TKMS invertirá 250 millones de euros en sus astilleros de Kiel

El objetivo de la inversión será alumbrar en dichos astilleros en un centro de excelencia internacional para la construcción de submarinos convencionales

Instalaciones de TKMS en Kiel

  • El constructor naval y especialista en submarinos TKMS ( Thyssenkrupp Marine Systems) ha anunciado que invertirá 250 millones de euros en sus astilleros Kiel entre 2020 y 2023.
  • El objetivo de la inversión será alumbrar en dichos astilleros en un centro de excelencia internacional para la construcción de submarinos convencionales.
  • La compañía agregó además que contratará alrededor de 500 nuevos empleados para finales del próximo año gracias a los nuevos pedidos.

El constructor naval y especialista en submarinos TKMS ( Thyssenkrupp Marine Systems) ha anunciado que invertirá 250 millones de euros en sus astilleros Kiel entre 2020 y 2023 con la intención de crear un centro de excelencia internacional destinado a la construcción de submarinos convencionales, un sector en el que durante décadas ha sido el líder indiscutible y pese a lo cual en los últimos años ha perdido buena parte de sus clientes.

Además de la inversión en las nuevas instalaciones y equipos necesarios para llevar a la práctica su ambicioso proyecto, esperan contratar alrededor de medio millar de nuevos empleados antes del final del próximo año, pues en los últimos tiempos han recibido nuevos pedidos, tanto de construcción como de reparación y mantenimiento, que necesitan de más mano de obra especializada para poder ser completados.

TKMS desarrolla las primeras células de combustible de 4ª generación

Según el Dr. Rolf Wirtz, CEO de thyssenkrupp Marine Systems: “Nuestra ambición es ser la compañía naval más moderna de Europa. Al realizar grandes inversiones, estamos preparando nuestras operaciones para el futuro. Nuestros éxitos recientes muestran que existe una fuerte demanda de nuestros productos y servicios. Queremos fortalecer aún más esta posición».

Además del centro de excelencia, la compañía tiene la intención de construir una nueva instalación cerrada dedicada a la fabricación de secciones de gran tamaño, una segunda línea de montaje para equipamientos navales, nuevas salas de servicio y  un nuevo elevador, todo lo cual, en conjunto, situará a Kiel como el astillero de referencia a nivel europeo en cuanto a la construcción de submarinos convencionales.

Francia e Italia dan un paso más en la integración de sus industrias de construcción naval

Por otra parte, la empresa ha confirmado que ha recibido un contrato por parte de un cliente africano para construir cuatro nuevas fragatas. Aunque no se ha especificado el país, los medios especulan con que podría tratarse de Egipto, que habría realizado su pedido en Agosto de este año, en lo que supondría un acuerdo millonario y muy necesario para una empresa que ha sufrido duros reveses en los últimos años a pesar de que sus Type 209 se han exportado a más de 30 países totalizando más de 60 unidades vendidas y copando aproximadamente el 50% del mercado durante las últimas décadas.

El principal problema al que se ha enfrentado TKMS ha sido la escasa rentabilidad de su negocio de construcción naval -a pesar del enorme número de pedidos-, aunque también se ha visto afectada por los problemas de calidad de algunos de los productos entregados, como es el caso de la fragata F-125 «Baden-Württemberg». Precisamente esta última entraba en servicio el pasado 17 de junio de 2019, eso sí, con dos años de retraso después de ser rechazada en 2016 por los problemas detectados durante sus pruebas de mar. Con todo, los nuevos pedidos como las cuatro fragatas citadas o los submarinos para Singapur, Egipto y Noruega parecen augurar un gran futuro a la empresa germana.