Alemania podría integrar el radar AESA E-Scan en cerca de 200 Typhoon

De llevarse a cabo todos los proyectos que se manejan, Alemania volvería a contar con una de las fuerzas aéreas más poderosas del continente en poco más de una década

Los typhoon alemanes más antiguos serán reemplazados por 38 unidades de la tranche 3 con radar AESA

 

  • Alemania podría integrar el radar AESA E-Scan en cerca de 200 Typhoon.
  • A la modernización de 110 aparatos en servicio habría que sumar la adquisición de 38 aparatos tranche 3 para sustituir a los ejemplares más antiguos y también la compra de aparatos ECR/SEAD que reemplacen a los Tornado.
  • De llevarse a cabo todos los proyectos que se manejan, Alemania volvería a contar con una de las fuerzas aéreas más poderosas del continente en poco más de una década.

De unos meses a esta parte se están produciendo interesantes novedades respecto al futuro de los Typhoon. La más importante de ellas, además del desarrollo de nuevas variantes, como la destinada a guerra electrónica y supresión de defensa aéreas, es la llegada, después de una larga espera, de los radares AESA E-Scan Mk.1, que serán fabricados por el consorcio Euroradar, encabezado por la empresa Leonardo.

En el caso de Alemania, la situación ha dado un vuelco espectacular en las últimas fechas, pues van a pasar de contar con una flota de Typhoon con una baja disponibilidad, a hacerlo con una flota renovada, ampliada y mucho más capaz en pocos años, siempre que solucionen los notables problemas relacionados con el mantenimiento que aquejan a sus Fuerzas Armadas.

Alemania, como hemos explicado en los últimos días, está preparando un programa conjunto con España que servirá para que los nuevos cazas europeos entren en servicio equipados con el radar AESA E-Scan Mk.1. En el caso de la Fuerza Aérea germana, se espera que este sistema se integre en 110 aparatos, al menos por el momento, pues los planes alemanes van más allá de adaptar sus Typhoon Tranche 2 y Tranche 3 y podrían llevar a integrar el nuevo radar en cerca de 200 unidades, como veremos.

El proyecto de retrofit de los Typhoon tranche 3 , que se está negociando actualmente entre el Gobierno de Alemania, la Agencia de Gestión de los programas Tornado y Eurofighter de la OTAN (NETMA) y, por supuesto, Airbus Defence and Space, parece firme. Las negociaciones están lo suficientemente avanzadas como para que su formalización se espere bien para finales del presente año, o bien para las primeras semanas del próximo 2020. Respecto a las entregas de los aparatos, estas deberían comenzar a partir de 2022.

Ahora bien, a estos 110 aparatos habría que sumar los 38 de nueva fabricación que Alemania pretende adquirir para sustituir a los primeros aparatos llegados a la Luftwaffe, correspondientes a la tranche 1 y que no serán actualizados, tanto por una decisión lógica desde el punto de vista militar -son aparatos que ya llevan años de servicio y el retrofit sería bastante oneroso-, como industrial, al permitir dar una mayor carga de trabajo a Airbus. Así, estos primeros aparatos, que comenzaron a llegar al país en 2003, serán retirados gradualmente del servicio y sustituidos por nuevos aparatos que incorporarán el radar E-Scan, lo que elevaría la cifra hasta 148 cazabombarderos con radar AESA.

Sin embargo esto no es todo, y es que resta por decidir la sustitución de los Tornado en servicio. Airbus ya ha ofertado su Typhoon ECR/SEAD y es posible que Alemania adquiera un lote de los mismos, aunque difícilmente serán los 93 necesarios para reemplazar 1:1 a los Tornado. Lo más probable es que combinen la adquisición de estos Typhoon especializados con algunos aparatos de procedencia estadounidense, en un intento por aplacar las iras de los EE. UU. y también por facilitar la integración del armamento nuclear, un proceso costoso que no se piensa acometer en el caso de los Typhoon y que supondrá la compra bien de F-35, bien de F-18.

Así las cosas, es más que factible que Alemania llegue a contar en la próxima década con cerca de 200 aparatos dotados con radar AESA, lo que es, sin duda, una buena noticia y debería obligar a España a reaccionar, pues la adquisición de 19 aparatos dotados con este radar es totalmente insuficiente.

 

 

Sobre el Typhoon ECR/SEAD

La configuración ECR/SEAD mostrada por Airbus comprende un par de pods destinados a tareas de jamming en sendos puntos de carga subalares, mientras que tres tanques de 1,000 litros de combustible se transportarían en la línea ventral y en dos pilones adicionales bajo las alas. En las infografías el aparato también aparece equipado con el sistema de guerra electrónica SPEAR-EW recientemente exhibido por MBDA como parte de un futuro sistema de armas SEAD. Por último, el Typhoon ECR/SEAD contaría con sistemas de localización de emisiones en la punta de sus alas y estaría armado con misiles aire-aire de corto y largo alcance.

Aunque este dato todavía no es definitivo, según apuntó el directivo de Airbus, el futuro Eurofighter ECR/SEAD será casi seguro un aparato biplaza en la que el asiento trasero de la cabina estará destinada al operador de los sistemas electrónicos, un conjunto demasiado complejo como para dejarlo en manos del piloto sin que ello suponga una sobrecarga de trabajo que podría poner en peligro su misión.

La configuración ECR/SEAD es parte de un plan de desarrollo de capacidades a largo plazo más amplio para el avión de combate Typhoon que se irá implementando durante las próximas décadas. Anunciado en el Salón Aeronáutico de París en junio de este mismo año, este proyecto que ha sido acordado con la Agencia de Gestión de los programas Tornado y Eurofighter de la OTAN (NETMA) en nombre de los países socios, ha sido denominado como Typhoon Long Term Evolution y también se encargará de la integración y desarrollo de otros subsistemas como el DASS.

Respecto a este último, si bien el subsistema DASS para el Typhoon ha sufrido numerosos problemas y retrasos en los últimos años, parece que ahora al fin el sistema será una realidad y, junto con el resto de componentes del Typhoon Long Term Evolution servirá no solo para actualizar los aparatos en servicio, sino para ganar experiencia en el desarrollo de una parte crucial del futuro FCAS, un sistema de sistemas, integrado por un caza tripulado de la llamada quinta generación (con características furtivas), un UCAV (Unmanned combat aerial vehicle) y un sistema de información en red de gran amplitud (LOS) con integración de sensores y otras plataformas, como el EuroMALE (UAV de reconocimiento de media altitud), del que también participa España (con el 23%) o el A330 MRTT como nodo C3I (NFTS o Network for the sky).