Saab y Raytheon prueban su nueva munición guiada por láser para el sistema Carl-Gustav

Será capaz de destruir objetivos endurecidos a una distancia de hasta 2.000 metros y en movimiento

Saab y Raytheon prueban su nueva munición guiada por láser para el sistema Carl-Gustav.

  • Saab y Raytheon prueban su nueva munición guiada por láser para el sistema Carl-Gustav.
  • Será capaz de destruir objetivos endurecidos a una distancia de hasta 2.000 metros y en movimiento.
  • Gracias a esta nueva munición, un sistema que en su día fue diseñado como una alternativa barata y simple para los pelotones de infantería, ahora será capaz de plantear una alternativa a los carísimos misiles contracarro como el Spyke o el TOW, cuyo precio es de decenas de miles de euros.

La empresa sueca Saab y la compañía de defensa estadounidense Raytheon han completado con éxito la primera serie de pruebas de su nueva munición guiada Carl-Gustaf® de 84mm dotada de un sistema de guía láser semiactivo. Las pruebas se llevaron a cabo en las instalaciones de Raytheon en Mile High Range, Texas, además de en el centro de pruebas Saab Bofors en Karlskoga, Suecia.

Los primeros disparos se realizaron entre los días 25 y 26 de septiembre de 2019 y para ello se reunió a una audiencia internacional entre la que se encontraban agregados militares y periodistas, entre otros. Se dispararon tres municiones en total; dos contra objetivos estáticos y uno contra un objetivo en movimiento. Se utilizó un láser semiactivo para guiar las municiones hasta el punto de impacto, logrando en los tres casos acertar sobre el blanco.

Sistemas contracarro (I)

A pesar de la incorporación de este sistema de guiado, ya se ha anunciado que en el futuro estarán disponibles otras tecnologías de búsqueda como pueden ser IR o la búsqueda por imágenes, aunque por el momento continúan con la puesta a punto del nuevo sistema, para lo que también se hicieron pruebas dinámicas con algunas de las ojivas que estarán disponibles sobre distintos tipos de objetivos.

El sistema de armas Carl-Gustaf de Saab es utilizado por las Fuerzas Armadas de los EE. UU., así como por las fuerzas terrestres de más de 40 países. La introducción de esta nueva munición guiada permitirá atacar con precisión objetivos estacionarios o en movimiento hasta, e incluso en un futuro más allá de los 2.000 metros. El mayor alcance, en combinación con una capacidad de espacio confinado ofrecerá a las tropas una mayor flexibilidad táctica al seleccionar una posición de disparo, aumentará su seguridad, redundará en un importante ahorro, al necesitarse de menos disparos para alcanzar el objetivo y supone un gran ejemplo de como pueden adaptarse sistemas heredados mediante el empleo de nuevas tecnologías que multipliquen sus prestaciones.

Sistemas contracarro (II)

Según Görgen Johansson, Jefe del Área de Negocios de Saab“La munición guiada Carl-Gustaf es el siguiente paso en la evolución del conocido sistema Carl-Gustaf. Será la munición más avanzada hasta el momento y ofrecerá una mayor precisión, minimizará el daño colateral y ofrecerá un rendimiento sobresaliente una enorme precisión y la capacidad de atacar a diversos tipos de objetivos».

Por su parte, según Sam Deneke, vicepresidente de Raytheon para sistemas terrestres: “Raytheon y Saab han estado trabajando juntos para comenzar el desarrollo de una munición guiada de precisión que podrá penetrar múltiples tipos de objetivos, como vehículos ligeros, búnkers y estructuras de hormigón a distancias extendidas. Esta munición liviana superará a los adversarios potenciales al tiempo que disminuirá los daños colaterales, por lo que es un arma ideal cuando se lucha bajo unas ROEs estrictas».

Galería fotográfica de armas contracarro

En 2017, Saab anunció su asociación con Raytheon para desarrollar nuevas armas para las fuerzas de infantería. De esta forma, la nueva munición guiada ha sido diseñada para aumentar la capacidad del conocido sistema de armas Carl-Gustaf, un arma contracarro en origen barata, lanzable desde el hombro y con un alcance que en el mejor de los casos era de 1.000 metros utilizando munición FFV651 asistida por cohete.

Gracias a esta nueva munición, un sistema que en su día fue diseñado como una alternativa barata y simple para los pelotones de infantería, ahora será capaz de plantear una alternativa a los carísimos misiles contracarro como el Spyke o el TOW, cuyo precio es de decenas de miles de euros.