HHI diseñará el futuro buque de salto anfibio surcoreano LPX-II

Futuro LPX-II surcoreano

  • El constructor naval surcoreano Hyundai Heavy Industries ha recibido un contrato para diseñar los futuros buques de asalto anfibio para la Armada de la República de Corea.
  • Los nuevos LPX-II podrán operar con aviones STOVL como el F-35B.
  • El proyecto será la continuación de los dos LPX-I (clase Dodko), el primero de los cuales fue comisionado en 2007, mientras que el segundo entrará en servicio en 2020 después de ser botado en 2018.
  • A la par, se ha presentado la primera maqueta de los futuros vehículos anfibios KAAV-II para los marines surcoreanos.

El gigante industrial surcoreano Hyundai Heavy Industries ha sido elegido por el Ministerio de Defensa del país para realizar el diseño preliminar de los nuevos buques de desembarco anfibio de la clase LPX-II, que complementarán a la clase LPX-I, de los cuales la primera unidad, el Dodko, ya está en servicio.

Los rumores sobre la nueva clase venían creciendo desde que en septiembre de 2018, el Jefe del Cuerpo de Marines de la República de Corea, Teniente General Jun Jin-goo, afirmara que la ROKN (Armada de Corea del Sur) estaba considerando construir un barco de tipo LPX pero adaptado de tal forma que fuese capaz de operar aeronaves de ala fija.

Los nuevos buques, que se espera entren en servicio en la década de 2030, probablemente operarán con el F-35B, siguiendo el ejemplo japonés con sus Izumo. Hay que recordar que el país ha adquirido hasta el momento un total de 40 cazabombarderos F-35A que serán complementados con los futuros KF-X y que existen también rumores persistentes sobre la posibilidad de complementar estos buques de desembarco anfibio con al menos un portaaviones convencional, aunque podría tratarse de una información infundada a pesar de los diseños que han aparecido en las últimas semanas.

Por otra parte, la Agencia de Adquisición de Armamentos del país anunció a principios de este mes que ha iniciado el proceso de compra de 20 aviones de combate, sin especificar la versión exacta que se comprará. Algunos informes de los medios han indicado que el segundo lote de chorros podría ser la variante F-35B, lo que sería algo lógico teniendo en cuenta la necesidad de aprender a operar con ellos antes de que los nuevos LPX-II entren en servicio y los plazos de entrega de estos últimos.

En cualquier caso, lo que parece claro es, por una parte, que Corea del Sur contará durante las próximas décadas, como Japón, con aviación de ala fija embarcada, siguiendo una tendencia que se ha venido apuntando desde hace años en los informes de algunos thin tanks norteamericanos, en los que se exigía que los principales socios de los EE. UU. y la propia US Navy contasen con un gran número de portaaviones de escolta o de bolsillo que complementasen las funciones de los CVN para hacer así frente a los nuevos desafíos, especialmente en el Sudeste Asiático y el Pacífico, como el auge naval chino.

 

 

Nuevos vehículos anfibios KAAV-II

A la par que se concedía a Hyundai Heavy Industries este contrato de diseño, en la feria ADEX 2019 se desvelaba una maqueta del que será el futuro vehículo de desembarco anfibio KAAV-II para el Cuerpo de Marines de Corea del Sur.

Se espera que Corea del Sur, más exactamente la empresa Hanwha Defense, llegue a construir hasta 150 unidades de este modelo. Por los plazos que se manejan, la fase de diseño inicial se completará en 2022, iniciándose una segunda fase en 2023 en la que serían producidas las primeras unidades de prueba y que se extendería hasta 2028, momento en el que el modelo definitivo estaría ya completamente cerrado, lo que daría paso a la producción en masa a partir de 2029, coincidiendo prácticamente con la botadura del primer LPX-II (aunque lógicamente también operarán desde la clase Dodko).

Se espera que el KAAV-II sea capaz de acomodar hasta a 21 marines, de avanzar a una velocidad máxima de 70 km/h sobre tierra y 25 km/h en el mar y que pueda alcanzar distancias de hasta 480 kilómetros sin necesidad de repostar o navegar durante dos horas con un solo depósito.

Estará equipado con cadenas de goma, de forma similar a los Bv-209, para reducir el coste operativo, el peso y el sigilo y será armado con un cañón de 40mm capaz de utilizar munición telescópica.