La fragata Almirante Kasatonov inicia sus pruebas de mar con la Armada Rusa

Se han completado 18 de 80 pruebas programadas y se espera la aceptación para el servicio antes de final de año

Fragata Almirante Kasatonov.
  • La fragata Almirante Kasatonov ha iniciado las pruebas de mar que la Armada Rusa ha de realizar antes de aceptar el navío para el servicio de forma definitiva.
  • Estas pruebas se están realizando a la par que las pruebas de funcionamiento llevadas a cabo por el astillero, con la intención de acortar los plazos de entrega.
  • Se trata del segundo buque de la clase Almirante Gorshkov (Proyecto 22350) y en la actualidad hay cuatro buques más en construcción de la misma clase, siendo el último buque en ponerse en marcha el Almirante Chichagov, cuya quilla se colocó el pasado 23 de abril.

La fragata Almirante Kasatonov, el segundo buque de la clase Almirante Gorshkov (Proyecto 22350) de la Armada Rusa (VMF) está a punto de entrar en servicio después de iniciar la última fase de sus pruebas de mar, ahora a cargo de la VMF. Tras iniciarse su construcción en noviembre de 2009, esta fragata fue botada en diciembre de 2014 y lleva desde diciembre de 2018 en pruebas de mar, antes de entrar en servicio con la Flota del Norte.

Las pruebas de aceptación que está llevando a cabo la VMF se están realizando a la par que el constructor del buque realiza las pruebas de funcionamiento, que han de servir para determinar que todos los equipos rinden como está previsto y que cumplen con los márgenes establecidos por los ingenieros.

Hasta el momento el astillero ha logrado completar 18 de las 80 pruebas previstas. En particular, el equipo de aceptación probó la central eléctrica principal, los sistemas de comunicación y navegación, los mecanismos situados en cubierta y todo lo relativo a las condiciones de vida de la tripulación.

En cualquier caso, la entrada en servicio de esta fragata queda subordinada a la decisión del mando de la Flota del Norte, cuyo personal todavía tiene que testar el funcionamiento de las armas, el hardware y por supuesto, la capacidad de operar con los helicópteros que serán destinados a este buque. Con todo, se espera que estas pruebas finalicen a lo largo de este mismo mes y es que desde la VMF anhelan que la entrada en servicio se produzca antes de final de año.

Es así porque, al igual que ocurriera con la primera unidad de la serie, la Almirante Gorshkov, las pruebas de mar de este buque se están extendiendo mucho más allá de lo habitual debido a los numerosos problemas detectados y a las dificultades con el grupo propulsor. No han sido los únicos contratiempos, pues también se han reportado incidentes relacionados con su sistema de defensa antiaérea, lo que ha obligado a retrasar la fecha de entrada en servicio en varias ocasiones. Con todo, se espera que esta se haga efectiva en noviembre o diciembre del presente año, en lo que será una importante incorporación para una flota necesitada de buques de gran porte y capacidad oceánica.

Las Flotas Mosquito

Por el momento, las pruebas de mar están siendo dirigidas por el oficial de la Armada Rusa Ivan Rogatin, quien interrogado por la situación del buque, declaró recientemente:

«Estamos navegando en el mar durante mucho tiempo para preparar al máximo el buque de cara a su entrada en servicio. Estoy seguro de que junto con el personal de Severnaya Verf (los astilleros responsables de su construcción) cumpliremos numerosas pruebas de navegación. El astillero construyó un moderno buque de guerra propio del siglo XXI. Es un honor servir en un buque con tecnologías tan avanzadas».

La Almirante Kasatonov es una fragata de nueva generación perteneciente al Proyecto 22350, clase Almirante Gorshkov. Toma su nombre del almirante y Maestro del Mar Vladimir Kasatonov, quien luchó durante la Segunda Guerra Mundial como Jefe de Estado de la Flota Submarina en el Báltico y posteriormente dirigió las flotas del Báltico, Mar Negro y Norte antes de llegar, en 1964 a Comandante de la Armada Rusa.

Armadas huecas

Las fragatas del Proyecto 22350 han sido diseñadas como buques multifunción capaces de realizar tanto tareas de escolta (aunque la baja de su único portaaviones, el Almirante Kuznetsov no parece que pueda ser compensada a corto plazo) como misiones de forma independiente, gracias a su armamento antiaéreo, antibuque y antisubmarino. Diseñada con la discreción en mente, de ahí sus formas, su desplazamiento es de 4.450 toneladas, su eslora de 135 metros, su manga de 16,4 y su calado de 4,5 metros.

Como armamento principal cuenta con un cañón A-192 de 130mm, así como con misiles antibuque, torpedos y misiles antiaéreos, incluidos los sistemas de ataque Kalibr y de defensa antiaérea Poliment-Redut. Su ala aérea embarcada, por su parte, se compone de un helicóptero Ka-27M.