Guardia Nacional que incluyen un centro de entrenamiento conjunto para unidades activas y de la reserva con una superficie de más de 60.000 hectáreas, lo que convierte a este campo de maniobras en un lugar ideal para llevar a cabo ejercicios con tropas aerotransportadas, como era el caso.

Por fortuna, según ha declarado el sargento John Healy, que tomaba parte en estas maniobras con la 177 ° Brigada,  ninguna de las lesiones es potencialmente mortal, ni siquiera la del soldado más perjudicado de todos, que sufrió una fractura lumbar, aunque a tenor de las informaciones que publican los medios estadounidenses esta no era total y parece posible que se recupere, aunque el pronóstico es reservado.

En total, hasta 18 militares tuvieron que ser evacuados del campo de maniobras al requerir atención hospitalaria, siendo el resto asistidos por las unidades médicas que tomaban parte en las maniobras y que tuvieron así la oportunidad de entrenar en condiciones reales.

Todos los militares heridos formaban parte de la 4ª Brigada Aerotransportada perteneciente a la 25ª División de Infantería. En el caso de 4 de los afectados, quedaron suspendidos a tal altura que se hizo necesaria la presencia del cuerpo de bomberos local para poder rescatarlos.

Con todo, el accidente fue considerado de escasa importancia por los representantes de las Fuerzas Armadas y, de hecho, las maniobras continuaron su curso y varios de los heridos, que revestían lesiones de menor gravedad, volvieron a saltar horas después como parte de su entrenamiento.

En realidad, a pesar de la abultada cifra de heridos, que se ha debido a un problema puntual, las lesiones en las tropas aerotransportadas y los incidentes de todo tipo son algo habitual, aceptándose un umbral de bajas bastante alto en cada salto (según fuentes entre el 5 y el 10 por ciento) por lesiones como contusiones o torceduras derivadas de la dureza de los aterrizajes sumada al peso de los equipos y a un terreno que no siempre está en las mejores condiciones.