El US Army evaluará el Sistema de Protección Activa StrikeShield de Rheinmetall

Ha otorgado a la empresa alemana un contrato de 11 millones de dólares para comenzar las pruebas en octubre de 2020

Sistema de Protección Activa de Rheinmetall en acción
Sistema de Protección Activa de Rheinmetall en acción. Foto - Rheinmetall

 

  • El US Army evaluará el Sistema de Protección Activa StrikeShield de Rheinmetall.
  • Ha otorgado a la empresa alemana un contrato de 11 millones de dólares para comenzar las pruebas en octubre de 2020.
  • Rheinmetall también ha desarrollado una configuración híbrida modular para el StrikeShield que combina las tecnologías de protección activa y pasiva de la compañía en un solo diseño integrado.

El US Army ha otorgado un contrato de 11 millones de dólares al equipo de Rheinmetall Protection Systems y Unified Business Technologies (UBT) para llevar a cabo a partir de octubre de 2020 las pruebas del Sistema de Protección Activa StrikeShield en el Centro de Pruebas Redstone en Huntsville, Alabama.

La oficina del Programa de Sistemas de Protección de Vehículos (VPS) recientemente creada por el US Army evaluará StrikeShield como parte de un esfuerzo destinado a demostrar las capacidades de los APS frente a una amplia variedad de amenazas. Este contrato es un hito para el sistema StrikeShield y un primer paso, según la empresa germana, de cara a una potencial implementación de este sistema tanto en los vehículos en servicio con el US Army, como en los nuevos modelos que incorpore durante los próximos años.

Sistemas de Protección Activa

El StrikeShield es un sistema distribuido y capaz de actuar en tiempo real, diseñado para proteger las plataformas en las que sea instalado contra cohetes y misiles antitanque. Se trata, según Rheinmetall, de un sistema que aprovecha tecnologías ya maduras pero que además, va más allá y se espera pueda actuar contra proyectiles de energía cinética de gran calibre, lo que lo convierte en uno de los sistemas más prometedores de cuantos se están desarrollando en la actualidad.

El US Army, por su parte, llevará a cabo extensas pruebas con fuego real durante la evaluación del sistema StrikeShield, una tarea que se extenderá durante varios meses, ya que el objetivo no es otro que recopilar todos los datos de rendimiento posibles de cara a apoyar una futura decisión de compra. El US Army espera que los resultados de las pruebas ayuden a tomar una decisión respecto a la implementación de este tipo de sistemas en los vehículos ya desplegados y, por supuesto, en los nuevos programas como son el AMPV, el MPF y el OMFV.

La artillería de Rheinmetall alcanza nuevos records de distancia

El desarrollo de este sistema y el contrato logrado han sido posibles gracias a la colaboración, desde 2015, de Rheinmetall y UBT. Como explicó Stefan Haase, jefe de la unidad de productos de Protección Activa de Rheinmetall: «Estamos entusiasmados por entrar en una nueva fase de asociación con el US Army que permitirá llevar a cabo pruebas exhaustivas del sistema StrikeShield. Confiamos en que el sistema funcionará muy bien en las pruebas y que surgirán posibilidades para implementar la tecnología en los vehículos del US Army».

Por su parte, la directora ejecutiva de UBT, Michelle D’Souza, dijo: «El sistema StrikeShield es un sistema APS maduro y de clase mundial que ofrecerá una capacidad tremenda para el Ejército de los Estados Unidos. UBT y Rheinmetall se enorgullecen de estar unidos como socios del US Army para abordar un requisito de alta prioridad como es el de contar con este tipo de sistemas».

Rheinmetall desarrolla un láser de 20kW

Rheinmetall también ha desarrollado una configuración híbrida modular para el StrikeShield que combina las tecnologías de protección activa y pasiva de la compañía en un solo diseño integrado, una configuración que se exhibió en AUSA 2019. El enfoque híbrido se basa en la experiencia única de Rheinmetall como proveedor de APS y de blindaje convencional, y el historial comprobado de la compañía como proveedor líder de vehículos e integrador de sistemas. El diseño híbrido y modular del sistema es muy adecuado para la integración tanto en vehículos de orugas como a ruedas, según reza el comunicado de la empresa.

El módulo de protección híbrido permite un enfoque integrado: los componentes de protección pasiva sirven simultáneamente como interfaz y protección para los componentes del sistema de protección activo. Además, los componentes del APS StrikeShield comprenden funciones y características balísticas. La capa de protección externa protege estos componentes contra fragmentos, fuego de armas de pequeño calibre y otras fuentes de tensión mecánica. Las contramedidas del sistema StrikeShield están incrustadas en la primera placa de protección desde el exterior y sirven simultáneamente como parte de la primera capa de protección pasiva. Los sensores del sistema están contenidos en el espacio intermedio conformando un conjunto único.