El Ártico. La última frontera rusa

Una estrategia para convertirse en hegemón regional

A día de hoy y a pesar de los esfuerzos de Canadá, quizá el otro estado que más en serio se está tomando la cuestión ártica, únicamente Rusia es capaz de operar con grandes unidades en regiones polares, gracias tanto al entrenamiento específico, como a la adquisición de material especialmente adaptado a las condiciones climáticas extremas de la región, como es el caso del sistema antiaéreo Pantsir-S1 de la imagen.

 

El Ártico

La última frontera rusa

 

Por Christian D. Villanueva López

 

Después del colapso del comunismo y el retroceso territorial, Moscú se afana en defender su Extremo Norte, esa última frontera que promete a la vez riquezas y retos sin precedentes. Toma posiciones a sabiendas de que solo en la medida en que logre una soberanía indiscutible sobre la región y como consecuencia, estabilidad, será posible canalizar los esfuerzos nacionales y atraer la inversión extranjera que hagan posible su desarrollo, favorecido por la reapertura de la Ruta del Norte, el descubrimiento de importantes reservas de hidrocarburos y minerales y el calentamiento global.

(Continúa...)

Este artículo es exclusivo para suscriptores de Ejércitos. Si desea leer el texto completo, puede suscribirse haciendo click aquí.