Corea del Sur estudia dotarse de portaaviones convencionales

Aunque hace tiempo que se viene hablando sobre esta posibilidad, el Ministerio de Defensa maneja ya dos propuestas diferentes, una de ellas comparable a la clase Queen Elizabeth británica

Dos modelos de portaaviones en estudio por parte del Ministerio de Defensa de Corea del Sur.
  • Corea del Sur, que acaba de aprobar la compra de tres nuevos destructores KDX-3 Batch-2 equipados con el sistema de combate AEGIS, está estudiando la futura construcción de al menos un portaaviones STOVL.
  • Aunque hace tiempo que se viene hablando sobre esta posibilidad, el Ministerio de Defensa maneja ya dos propuestas diferentes, una de ellas comparable a la clase Queen Elizabeth británica.
  • La presión china y el rearme de buena parte de los países de la zona, incluido Japón, con quien mantiene unas relaciones tensas pese a ser ambos aliados de los EE. UU., están forzando a Corea del Sur a impulsar el crecimiento y modernización de una armada que es, tras la china y la japonesa, la tercera en discordia en la región.

Corea del Sur, que acaba de aprobar la compra de tres nuevos destructores KDX-3 Batch-2 equipados con el sistema de combate AEGIS, así como de nuevos submarinos, está estudiando la futura construcción de al menos un portaaviones STOVL.

Aunque hace tiempo que se viene hablando sobre esta posibilidad, el Ministerio de Defensa maneja ya dos propuestas diferentes. La primera de ellas sería asimilable a la clase Queen Elizabeth británica y pese a no contar con ski-jump, adoptaría el diseño de doble isla característico de los buques de la Royal Navy y compartiría con estos unas dimensiones más que generosas de 298 metros de eslora, 75 de manga y 29 de altura entre la quilla y la cubierta, para un desplazamiento de 71.400 toneladas. La segunda propuesta, más modesta y con un desplazamiento de 41.500 toneladas, contaría con una única isla y sería más parecida a los buques de la clase America norteamericanos, navíos que operarán en el futuro hasta con una veintena de cazabombarderos Lockheed Martin F-35B Lightning II. En este caso, las dimensiones serían de 238 metros de eslora, 62 de manga y 29 entre la quilla y la cubierta.

Hay que recordar que la ROKN (Armada de Corea del Sur), ya cuenta con buque anfibio de la clase Dokdo, de la que se planea construir dos unidades más y que también es operador del F-35A, de los que ha adquirido hasta el momento 40 unidades, que podrían ser más en el futuro, siguiente el ejemplo de un Japón que va a modificar su clase Izumo para operar con el F-35B y que ha firmado un contrato para hacerse con 42 de estos cazabombarderos.

La presión china y el rearme de buena parte de los países de la zona, incluido Japón, con quien mantiene unas relaciones tensas pese a ser ambos aliados de los EE. UU., están forzando a Corea del Sur a impulsar el crecimiento y modernización de una armada que es, tras la china y la japonesa, la tercera en discordia en la región, sin contar obviamente con la US Navy.

En este sentido, el gobierno surcoreano planea aumentar de media el gasto de defensa en un 7.1 por ciento anual durante los próximos cinco años con el objetivo de hacer frente con garantías a la amenaza norcoreana, basada tanto en sus armas nucleares como en su artillería convencional y a una Armada China que supone una amenaza creciente para todos sus vecinos.

De esta forma, si el incremento presupuestario se hace efectivo, el país destinará durante el periodo 2020-2024 un total de 240.000 millones de dólares a defensa (239.880 para ser exactos) o, lo que es lo mismo, 290,5 trillones de wones, la moneda local. De estas cantidades, aproximadamente el 40 por ciento sería utilizado para adquirir nuevos sistemas o mejorar los existentes y el resto para gastos operativos.

Con este nuevo aumento en el presupuesto de defensa corea se acercará a Japón en gasto total y previsiblemente superará a Reino Unido y Alemania a lo largo de los próximos años, eso sí, con un uso mucho más acertado y eficiente de los recursos, especialmente en comparación con este último país.