Turquía niega su interés en el Sukhoi Su-35

Es posible que las conversaciones con Moscú, de existir realmente, solo sean una medida de presión para forzar su vuelta al Programa F-35

Sukhoi Su-35
  • El ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, refutó el pasado martes las informaciones aparecidas en diversos medios, en las que se hablaba sobre el supuesto interés de Ankara por hacerse con un lote de cazabombarderos Su-35 rusos.
  • Por su parte, el director del Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar de Rusia, Dmitry Shugayev, ha afirmado que es demasiado pronto para hablar sobre las negociaciones en torno tanto al Su-35 como al Su-57.
  • Es posible que las conversaciones con Moscú, de existir realmente, solo sean una medida de presión para forzar su vuelta al Programa F-35.

El ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, refutó el pasado martes las informaciones aparecidas en diversos medios, en las que se hablaba sobre el supuesto interés de Ankara por hacerse con un lote de cazabombarderos Su-35 rusos. De esta forma, y según las declaraciones del ministro Akar: «Los informes de que Turquía comprará aviones de combate Su-35 no son ciertos. Somos socios en el proyecto F-35. Queremos que se nos otorguen nuestros derechos».

Las noticias sobre el interés en los Su-35 habían sido publicados, en inicio, por el diario Daily Sabah de Turquía, el cual el pasado 25 de octubre publicó que Ankara y Moscú estaban cerca de alcanzar un acuerdo definitivo sobre la compra de 36 aviones de combate rusos Su-35 por parte turca. Además de eso, el periódico afirmó que las partes estaban estudiando la posible producción de ciertos componentes para dichos aparatos en el país, como parte de un plan de contraprestaciones industriales.

Putin ofrece el Su-57 a Turquía

Por su parte, el director del Servicio Federal de Cooperación Técnico-Militar de Rusia, Dmitry Shugayev, había afirmado apenas tres días antes, el 22 de octubre, que era demasiado pronto para hablar sobre las negociaciones en torno tanto al Su-35 como al Su-57, algo que también se ha comentado en diversos medios, después de que Putin ofreciese este último aparato a Turquía, coincidiendo con el Salón Aeronáutico MAKS 2019 de Moscú y la visita de Erdogan a Rusia.

De hecho, tras la visita de Erdogan el pasado 27 de Agosto a Rusia, la idea tomó fuerza. No en vano, en unas declaraciones sorprendentes al ser interrogado por la prensa sobre si Turquía podría adquirir cazabombarderos rusos Su-35 o Su-57 en sustitución del F-35, el propio Erdogan respondió «¿Por qué no?».

Rosoboronexport presentará la variante de exportación del Su-57 en MAKS 2019

Tras ser oficialmente expulsado del Programa F-35, Turquía necesita bien un socio tecnológico que colabore en el programa de desarrollo del avión de quinta generación en que están trabajando, bien adquirir este tipo de aparatos en el extranjero, siendo una de las opciones más lógicos tanto por su madurez -está entrando en servicio con la Fuerza Aérea Rusa- como por los lazos que unen a ambos países tras adquirir Turquía el sistema antiaéreo S-400, el Su-57, cuya variante de exportación denominada Su-57E fue presentada hace escasas horas.

No hay que olvidar que la Fuerza Aérea Turca se encuentra, pese a sus medios, en una situación muy complicada después de la purga que Erdogan promovió tras el intento de golpe de Estado de 2016 y que llevó a la expulsión o encarcelamiento de buena parte de los pilotos turcos.

Rusia completa la entrega del segundo sistema antiaéreo S-400 a Turquía

Ahora, para sus reconstrucción necesitan no solo de nuevas aeronaves de cara al futuro, sino también entrenar a una nueva generación de oficiales que se haga cargo del manejo de dichos aparatos, por lo que la situación es propicia para cuadrar el círculo lanzando un programa a largo plazo que: 1) Desarrollo la industria aeronáutica nacional; 2) Dote a la Fuerza Aérea de un cazabombardero de quinta generación; 3) Deje tiempo suficiente como para capacitar a pilotos y personal técnico.

En este contexto, y a pesar de las declaraciones del ministro turco del ramo, no resultaría descabellado que Ankara optase por lanzarse en manos de Moscú también para la adquisición de aviones de combate, aunque quizá su interés real sea lograr el apoyo técnico ruso en el desarrollo de su propio cazabombardero de 5ª generación autóctono, en el que llevan años trabajando, o bien presionar a Washington para que recapacite sobre la decisión de expulsar a Turquía del F-35.