La Marina Militare sigue adelante con su plan de reducción y modernización

Pretende reducir hasta en un 65 por ciento el número de embarcaciones en servicio durante la próxima década

Corbeta de la clase Maestrale. Fuente - Wikipedia

  • La Marina Militare sigue adelante con su plan de reducción y modernización
  • Acaba de celebrar la ceremonia de baja de las corbetas «Euro» y «Aliseo»de 35 y 36 años de edad, respectivamente.
  • Pretende reducir hasta en un 65 por ciento el número de embarcaciones en servicio durante la próxima década, dando de baja las unidades más antiguas y especializadas y aceptando para el servicio buques modernos y polivalentes.

La Marina Militare italiana ha celebrado recientemente una nueva ceremonia de baja de buques de guerra. Más concretamente, ha decomisionado las corbetas de la clase Maestrale ITS «Euro» e ITS «Aliseo» las cuales han servido bajo pabellón italiano por más de tres décadas hasta su retirada del servicio el pasado 2 de octubre en la base naval de Tarento.

De esta forma, la Marina Militare continúa adelante con sus planes de modernización y reducción de una flota sobredimensionada, que pasan por la retirada del servicio de buena parte de las unidades más antiguas -se habla de una reducción de hasta el 65 por ciento en el número de embarcaciones en servicio durante la próxima década– y su sustitución por buques modernos y polivalentes, capaces de realizar las mismas tareas con tripulaciones y costes más reducidos.

La de estas dos corbetas no es la única baja que se ha producido recientemente en la armada italiana, sino que sigue a la de dos corbetas de la clase Minerva que fueron apartadas del servicio activo hace escasos días en la base naval de Minerva.

La reducción de la flota, en cualquier caso, es parte de un plan de modernización mucho más amplio y pretende, en este caso, la sustitución de estas viejas unidades, con décadas de uso a cuestas, por seis patrulleros oceánicos de la clase Paolo Thaon di Revel, de los cuales ya se ha botado la primera unidad.

 

 

Clase Paolo Thaon di Revel

La ceremonia de lanzamiento del primer PPA (Pattugliatore Polivalente d’Altura) para la Marina Militare se llevó a cabo en presencia de la Ministra de Defensa italiana, Elisabetta Trenta el pasado mes de junio. La madrina de la ceremonia fue la señora Irene Imperiali, sobrina del almirante Paolo Thaon di Revel (quien dio su nombre a la embarcación). A la ceremonia de botadura asistieron, entre otros, el Jefe de Estado Mayor de la Armada italiana, el Almirante Valter Girardelli, el Presidente de Fincantieri, Giampiero Massolo y el Director Ejecutivo de la empresa, Giuseppe Bono.

El PPA es parte del plan de renovación de la Armada italiana, aprobado por el Gobierno y el Parlamento y que comenzó en mayo de 2015 con la promulgación de una nueva Ley Naval. Las nuevas embarcaciones, con un diseño multipropósito son totalmente flexibles en su desempeño y, siguiendo la línea de los LCS estadounidenses, pueden embarcar diferentes módulos de misión con capacidad para cumplir múltiples funciones, desde la patrulla marítima o las operaciones SAR hasta las operaciones de Protección Civil y, en su versión más equipada la guerra naval.

Los nuevos PPAs serán también capaces, como es lógico, de operar embarcaciones semirígidas (RHIB) de hasta 11 metros de eslora a través de sus grúas laterales o de una rampa ubicada a popa.

En 2015, Fincantieri recibió un pedido de 7 patrulleros como parte del plan de renovación de la flota de la Marina italiana. Los PPA están programados para reemplazar las cuatro fragatas de patrulla ligera de la clase Soldati y las ocho corbetas de clase Minerva entre los años 2021 y 2025.

Todas las unidades se construirán en las instalaciones de Riva Trigoso y Muggiano, estando la entrega del primer buque prevista para 2021, mientras que las siguientes entregas se realizarán en 2022, 2023, 2024 (dos unidades), 2025 y 2026 si se logra cumplir la programación.

 

 

LHD Trieste

El pasado sábado día 25 de mayo ha tenido lugar, en las instalaciones de Fincantieri en Castellammare di Stabia, en presencia del Presidente de la República Italiana Sergio Mattarella, el Presidente de Fincantieri, Giampiero Massolo, y el CEO de la empresa, Giuseppe Bono, la botadura del nuevo LHD «Trieste», que equipará a la Marina Militare a partir de 2022.

Esta embarcación anfibia multipropósito ha sido diseñada desde la mesa de dibujo como una unidad modular, flexible y sostenible tanto desde el punto de vista presupuestario como desde el ambienta. Al igual que el BPE L-61 «Juan Carlos I» de la Armada Española, cuenta con una cubierta con capacidad para aviones de ala fija y rotatoria y con un dique inundable para el desembarco de lanchas y vehículos, aunque en el caso del buque italiano, es perfectamente reconocible por su doble isla.

La nueva unidad se entregará en 2022 y su adquisición es consecuencia de la «Ley Naval» de 2015, que fijaba las nuevas capacidades con que debía contar la Marina Militare y estipulaba un ambicioso programa de construcción naval.

A la ceremonia también asistieron, entre otros, la Ministra de Desarrollo Económico de Italia, el Vicepresidente Luigi Di Maio, la Vicepresidenta de Italia y Ministra de Defensa de Italia, Elisabetta Trenta, el Gobernador de Campani, Vincenzo De Luca, pel Jefe de las Fuerzas Armadas, general Enzo Vecciarelli, y el Jefe de Estado Mayor de la Armada italiana, el Valter Girardelli. La madrina de la ceremonia fue la señora Laura Mattarella, hija del presidente italiano.

El «Trieste», con una eslora de 214 metros, será capaz de alcanzar una velocidad máxima de 25 nudos gracias a un sistema de propulsión eLectric Or Gas diesel (CODLOG) y un sistema de propulsión eléctrico adicional que se utilizará para la navegación a baja velocidad, en línea con la política ambiental de la Marina italiana (denominada como «Flota verde»).

El LHD “Trieste” podrá proyectar, en zonas en crisis, los nuevos F-35B italianos, pero también garantizará el transporte estratégico de vehículos, personal y equipo y servirá para mejorar las capacidades de Protección Civil en caso de desastres naturales, gracias a su capacidad para proporcionar agua potable, suministro de energía y asistencia médica. El nuevo buque también ha sido concebido para llevar a cabo funciones de mando y control.

El nuevo LHD de Fincantieri dispone una cubierta de vuelo de 230 metros y un muelle con capacidad para dar cobijo hasta a 1.200 metros lineales de vehículos de ruedas y con orugas, tanto civiles como militares, lo que le permitirá, junto a su muelle inundable (50×15 metros) desplegar el equipo y los vehículos anfibios más avanzados de que dispone el país transalpino

Las diferentes áreas de aseguramiento de la carga son accesibles a través de grúas, rampas de popa y laterales, y el manejo de la carga se gestionará mediante rampas internas y ascensores.

Por último, un hospital totalmente equipado también estará disponible a bordo y dispondrá de quirófano, sala de radiología y análisis, consultorio dental y capacidad para albergar hasta 27 pacientes con lesiones graves. Además, su capacidad se podrá ampliar en función de las necesidades, gracias al diseño modular del buque.