Problemas para la Armada China

Se trata del primer portaaviones de construcción enteramente nacional, a pesar de estar inspirado en el Liaoning, realizado sobre la base del antiguo Varyag soviético

Portaaviones chino Tipo 001A

  • La preocupación en diversos foros crece, tras la falta de información posterior a las octavas pruebas de mar de su nuevo portaaviones, que se han llevado a cabo en los últimos días.
  • Se trata del primer portaaviones de construcción enteramente nacional, a pesar de estar inspirado en el Liaoning, realizado sobre la base del antiguo Varyag soviético.
  • Un SSBN de la clase Jin parece haber sufrido un accidente cerca de las islas Paracelso.

Este segundo portaaviones de la Armada del Ejército Popular de Liberación, conocido hasta ahora como Tipo 001A a la espera de que se desvelen su nombre y numeral definitivos, ha culminado en los últimos días sus octavas pruebas de mar, que se han llevado a cabo apenas unos días después de finalizar las séptimas, el pasado mes de agosto. La falta de información en los medios públicos chinos, que normalmente cubren cada salida y los rumores sobre los diversos problemas encontrados en el diseño no han servido para cambiar la postura de la PLAN (Armada del Ejército Popular de Liberación) que sigue manteniendo que el nuevo portaaviones entrará en servicio a lo largo de los próximos meses y, en cualquier caso, antes de que finalice el año.

La posibilidad de que hayan aparecido problemas de diversos tipos, relacionados con el sistema de comunicaciones, la propulsión e incluso con la operación de aeronaves se viene manejando desde hace meses. En este último caso, a pesar de que ya se han construido alrededor de 50 cazabombarderos Shenyang J-15 y de que se han formado decenas de pilotos, no puede descartarse que la curva de aprendizaje con el nuevo buque sea más pronunciada de lo esperado. En ocasiones factores en apariencia baladíes, tienen una importancia extrema por ejemplo al generar corrientes que ponen en peligro las operaciones aéreas. También se ha rumoreado que no alcanza la velocidad exigida, algo clave a la hora de poder lanzar los aviones a plena carga.

En cualquier caso, estos problemas de juventud son habituales, no hay más que ver lo que ocurre a la US Navy, a pesar de toda su experiencia, con la nueva clase Gerald R. Ford, algo que nos sirve para poner en perspectiva la solidez del desorbitado crecimiento naval chino al que hemos venido asistiendo en los últimos años -especialmente en el último lustro- y que debería hacernos sospechar acerca de la operatividad real de muchas de sus unidades, de la experiencia de sus tripulaciones y de la solidez de su doctrina naval.

El Tipo 001A  ha sido diseñado por los ingenieros del Instituto 701 del grupo CSIC sobre la base del Proyecto 1134.5 Varyag soviético, actualmente renombrado como Liaoning (Tipo 001) y en servicio con el PLAN tras una profunda reforma. A diferencia del primer portaaviones chino, el Tipo 001A  es más que una variación del modelo original y su desplazamiento y capacidades son notablemente mayores, alcanzando las 70.000 toneladas a plena carga, frente a las 58.600 del diseño original. Además, también hay variaciones en su ala aérea embarcada, que estará compuesta por un mayor número de cazabombarderos Shenyang J-15.

Además del nuevo portaaviones, en los últimos tiempos ha habido un importante revuelo debido al avanzado estado de construcción del que será el mayor buque anfibio de la PLAN hasta la fecha, el buque de desembarco helitransportado Tipo 075, actualmente en grada en el Astillero Hudong-Zhonghua en Shanghai, del que se ha iniciato también una segunda unidad. Además, desde hace tiempo se especula con la colocación de la quilla del futuro Tipo 002, el primero de una clase de portaaviones que, a diferencia de los precedentes, será más parecido a un CVN norteamericano que a cualquier otro modelo en servicio, con una eslora de más de 300 metros, un desplazamiento cercano a las 90.000 – 100.000 toneladas y la incorporación de catapultas electromagnéticas (EMALS).

Con la incorporación de su segundo portaaviones, la PLAN podrá al fin desplegar permanentemente un grupo aeronaval en sus áreas de interés, un paso importante para el país, pero todavía insuficiente dada la necesidad de cubrir tanto el Mar de la China Meridional como el Mar de la China Oriental, algo para lo que necesitan, según sus estimaciones, un total de seis grupos de portaaviones si, como pretenden, el objetivo es competir con los EE. UU. por la supremacía en la región Asia-Pacífico.

Por otra parte, los nuevos portaaviones serán vitales para hacer frente a una Armada India que está llevando a cabo sus propios desarrollos y que podría ser un importante obstáculo en los planes chinos de expansión naval hacia el Índico y de control de sus líneas de comunicación marítimas (SLOC) que, gracias a proyectos como la Nueva Ruta de la Seda, están tomando alcance global.

 

 

Accidente de un SSBN chino

Al parecer, un SSBN chino de propulsión nuclear de la clase Jin (Tipo 094) habría sufrido algún tipo de accidente cerca de las islas Paracelso (una de las zonas en disputa con sus vecinos), lo que le habría obligado a emerger y a seguir su trayecto hasta puerto de esta forma, algo sumamente extraño en el caso de los submarinos de este tipo, que siempre mantienen la máxima discreción por razones de seguridad. Se sospecha que podría tratarse de un accidente menor, como un enganche con las redes de algún buque pesquero o algún incidente similar.

La clase Jin, de la que se cree se han construido seis unidades de las que cuatro están en servicio, ha sido diseñada para transportar los SLBN JL-2, con 7.500 kilómetros de alcance. No es la primera vez que se sospecha que estos submarinos sufren accidentes, aunque en este sentido, la opacidad del régimen chino es máxima.