El Ministerio de Defensa colabora en la Agenda 2030

El Ministerio de Defensa designó en 2017 un representante en el Grupo de Trabajo Interministerial para la Agenda 2030, y se está preparando la creación de un grupo de trabajo dentro del propio centro, en el que participarán todas las estructuras implicadas

Gallach se reúne con altos cargos de Defensa para estudiar los objetivos de la Agenda 2030. Foto: Iñaki Gómez/MDE
Gallach se reúne con altos cargos de Defensa para estudiar los objetivos de la Agenda 2030. Foto: Iñaki Gómez/MDE
  • La Alta Comisionada para la Agenda 2030 en el Gobierno de España, Cristina Gallach se ha reunido con altos cargos de Defensa para estudiar los objetivos de la Agenda 2030.
  • El Ministerio está implicado en 6 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de este plan de actuación internacional.
  • El Ministerio de Defensa designó en 2017 un representante en el Grupo de Trabajo Interministerial para la Agenda 2030, y se está preparando la creación de un grupo de trabajo dentro del propio centro, en el que participarán todas las estructuras implicadas.

La Alta Comisionada para la Agenda 2030 en el Gobierno de España, Cristina Gallach, se ha reunido hoy con el Secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, y otros altos cargos del Ministerio de Defensa para exponer las líneas maestras y retos de este programa de actuación internacional para trabajar hacia el desarrollo sostenible.

En el encuentro, Gallach ha expuesto a los miembros de este Departamento la necesidad de crear un grupo de trabajo en el que participen las distintas estructuras ministeriales que tienen competencias en el ámbito de los Objetivos de la Agenda 2030, así como para alinear sus objetivos con los Presupuestos Generales del Estado.

Además, ha tratado el modo de medición de los indicadores, la alineación de las políticas públicas con la Agenda 2030 y la aceleración de la implantación de los planes de actuación a nivel europeo, nacional y autonómico.

Por último, la Alta Comisionada ha hecho hincapié en la implicación de Defensa con la Agenda 2030, en la que este Departamento está actualmente involucrado en 6 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que contempla.

Por su parte, el Secretario de Estado, Ángel Olivares, ha destacado que el Ministerio está comprometido con el cumplimiento de la Agenda 2030 y su principal objetivo es que todas las políticas de Defensa y todas sus capacidades sean explotadas al máximo para conseguir contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Olivares ha indicado que la multitud y heterogeneidad de las actividades que se desarrollan bajo el paraguas del Ministerio de Defensa hacen que sea fundamental la coordinación entre los diversos departamentos.

No obstante, ha subrayado qué Objetivos de Desarrollo Sostenible se vienen aplicando con regularidad.

Por ejemplo, algunas de las actuaciones en línea con los compromisos de la Agenda 2030 están vinculados con las operaciones en el exterior. España está desarrollando proyectos de impacto rápido en Líbano y Malí, que permitirán la mejora del sistema educativo, la participación de la mujer en la sociedad y en el mercado laboral.

Además, el Ministerio de Defensa desarrolla una serie de programas como el ‘Cervantes’ para la difusión del español y programas de mejora de la producción agrícola y ganadera en diferentes puntos de Líbano.

Dentro del campo de la formación, destaca el curso de asesores de género impartido por el Ministerio y en el que se han formado 250 personas entre militares y civiles.

De igual modo, se ha incluido la asignatura de Derecho Internacional Humanitario como materia en el campo de la Enseñanza Militar.

El Ministerio de Defensa designó en 2017 un representante en el Grupo de Trabajo Interministerial para la Agenda 2030, y se está preparando la creación de un grupo de trabajo dentro del propio centro, en el que participarán todas las estructuras implicadas.

 

 

Sobre la Agenda 2030

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fue firmada en 2015 por los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de Naciones Unidas. Representa el compromiso internacional para hacer frente a los retos sociales, económicos y medioambientales de la globalización, poniendo en el centro a las personas, el planeta, la prosperidad y la paz, bajo el lema de «no dejar a nadie atrás».

La Agenda pretende avanzar hacia sociedades con un crecimiento económico inclusivo y mayor cohesión y justicia social, en paz y con un horizonte medioambiental sostenible. Explica cómo ha de procederse en 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS), que cubren todas las políticas públicas domésticas, la acción exterior y la cooperación para el desarrollo. Los ODS son universales, se aplican por igual a países desarrollados y en vías de desarrollo, abordan las raíces de la pobreza, la desigualdad y la degradación del planeta, y pretenden ser profundamente transformadores.

La Agenda 2030 implica también la acción de la sociedad civil, el sector privado, los sindicatos, las universidades… Genera responsabilidades del gobierno central, los autonómicos y los municipales. Induce nuevas formas de trabajar en el interior de cada país y un modelo innovador de relaciones internacionales, consciente de la creciente interdependencia.

Cada uno de los países signatarios tiene el compromiso de someterse a un Examen Nacional Voluntario, en el que presenta un Plan de Acción, con las líneas de acción y los instrumentos con que cuenta para alcanzar los ODS en 2030.

El Consejo de ministros aprobó el 29 de junio de 2018 el Plan de Acción para la Implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y lo remitió a las Naciones Unidas como soporte del Examen Nacional Voluntario al que España se sometió el 18 de julio de 2018 en Nueva York.

El Plan pretende impulsar de forma urgente la implementación de la Agenda 2030 en España, al tiempo que arranca la elaboración de una Estrategia Española de Desarrollo Sostenible que se prevé completar a lo largo de 2019.

El Plan de Acción, elaborado a través de un proceso abierto, participativo y transparente y de la interlocución con todos los actores sociales y administraciones territoriales, se estructura en lo esencial en dos partes. Por un lado, el análisis del estado de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en España, la situación de partida y una cartografía de responsabilidades competenciales de todos los departamentos. Y por otro, las acciones a través de las cuales se impulsará la Agenda en 2018-2020: nuevas políticas y medidas públicas, gobernanza de la Agenda, mecanismos de seguimiento y rendición de cuentas de todos los actores.

El Plan recoge un primer conjunto de áreas prioritarias de políticas denominadas palanca, con capacidad de acelerar el progreso transversalmente y a mayor escala en el conjunto de los 17 ODS: prevención y lucha contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión social; Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades; Agenda Urbana; economía circular; Ley de Cambio Climático y Transición Energética; investigación científica y técnica para los ODS; Estrategia  de la Economía Social; Plan de Gobierno Abierto; y la Cooperación Española.

El Plan incorpora un conjunto de medidas transformadoras, de carácter transversal, para sentar las bases necesarias para impulsar los ODS: impulsar una función pública con conocimientos y capacidades para implementar los ODS así como la educación para el desarrollo sostenible como pilar fundamental del sistema educativo; alineamiento de los presupuestos generales y la compra pública del Estado con los ODS; memoria ODS de impacto normativo en toda la actividad legislativa; vinculación de la Agenda 2030 y el Plan Nacional de Reformas; impulso de las alianzas entre todos los actores; situar la Agenda 2030 en el centro de la identidad de España en el mundo; pacto para la comunicación y plataforma en línea de la Agenda 2030; la cultura como elemento clave para la transformación.

La gobernanza de la Agenda descansa en la reciente creación de un Alto Comisionado para la Agenda 2030 en la Presidencia del Gobierno, de un Consejo de Desarrollo Sostenible, de carácter consultivo, de la de articulación entre los tres niveles de las administraciones públicas y en puesta en marcha de una Comisión mixta Congreso-Senado para su seguimiento.

Especial importancia tiene la inclusión de los compromisos y avances de las comunidades autónomas, de los gobiernos locales a través de las estrategias consensuadas en el seno de la FEMP y del resto de actores, sociedad civil, empresas, sindicatos, universidades y colegios profesionales, lo que permite configurar el Plan como el esfuerzo de toda la sociedad.