China, la quinta pata del inestable banco ucraniano

Dejando al margen los hipotéticos perjuicios o beneficios –tanto geopolíticos como económicos- que la crisis que se vive en Ucrania realmente pueda llegar a reportar a los propios ucranianos, a EEUU, la Unión Europea y la Federación Rusa, existe un aspecto mucho menos conocido de este complejo escenario que es la involucración de China en él.

Para intentar aportar algo de luz a este respecto, a lo largo del documento se analizará lo que Pekín podría perder, a tenor del marco existente antes del comienzo de la conflictividad. Así mismo, se estudiará cómo el gobierno chino está procurando dar la vuelta a la situación para, haciendo gala de su prudencia y astucia proverbiales, transformar esas debilidades en nuevas oportunidades, en un intento de obtener la mayor ventaja posible para sus intereses.

 

*

 

INTRODUCCIÓN

A estas alturas nadie duda que la delicada coyuntura que padece Ucrania es producto –sin contar las circunstancias endógenas- de un complejo conjunto de intereses geopolítico-económicos, en el que los actores principales, además de la propia Ucrania, son Rusia, EEUU y la Unión Europea.

Pero, como sucede en todos los conflictos, cuando se profundiza en la valoración de la cuestión se percibe con nitidez que la realidad presenta muchas más caras y aristas, a algunas de las cuales no se las acostumbra a prestar la misma atención por parte de los medios de comunicación generalistas.

Así, una de las facetas más ignoradas es el papel representado por China en este escenario. Si bien es cierto que algunos aspectos de esta implicación han sido abordados con relativa profundidad, éstos han quedado normalmente limitados a intentar mostrar las ventajas que Pekín podría obtener –y de hecho está consiguiendo- en este río revuelto.

Pero quedan mucho más ignoradas las pérdidas, las desventajas y los riesgos que también – e incluso se podría decir que principalmente- le están causando al gobierno chino las consecuencias de la violencia desatada en este país centroeuropeo.

Aun ignorando los acuerdos opacos que entre bambalinas lleven a cabo las partes interesadas en los ámbitos político, diplomático o de inteligencia (1), la poca información abierta existente, fácilmente accesible en internet, ofrece la posibilidad de realizar un análisis detallado de esas vulnerabilidades que a China le estén pudiendo suponer el actual contexto ucraniano, las cuales, por supuesto, Pekín está tratando de revertir o cuando menos minimizar.

 

 

VULNERABILIDADES PERCIBIDAS POR CHINA

La incertidumbre de la adquisición de tierras cultivables

China, que con el 25% de la población mundial tan sólo dispone del 7% de las tierras cultivables de mundo (2) , se ve abocada a la necesidad de obtener recursos alimenticios para sus ciudadanos allí donde puede o le dejan, sea en África, Asia u Oceanía. Éste ha sido el caso con Ucrania, donde ha procurado hacerse con algunas de las consideradas como las tierras más fértiles y productivas del mundo (3) .

Además, las tierras ucranianas no son únicamente conocidas por su enorme capacidad de producción de cereales (4), sino que también son uno de los centros básicos mundiales de la producción del azúcar, por no mencionar el extensivo cultivo de la planta de la colza, para ser empleada como biocombustible.

Ya en 2012, el gobierno chino, a través de su Banco de Exportación e Importación, prestó 2.400 millones de euros a Kiev, para el fomento del desarrollo agrícola ucraniano. La clave era que China no pedía la devolución en divisas, sino en maíz (5).

En la misma línea, un año más tarde (6), Ucrania procedía a alquilar, durante 50 años, a una empresa estatal china, por importe de unos 2.100 millones de euros, nada menos que tres millones de hectáreas de tierras cultivables, casi un 10% de toda la superficie cultivable ucraniana, cuya producción sería vendida a precios prestablecidos. Para China era todo un hito, pues nunca había podido hacerse con semejante volumen de tierras en ningún otro país, y mucho menos de tal altísima calidad.

Así las cosas, cuando a finales de 2013 comienza la conflictividad, ya estaban en producción unas 100.000 hectáreas en la región de Dnipropetrovsk, en el centro de Ucrania. El problema ahora es que la inestabilidad surgida en Ucrania ha provocado que las mencionadas tierras alquiladas por China hayan quedado en zona de mayoría prorrusa, por lo que, hasta que no se dirima la confrontación, la incertidumbre es absoluta.

Por otro lado, en este enmarañado escenario, China no ignoraba que tenía que enfrentarse con las grandes empresas estadounidenses del sector, igualmente ávidas de controlar tan suculento y apetecible mercado alimenticio (7), como son Monsanto y Cargill, y que ya habían maniobrado hábilmente para hacerse con un control significativo de los frutos de las tierras ucranianas (8).

 

La producción cárnica, también en el aire

Enlazado con las tierras cultivables estaría el sector cárnico, igualmente de la mayor transcendencia para China, cuya población, en un constante y parece que imparable incremento de su nivel de vida, ya no se conforma con la alimentación tradicional, muy centrada en arroz y verduras, sino que también aspira a comer carne en una alta proporción (9).

Lo que se une al hecho de que, según algunos estudios, Ucrania podría fácilmente convertirse en un criadero inmenso de aves de corral y ganadería porcina, que podrían proporcionar a precios contenidos. El interés chino en este sector lo confirma el hecho de que la compañía ucraniana que ha formado sociedad con la china Xinjiang Corp para la explotación de las tierras, denominada KSG Agro, está especializada en la cría de cerdos.

 

Otros sectores ucranianos pendientes de un hilo

Sector minero

China, preocupada por mantener su ritmo de producción industrial, precisa, además de energía, de un suministro permanente de recursos minerales, especialmente de los más críticos o estratégicos.

En su búsqueda permanente de nuevos suministradores, Ucrania ofrecía una posibilidad prácticamente inigualable (10), pues no en vano se estima que el subsuelo de este país aloja más de 200 minerales distintos, distribuidos en unos 20.000 yacimientos, de los que no están preparados para su explotación ni la mitad.

Entre estos minerales, destacan los empleados en la producción de acero (11), como el manganeso (12) -actualmente Ucrania produce el 10% del mundo-, o el vanadio. Otro caso sobresaliente es el del lignito, que puede ser empleado para producir petróleo sintético, cuyas reservas se calculan superan los 3.000 millones de toneladas, y eso tan sólo en la cuenca carbonífera de Dnipropetrovsk (13).

Así mismo, los estudios geológicos apuntan que las tierras ucranianas alojan importantes depósitos de uranio, siendo uno de los principales del mundo el localizado en la región de Kirovogrado (14).

También son muy prometedores los yacimientos de cobre, la mayoría todavía en proceso de exploración. Y tampoco parecen desdeñables los depósitos de oro, plomo, zinc, diamantes, platino, titanio, niobio, tantalio, zirconio, níquel, magnesio, grafito, azufre, yeso, estroncio, granito (15) o ámbar, por tan sólo citar algunos de los más relevantes.

En resumen, todo un tesoro demasiado relevante para ser dejado en manos chinas, como Pekín teme que fue el planteamiento por parte de sus grandes competidores económicos, léase la Unión Europea y EEUU.

Acerca de Pedro Baños Bajo 2 Articles
Coronel de Infantería en situación de reserva. Diplomado de Estado Mayor. Magister en Defensa y Seguridad por la Universidad Complutense de Madrid. Fue Jefe de Contrainteligencia y Seguridad del Cuerpo de Ejército Europeo (Estrasburgo) y Jefe del Área de Análisis Geopolítico en la División de Asuntos Estratégicos y Seguridad de la Secretaría General de Política de Defensa. Enseñó Estrategia y Relaciones Internacionales en la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS), perteneciente al Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN - Madrid). Formó parte del equipo de la Dirección General de Política de Defensa del Ministerio de Defensa durante la Presidencia Española de la Unión Europea en 2010.

3 Comments

  1. Fascinante resumen, no tenía ni idea del asunto, gracias. Ahora que hay (o empieza a haber) múltiples focos de poder además de EEUU la cosa sirva para estabilizar las relaciones.

    Por otra parte… ¿soy yo o en el texto se puede entrever cierta preferencia por sistemas más autoritarios que no tengan esos indeseables “vaivenes polítios” de las democracias? Supongo que es una descripción y no una valoración, pero como está el tema calentito…

    Saludos.

1 Trackback / Pingback

  1. La Infantería de Marina de la República Popular de China

Leave a Reply

No apps configured. Please contact your administrator.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.