Más de seis meses y 46.900 millas después la fragata F-104 finaliza su despliegue operativo 2019

Su despliegue ha estado marcado por la controvertida decisión del Gobierno de retirar esta unidad del grupo de combate del portaaviones estadounidense USS Abraham Lincoln

Fragata F-104 "Méndez Núñez" en Marín. Autor - Bene Riobó.

  • La fragata F-104 «Méndez Núñez» de la Armada Española finaliza en Panamá su despliegue operativo 2019.
  • Volverá a casa después de más de medio año de patrulla y 46.900 millas recorridas.
  • En este tiempo ha llevado a cabo operaciones navales en el Mar Mediterráneo, Mar Rojo, Golfo de Adén, Mar Arábigo, Océano Indico, sudeste asiático y Océano Pacífico.
  • Su despliegue ha estado marcado por la controvertida decisión del Gobierno de retirar esta unidad del grupo de combate del portaaviones estadounidense USS Abraham Lincoln.

La fragata de la clase F-100 «Méndez Núñez» ha finalizado en Panamá su Despliegue Operativo 2019 bajo mando del Comandante del Mando de Operaciones (CMOPS). El buque recaló el 3 de noviembre en Balboa (Panamá), permaneciendo brevemente para garantizar el derecho al voto por correo de su dotación, llevar acciones logísticas y de Diplomacia de Defensa.

Con motivo de la finalización de la misión, el CMOPS, responsable de todos los contingentes y unidades de las Fuerzas Armadas españolas en operaciones, ha embarcado a bordo de la fragata para felicitar a la dotación por su labor y ha compartido con los marinos el tránsito a través del Canal de Panamá.

El futuro de la Armada Española

Tras casi siete meses desplegados, la «Méndez Núñez» y su dotación han recorrido 46.900 millas náuticas, llevando a cabo operaciones navales en el Mar Mediterráneo, Mar Rojo, Golfo de Adén, Mar Arábigo, Océano Indico, sudeste asiático y Océano Pacífico. Ha cooperado con unidades navales y aéreas de Estados Unidos, Francia, Pakistán, Tailandia, Indonesia, Filipinas y Chile, y ha visitado 15 puertos de 11 países diferentes.

Según el Gobierno y la Armada y como se explica en la nota de prensa, gracias a la labor de esta fragata, España ha reforzado su imagen en lugares lejanos, apoyando a la diplomacia de defensa y la industria nacional, contribuyendo a la seguridad de los espacios marítimos y conmemorando el V Centenario de la primera vuelta al mundo. Tras pasar el Canal de Panamá, y ya bajo mando de la Armada, la fragata iniciará su tránsito de regreso a su base en Ferrol, tras hacer una escala en Norfolk.

Un tiro en el pie

No podemos dejar de recordar, sin embargo, que el despliegue de la «Méndez Núñez» no ha estado exento de polémica y que precisamente en mayo de este mismo año, en plena escalada de tensiones entre los Estados Unidos e Irán, el Gobierno de España tomó la decisión de retirar la F-104 «Méndez Núñez» del grupo de combate del portaaviones estadounidense USS Abraham Lincoln, en previsión de una posible acción militar de represalia contra Teherán.

La decisión, si bien razonable tanto por razones de política interna, como en el marco de una Política Exterior y de Seguridad Común europea que abogaba y aboga por retomar las conversaciones con Irán en lugar de buscar el enfrentamiento e imponer sanciones para limitar así su capacidad de desarrollar un programa nuclear, ha puesto a prueba la relación con los Estados Unidos.

General Dynamics Bath Iron Works desvela el diseño de las futuras fragatas de la US Navy basado en las F-100

De hecho, el «Pentágono» no ocultó en ningún momento su decepción con nuestro país después de que este decidiese que la F-104 siguiera su camino en solitario en lugar de seguir realizando labores de escolta para su portaaviones, una decepción que expresó la portavoz de las FF. AA. estadounidenses, Carla Gleason, al afirmar que: «Hemos disfrutado de una relación productiva y profesional con la Méndez Núñez, pero estamos decepcionados con la decisión de España de retirar permanentemente la fragata del grupo de combate del portaaviones Abraham Lincoln».

A pesar de que por el momento no ha habido grandes consecuencias, se sigue temiendo que esta decisión pese en la decisión final del programa FFG(X), en el que Navantia, con su socio estadounidense Bath Iron Works tienen puestas grandes esperanzas y que podría suponer un contrato de más de 30.000 millones de dólares para las próximas décadas.