Francia aumentará un 4.5% su presupuesto de defensa en 2020

Hasta dos tercios del aumento de 1.700 millones de euros se dedicarán a la renovación y modernización del material

Militares franceses prueba el drone NX70 de Novadem
  • Siguen fieles a su compromiso de alcanzar el 2% del PIB en Defensa para 2025: el presupuesto 2020 sitúa el esfuerzo en el 1.86% (contra 1.84% en 2019).
  • Hasta dos tercios del aumento de 1.700 millones de euros se dedicarán a la renovación y modernización del material.
  • En investigación y desarrollo, el Ministerio de Defensa galo destinará a I+D+i un total de 5.500 millones de euros, incluidos 821 millones de euros para investigación básica.

La Ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, ha presentado ante el Consejo de Ministros galo la propuesta de Presupuesto de Defensa para el próximo año. Durante la reunión, celebrada el pasado 27 de septiembre, la titular de la cartera de Defensa propuso un gasto de 37.500 millones de euros (miles de millones de euros) en el que temas como la modernización de los principales equipos, la creación de empleos y la innovación son los principales ejes.

El proyecto de presupuesto está en línea con los compromisos de la Ley de Planificación Militar 2019-2025, de la cual es la segunda entrega y busca:

  • Aumentar el presupuesto en 1.700 millones de euros por año hasta 2022: el presupuesto de 2020 asciende a 37.500 millones de euros, un aumento del 4,5% en comparación con 2019.
  • Elevar el esfuerzo en defensa nacional al 2% del PIB para 2025: el presupuesto 2020 sitúa el esfuerzo en 1.86% (contra 1.84% en 2019).
  • Consolidar la financiación de las operaciones en el extranjero (OPEX) y las misiones nacionales (MISSINT) con una asignación combinada de 1.100 millones de euros a partir de 2020. El proyecto de presupuesto para 2020 normaliza y asegura la financiación de estas operaciones con un aumento de 250 millones de euros. Además, se destinan 100 millones de euros para las MISSINT.
  • Preservar la capacidad de inversión de las fuerzas armadas, evitando el riesgo de tener que asumir retrasos en los pedidos y entregas de equipos por falta de fondos.

Por otra parte, en esta propuesta presupuestario, se incluyen diferentes medidas a favor del personal militar y civil del Ministerio y sus familias, medidas todas ellas incluidas en la citada Ley de Planificación Militar, como son el refuerzo de la conciliación familiar, la mejora en las condiciones de vida del personal, los alojamientos, etcétera. Además, se prevé crear nuevos empleos en las áreas de ciberseguridad e inteligencia y por supuesto, continuar con su participación en proyectos como el Eurodrone o el FCAS.

El proyecto de presupuesto 2020 también persigue inversiones que contribuyan a la autonomía estratégica nacional y la construcción de una autonomía estratégica europea. Por lo tanto, dedica hasta 4.700 millones de euros a la disuasión con el objeto de renovar sistemas de armas y equipos diversos. En el sector espacial, por su parte, se asignan 448 millones de euros a renovar las capacidades de los satélites, en la línea con la nueva estrategia de defensa espacial presentada dos meses atrás.

Finalmente, en 2020, el ministerio promueve la innovación y se prepara para el futuro al continuar con el proceso de «transformación militar» a la vez que profundiza en la reorganización de su administración central.

De esta forma, en términos de investigación y desarrollo, el Ministerio de Defensa galo destinará a I+D+i un total de 5.500 millones de euros, incluidos 821 millones de euros para investigación básica, lo que supone un aumento del 8.3%, frente al año que termina y de los cuales 105 millones de euros se destinan a investigación académica y desarrollo e innovación de ciclo corto.

En resumen, las cifras clave del proyecto de presupuesto de defensa 2020 son:

  • 37.500 millones para la misión de Defensa, esto es, un aumento de 1.700 millones (+ 4.5%) frente a 2019.
  • 2.100 millones para veteranos.
  • 1.100 millones en provisiones para misiones OPEX y MISSINT
  • 300 nuevos puestos de trabajo, especialmente en inteligencia y ciberdefensa.
  • 14.700 millones de euros en inversión destinada a nuevos equipos (+ 83%).
  • 80 millones de euros para el plan de ayuda a las familias.
  • 120 millones de euros para mejorar las viviendas militares.

Continúan así nuestros socios mejorando las capacidades de unas Fuerzas Armadas que buscan ser el polo central o la base sobre la que se asiente la ansiada autonomía estratégica europea, un término que sin embargo apenas tiene todavía una verdadera definición -recientemente la responsable de exteriores hablaba de «Cooperación Estratégica» en referencia a otros actores como la ONU- pero en la que Francia tendrá un papel clave al ser la única potencia nuclear.