El X-37B aterriza tras 780 días en el aire

Se espera que la próxima misión de comienzo a lo largo del próximo año 2020

El Orbital Test Vehicle X-37B de la USAF ha tomado tierra finalizando así su quinto vuelo, que ha tenido una duración récord de 780 días. Fuente - USAF
  • El Orbital Test Vehicle X-37B de la USAF ha tomado tierra finalizando así su quinto vuelo, que ha tenido una duración récord de 780 días.
  • Por el momento se desconoce tanto el objetivo de este aparato, como los experimentos que lleva a cabo en sus largos periodos en el espacio, aunque todo apunta a que se relaciona con el desarrollo de las capacidades necesarias para que los EE. UU. puedan imponerse en el dominio espacial.
  • Se espera que la próxima misión de comienzo a lo largo del próximo año 2020.

El Orbital Test Vehicle X-37B de la USAF ha tomado tierra finalizando así su quinto vuelo, que ha tenido una duración récord de 780 días.

En sus cinco vuelos de prueba ha pasado un total de 2.865 días en el aire, sin que por el momento la USAF haya dado la más mínima explicación sobre el propósito real de esta aeronave, más allá de la necesidad de validar el concepto de avión espacial reutilizable, lo que ha dado pie a numerosas teorías, a cada cual más rocambolesca.

Este proyecto se inició en 1999 por parte de la NASA, para ser posteriormente transferido al Departamento de Defensa de los Estados Unidos en 2004. Desde entonces ha despegado en cinco ocasiones, permaneciendo por periodos cada vez más extensos en el espacio, pues ha sido diseñado para volar en órbitas bajas (entre 200 y 2.000 kilómetros) gracias a su propulsor Rocketdyne AR2-3:

  • Realizó su primer vuelo con una caída libre el 7 de abril de 2006 en la Base de la Fuerza Aérea Edwards.
  • Despegó el 21 de abril de 2010 y retornó a tierra el 3 de diciembre del mismo año.
  • En marzo de 2011 despegó para su segundo viaje al espacio, de 15 meses de duración.
  • En octubre de 2014 fue anunciado su regreso, tras 674 días en órbita alrededor de la Tierra, en el que se supone fue su tercer viaje al espacio.2
  • El cuarto vuelo se inició el 20 de mayo de 2015 y finalizó el 7 de mayo de 2017.
  • La quinta misión se lanzó el 7 de septiembre de 2017 desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, Florida, a bordo de un cohete Space X Falcon 9.

Ahora, según la USAF, el X-37B ha estado realizando diversos experimentos en órbita durante 780 días rompiendo su propio récord al estar en órbita durante más de dos años.

En las declaraciones en las que se ha anunciado el final de esta quinta misión, la única explicación dada por los responsables de la Fuerza Aérea Estadounidense ha sido demasiado vaga, como es tradicional, y se han limitado a hacer referencia al récord batido, al rendimiento y flexibilidad de la aeronave y al éxito que supone tanto para la USAF como para la industria aeroespacial norteamericana.

El Pentágono crea el nuevo Mando de Guerra Espacial (SPACECOM)

Aún así, de entre todas las frases que se pudieron escuchar durante la comparecencia, cabe destacar la pronunciada por el Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, el general David L. Goldfein, quien afirmó que «El cielo ya no es el límite para la USAF y, si el Congreso lo aprueba, para la Fuerza Espacial de los Estados Unidos» y es que nadie duda de que este vehículo es uno de los primeros pasos para que, en el futuro próximo, los EE. UU. cuenten con auténtica capacidad de operar y maniobrar en el dominio espacial, un tema candente en el que son varias las naciones que están realizando importantes progresos o anunciando programas multimillonarios para la próxima década, como es el caso de Japón o Francia.

La Ministra de Defensa francesa presenta su nueva estrategia de defensa espacial

En este sentido, la capacidad del X-37B para recuperar sistemas situados en el espacio y devolverlos a la tierra podría tener una clarísima aplicación militar, pues el aparato podría permanecer en órbita por periodos muy prolongados de tiempo y, llegado el momento, actuar contra satélites enemigos de forma relativamente sencilla y sin necesidad de lanzar naves ad hoc en un momento determinado, ya que el sistema estaría siempre «patrullando», de ahí su capacidad de permanecer por periodos tan dilatados en órbita. De hecho, uno de los objetivos declarados del programa es el de desarrollar de manera más eficiente y efectiva las capacidades espaciales necesarias para mantener la superioridad en el dominio espacial.

Aunque por el momento no se han anunciado las fechas definitivas de las próximas misiones, se espera que el X-37B vuelva a ser lanzado al espacio en 2020.