BAE Systems presenta su sistema de protección activa RAVEN

Se trata de un sistema de contramedidas electrónicas (no cinético) que pretende sortear algunas de las desventajas de los APS actualmente en uso

El RAVEN de BAE Systems es un sistema de contramedidas electrónicas (no cinético) que pretende sortear algunas de las desventajas de los APS actualmente en uso. Fuente - BAE Systems.

  • BAE Systems presenta su sistema de protección activa RAVEN.
  • Se trata de un sistema de contramedidas electrónicas (no cinético) que pretende sortear algunas de las desventajas de los APS actualmente en uso.
  • Ha sido probado recientemente por el US Army sobre un Bradley.

La multinacional de la defensa BAE Systems ha presentado su sistema de contramedidas RAVEN™ destinada a integrarse en los vehículos de combate presentes y futuros como parte de su sistema integrado de protección activa.

El RAVEN es sistema de contramedidas electrónicas capaz de neutralizar municiones como misiles anti-tanque, algo que ha demostrado en numerosas pruebas previas a su comercialización. Su función es la de proteger los vehículos y a sus tripulaciones sin la necesidad  de asumir el riesgo que conlleva para la infantería el uso de las contramedidas cinéticas, aspecto que tratamos a fondo en este artículo.

De esta forma, el sistema de contramedidas RAVEN se integra como parte de la defensa en capas de cualquier blindado moderno ya que por su peso y diseño se adapta fácilmente a cualquier vehículo, misión y presupuesto o, al menos, así lo asegura Ryan Edwards, gerente de desarrollo comercial de la propia BAE Systems, quien también ha segurado durante la presentación del nuevo sistema que «Nuestros sistemas de protección de vehículos mejoran la conciencia situacional y la capacidad de supervivencia de las tripulaciones, independientemente de su vehículo o las amenazas que enfrentan».

Al menos sobre el papel, el sistema es liviano, modular y escalable, al haberse diseñado de tal forma que se pueda ir adaptando en el futuro a las nuevas amenazas. Cumple además con los requisitos del programa Sistema de Protección Activa Modular (MAPS) del US Army -que está dotando a todos sus blindados de APS- y también puede actuar en conjunción con el MVP 360, también de BAE Systems, que puede suministrar datos acerca de las amenazas al RAVEN.

A principios de este año, el US Army inició la integración del sistema de este sistema en un vehículo de combate Bradley para realizar una demostración para el citado programa MAPS, demostración que tuvo lugar en septiembre de 2019. La demostración fue interesante además porque sirvió para comprobar este tipo de sistemas no cinéticos frente a los sistemas cinéticos en uso y determinar cuales ofrecían mayor potencial futuro teniendo en cuenta no solo las capacidades frente a diversas amenazas, sino también los «efectos secundarios» de su uso, prácticamente nulos en el caso de los sistemas como el que aquí tratamos y un auténtico quebradero de cabeza para los diseñadores que buscan la forma de que no afecten a la infantería que suele avanzar desmontada.

Además, se pudo comprobar otra ventaja de los sistemas no cinéticos, como la no dependencia del número de municiones, un aspecto crítico de los sistemas cinéticos y que en el caso de sistemas como el Raven solo dependen de la capacidad de generación eléctrica o, en caso de estar apagados, de sus baterías.