Francia e Italia dan un paso más en la integración de sus industrias de construcción naval

Fincantieri construirá las secciones de proa de los cuatro nuevos buques de abastecimiento franceses

Fincantieri construirá las secciones de proa de los cuatro nuevos buques de abastecimiento franceses. Fuente - Fincantieri
  • Fincantieri construirá las secciones de proa de los cuatro nuevos buques de abastecimiento franceses del Programa BRF.
  • Chantiers de l’Atlantique (CdA) está participada por Naval Group, que posee el 11,7% de las acciones y por el Estado Francés, que controla el 84,3%, además de por COFIPME y Salaries que son titulares del 4% restante)
  • Las secciones delanteras se construirán en Castellammare di Stabia (Nápoles) y se espera que sean entregadas a Chantiers de l’Atlantique 2021 y 2027.

Francia e Italia dan un paso más en la integración de sus industrias de construcción naval. Después de que en junio tanto Naval Group como Fincantieri creasen una Joint Venture como paso previo a una colaboración más profunda en el futuro, ahora se ha anunciado que el constructor naval italiano se hará cargo de las secciones de proa de los cuatro nuevos buques de abastecimiento franceses contratados en el marco del BRF (bâtiments ravitailleurs de force o force reposición de buques) y basados en la clase Vulcano italiana.

El ensamblaje de los cuatro buques logísticos es responsabilidad de Chantiers de l’Atlantique (CdA), una empresa que ha pasado por notables problemas en los últimos años y que ahora parece haber encontrado cierta estabilidad de la mano del gigante francés Naval Group, que posee el 11,7% de las acciones. El resto se dividen entre el Estado Francés, que controla el 84,3% (así como el 64% de la propia Naval Group) además de entre los fondos COFIPME y Salaries que son titulares del 4% restante.

Navantia Australia presenta el nuevo JSS en PACIFIC 2019

Las secciones de proa de los nuevos buques se construirán en los astilleros de Fincantieri en Castellammare di Stabia (Nápoles) y se espera que sean entregadas a Chantiers de l’Atlantique entre 2021 y 2027.

Este contrato, aunque puntual, ya que depende de la OCCAR, es significativo del rumbo que está tomando el sector naval-militar europeo, en el que se adivina desde hace tiempo una futura concentración de las todavía múltiples empresas, hasta que el proceso culmine seguramente con la formación de un puñado de grandes conglomerados, de los cuales el más potente, con diferencia, será el encabezado por Naval Group y Fincantieri. Curiosamente, hasta no hace tanto tiempo todo apuntaba a que Fincantieri se aliaría –o trataría de adquirir la alemana TKMS, una empresa que también ha pasado por problemas y con la que ha venido colaborando en el apartado submarino-.

La Ministra de Defensa visita el submarino S-80 en Navantia Cartagena

Si los peores presagios se confirman y finalmente estos dos gigantes unen fuerzas, la situación para el resto de empresas del continente (Navantia, Damen, la propia TKMS…) se complicaría, pues tendrían muy complicado obtener contratos en el extranjero frente a esta alianza que, si por algo destaca, es por el apoyo que le brindan sus respectivos estados, especialmente en el caso de Naval Group.

Caso aparte es el del Reino Unido, que con BAE Systems, además de otros constructores como Babcock, y gracias también al apoyo sin fisuras por parte del Gobierno de Su Majestad, está consiguiendo implementar un plan de reestructuración del sector y de búsqueda de contratos de exportación que está dando muy buenos resultados, a pesar de problemas puntuales como los retrasos en la cuarta unidad de la clase Astute.

 

 

Sobre el programa FLOTLOG de la Marine Nationale

Anteriormente conocido como FLOTLOG (por Flotte Logistique), el actual programa BRF (bâtiments ravitailleurs de force o force reposición de buques) de la Marine Nationale está valorado en 1.700 millones de euros y culminará con la entrega de cuatro buques de abastecimiento polivalentes basados en el diseño LSS italiano (clase Vulcano), el primero de los cuales debe entrar en servicio en 2020.

El contrato entre ambas empresas se ha firmado bajo el paraguas de la OCCAR (Organización para la Cooperación Conjunta de Armamento) en nombre de DGA (Dirección General de Armamento de Francia) y su contraparte italiana, NAVARM. Es en este contexto que Chantiers de l’Atlantique y Naval Group acordaron externalizar la construcción de las secciones delanteras de los cuatro buques a Fincantieri.

Botadura de la sección delantera de A5335 Vulcano (Armada italiana) en abril de 2017. Fuente – Fincantieri.

La clase Vulcano combinará, cuando entre en servicio, la capacidad de transportar y transferir a otros buques tanto cargas líquidas (combustible diésel, combustible para aviones, agua dulce o grasas) como sólidas (repuestos de emergencia, alimentos o municiones). Se trata de buques con una capacidad de carga de más de 15.500 toneladas, capaces de transportar hasta 7.655 toneladas de diésel OTAN F76, 3.160 toneladas de combustible para aviación OTAN F44/JP5, 830 toneladas de agua dulce, 220 toneladas de municiones, 40 toneladas de alimentos (30.000 raciones individuales), además de 15 toneladas de lubricantes en bidones y 8 contenedores estándar.

A lo anterior se suma la capacidad de desplegar un hospital de campaña ROLE 2 reforzado en caso de necesidad y la de contar con talleres que pueden utilizarse para realizar reparaciones de emergencia para otros buques o los sistemas que monten.

Con un desplazamiento de 27.200 toneladas a plena carga, la clase Vulcano posee una eslora de 193 metros, después de que se decidiera alargar la misma en 12 metros al replantear el diseño. La manga es de 27, 2 metros y el calado de 8,4. Los buques serán propulsados por un sistema CODLAG con dos motores diésel MAN de 24.000KW, dos motores eléctricos Marelli Motori de 1.500KW y 4 generadores diésel MAN. Contará con una autonomía de 7.000 millas y estará tripulado por 188 oficiales, suboficiales y marineros.

Se espera, además, que utilicen helicópteros de transporte navalizados AW-101 en el caso italiano y que puedan defenderse gracias a dos montajes RWS de 25mm Oto Melara y un cañón de 76mm de la misma empresa.

 

 

Los principales astilleros europeos se alían para mejorar la conectividad de los buques de guerra

Con el fin de responder a los desafíos de digitalización los miembros de la asociación EUROYARDS (Chantiers de l’Atlantique, Damen Shipyards Group, Fincantieri, Lürssen, Meyer Werft, Naval Group y Navantia) han unido fuerzas para armonizar sus soluciones y estándares en cuanto a gestión de datos.

Con este nuevo y ambicioso proyecto persiguen alcanzar la total cooperación y compromiso de los principales constructores navales, pero también buscan involucrar a proveedores y sociedades de clasificación, a la vez que cuentan con el respaldo de SEA Europa, asociación europea de astilleros y equipamientos navales.

Los sistemas de comunicaciones actualmente en servicio proporcionan grandes cantidades de datos relacionados con el estado de los equipos, las operaciones y el rendimiento. La idea de los astilleros que se han unido a esta iniciativa es la de Aumentar las oportunidades para reutilizar, combinar y obtener valores y percepciones a partir de los datos.

De lograrse, ésto permitiría tanto al operador como a los constructores navales y a los proveedores de servicios de equipos optimizar sus respectivas actividades. De hecho, desde Euroyards hacen hincapié en que:

«Mejorar la digitalización de los buques a través de una digitalización total permitirá lograr los objetivos de sostenibilidad y circularidad en el núcleo del sector marítimo».

La nueva iniciativa permitirá a los constructores aplicar sus conocimientos de integración de sistemas físicos para mejorar así la integración digital, con el objetivo de establecer una base común para futuras oportunidades de negocio mediante tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT), el big data o la inteligencia artificial.