La Batalla por la CIMIC House I

Tropas británicas contra las milicias de Muqtada al Sadr

Militar británico tratando de huir de un Warrior alcanzado durante los combates
Militar británico tratando de huir de un Warrior alcanzado durante los combates

 

La Batalla por la CIMIC House I

Tropas británicas contra las milicias de Muqtada al Sadr

 

Por Rafael López Mercado

 

“Cuando volváis a casa mañana, no esperéis que conozcan por lo que habéis pasado. Incluso si alguna persona lo sabe, lo más seguro es que no le importe.  Varios de vosotros podrán conseguir las medallas que se ganaron, pero la mayoría ni eso.

Pero recordad esto, todos vosotros sois ahora miembros del club de los combatientes en primera línea, y ese es el club más exclusivo del mundo”

Lt Col Mathew Maer. Comandante del Grupo de Batalla; 1st Battalion, the Princess of Wales Royal Regiment. Camp Abu Naji, octubre de 2004.

 

 

Dedicado a los miembros del Grupo de Batalla PWRR que lucharon en el marco de la Operación Telic IV. Arriesgaron sus vidas, y algunos desgraciadamente la perdieron, intentando hacer de este mundo un lugar mejor.

 

*

 

Introducción

El lugar donde acontecieron estos hechos está situado en el sur de Iraq, siguiendo el curso del rio Tigris, en la ciudad de al Amarah, capital de la provincia de Maysan, con una población de cerca de 400.000 habitantes a finales de la primavera y hasta del otoño del año 2004.

Estaría bien decir que la ciudad era un enclave estratégico, pero la pura verdad es que esa ciudad era, incluso en un país como Iraq, un lugar deplorable. Apenas había una red de alcantarillado, y las calles olían a orines y basura. Por ser los habitantes chiitas en su gran mayoría, habían sido duramente tratados por el régimen de Saddam Husein. Además, su cercanía a la frontera con Irán hizo que padeciera enormes daños durante la guerra entre los dos países.

La figura local más destacada de la época era Sheik Abdul Kerim Mahud al Mahammadawi, alias Abu Hatem, Príncipe de los Pantanos. Saddam Hussein lo capturo en 1989, y vio en prisión como, tras la derrota iraquí después de la invasión de Kuwait, la población de la zona inicio una revuelta contra el dictador que acabo siendo durísimamente reprimida. Decenas de miles de personas fueron ejecutadas y enterradas en fosas, y gran parte de la forma de vida de miles de personas era destruida tras la desecación de los pantanos, obligando a emigrar y vivir en la pobreza más extrema a gran parte de la población.

Abu Hatem escapo de la prisión en 1997, y al volver a su región la encontró devastada, jurando venganza sobre Saddam. A los pocos días de la invasión de 2003, inició su propia revuelta, arrasando la sede del partido Baath. Todo el que hubiese tenido que ver con el régimen de Saddam Hussein huyó despavorido de la zona. Esto creo un problema muy grave, ya que grandes arsenales del ejército iraquí quedaron totalmente abandonados y durante días fueron saqueados por la población de la región. Lo sustraído, además de fusiles de asalto, incluyó morteros, lanzacohetes, ametralladoras pesadas, minas, todo tipo de munición y explosivos, ya fuera para usarlos o para comerciar.

Aun así, cuando el 1st Para británico llego a la ciudad de al Amarah, la encontró en calma, incluso con policía controlando el tráfico y sin saqueos generalizados. Maysan fue la única provincia iraquí en liberarse por sí misma.

En la invasión de Iraq por la Coalición Internacional en el año 2003, la zona cayó en el área de responsabilidad británica. Pocos enfrentamientos tuvieron lugar durante las fases iniciales, siendo en muchos casos las tropas recibidas por la población con muestras de alegría, ya que les libraban de las garras del tirano que durante tantas décadas les había hecho sufrir toda clase de padecimientos. Pero más adelante, conforme los intereses de Irán en la zona se iban dejando notar, la actitud de la población fue cambiando. La permanencia en la zona de un gobierno sostenido por las tropas internacionales impedía el gran objetivo del país vecino, convertir a Iraq en un país títere de Irán, e imponer las normas y principios de la secta Chiita.

Uno de los principales peones de ese juego de poder era el clérigo Muqtada al Sadr, muy joven y con bajo nivel en el escalafón de los clérigos chiitas, no habiendo llegado ni siquiera a alcanzar el nivel de Ayatolá. Tanto su padre como su suegro fueron Gran Ayatolá, siendo ambos asesinados por orden de Saddam Hussein. Con un suministro ilimitado de armas garantizado por sus valedores y con personal instruido, que pasaba a través de la frontera entre los dos países, además del apoyo político, era fácil intuir que tarde o temprano emplease la violencia para conseguir sus objetivos personales, además de los estratégicos de sus patrocinadores.

Se sospecha que empezó atentando – por su propia iniciativa o por orden de los movían los hilos detrás de la cortina – contra otros clérigos que le pudieran hacerle sombra o que fuesen moderados. Con pocos frenos, mucha ambición y cada día más adeptos, sus palabras comenzaron a ser órdenes en todas las comunidades chiitas, a cuyos ojos se convirtió en la persona a la que obedecer. De hecho, con su grupo de fanáticos armados, se convirtió en el poder en la sombra que regía en las comunidades chiitas por encima de todo lo que dispusiera los regidores de la Autoridad Provisional de la Coalición (CPA por sus siglas en ingles). Ni la policía iraquí ni el resto de elementos de poder en Iraq se atrevían a realizar un acto en contra de su voluntad.

El tablero estaba dispuesto para el siguiente movimiento, el desafío directo a la CPA y el uso de la violencia para expulsar a las tropas de los países que sostenían al gobierno en funciones. A finales de marzo de 2004, en vista de las soflamas publicadas que llamaban a combatirles, por fin las autoridades dieron un paso para pararle los pies. Se cerró el periódico al Hawza y se arrestó para interrogar a alguno de sus secuaces. La lógica respuesta, ya que es lo que en el fondo buscaba el clérigo, fue un levantamiento violento y múltiples enfrentamientos en muchas ciudades iraquíes. El 5 de abril, el administrador Paul Bremer declaro a al Sadr fuera de la ley y ordenó su captura, a lo cual Muqtada respondió con la llamada a la Jihad contra las tropas internacionales.

Ejemplo de “soft patrol” con el 2nd Lt Matt Swales
Ejemplo de “soft patrol” con el 2nd Lt Matt Swales

 

 

Despliegue británico en la provincia de Maysan

El primer batallón era una unidad mecanizada, estando orgánicamente compuesto por una compañía de cuartel general, tres compañías de infantería mecanizada –A,B y C- y una compañía de armas de apoyo – Compañía Y – que a su vez se dividía en un pelotón de reconocimiento, otro de francotiradores, un tercero de morteros y por último el de antitanques.

Las unidades no permanecerían juntas en Iraq, dado que, con el fin de repartir los medios disponibles por la zona, la compañía B se desplego en Basora, como parte del grupo de batalla formado alrededor del batallón Cheshires, mientras que la compañía A formaba parte de la reserva a disposición de la brigada que controlaba todas las fuerzas británicas en el sur de Iraq.   A cambio, se les unieron varias unidades como el Squadron A de los Queen`s Royal Lancers con sus carros Challenger 2, así como la compañía A de los Royal Welch Fusiliers en distintos tipos de vehículos motorizados como los Saxon. También pudo contar el grupo de batalla con personal procedente de diversas unidades como un pelotón del 52nd Lowland Remgiment, así como militares  del Territorial Army (reservistas).

La mayoría del de estas unidades estaría acantonada en Camp Abu Naji, mientras que dentro de la ciudad de al Amarah, la defensa de la CIMIC House estaría a cargo de la compañía Y, dos pelotones de los Royal Fusiliers y personal del Territorial Army. En total cerca de un centenar de militares.

Las primeras noticias del despliegue del regimiento en Iraq las tuvieron a finales de noviembre de 2003, avisándoles el Lt Col Matthew Maer, que en unas 20 semanas partirían hacia allí dentro de la operación Telic 4. En este contexto, las tropas del Battle Group 1st Battalion The Princess  of Wales´s Royal Regiment (1PWRR) empezaron a prepararse para el despliegue y dar comienzo su periodo de  seis meses en el país, ayudando a estabilizarlo y a preparar las elecciones previstas para el año 2005. Entrenaron en Canadá y en Salisbury, y por fin viajaron en avión comercial hasta Quatar, donde el 7 de abril les montaron en un Hercules de la RAF para un vuelo hasta el aeropuerto de Basora. En la misma pista les esperaban soldados del 1st Light Infantry, que era la unidad a la que venían a relevar.

Fueron llevados en camiones a la Shaibah Logistic Base, donde estuvieron dos semanas aclimatándose a la zona. El objetivo era acostumbrarse físicamente a las condiciones de la región, en una base logística construida en mitad del desierto donde no había posibilidad de ser atacados por ningún insurgente. En esta base disfrutaban de toda clase de comodidades y servicios, con tiendas, gimnasio y demás facilidades. Era comúnmente conocida por la tropa con el nombre de “Ibiza”.

El Major Justin Featherstone, al mando de la compañía Y, que se había adelantado al resto de la unidad para ponerse al día con información de fuentes de la inteligencia, pudo poner a sus compatriotas en alerta respecto de lo que había acontecido en la región. Desde hacía dos días, los partidarios del clérigo chiita Moqtada al Sadr habían iniciado una revuelta en varias poblaciones. Habían tomado algunas comisarías de policía y edificios gubernamentales, y ahora intentaban asaltar algunas bases de las fuerzas multinacionales. En la ciudad de Kut, unos 150 kilómetros al norte de al Amarah, había muerto un soldado ucraniano, y las tropas polacas habían abandonado temporalmente la base, saliendo fuera de la ciudad. En Nasiriyah los italianos habían sufrido doce bajas, mientras que idénticos ataques habían rechazado los españoles en Najaf y los búlgaros en Kerbala. En barrio de Sadr – llamado así en honor al padre de Moqtada- en Bagdad, varios civiles japoneses y coreanos habían sido capturados. La situación no podía ser más apurada.

De todos modos, las fuentes de inteligencia les informaron de que aquello no duraría mucho, y que en breve iría remitiendo la revuelta. El primer sentimiento de la tropa es que se perderían la acción mientras pasaban las dos semanas en Shaibah.

Algunos de los miembros del batallón se pudieron adelantar a los demás para ir haciéndose cargo de los envíos y empezar a realizar el cambio de mando con las tropas del 1st Light Infantry. Incorporándose a los convoys logísticos que partían desde Shaibah hasta Camp Abu Naji, momento en el que pudieron ver de primera mano la región donde pasarían los siguientes seis meses.

La mayoría de la provincia de Maysan estaba deshabitada y en estado de abandono, quedando como superficie cultivada apenas una milla a los márgenes del rio Tigris. Antiguamente había grandes zonas pantanosas de gran riqueza natural, pero como castigo a la población, Saddam había desecado esas marismas, dejando poco más que una colección de grandes llanuras áridas y polvorientas más allá de la delgada línea verde. Maysan es geográficamente plana, y lo único que destaca en el horizonte son las numerosas posiciones defensivas abandonadas –trincheras, posiciones de artillería, etc.– fruto de las múltiples guerras en las que ha estado involucrado el país.

Dos Snatch Land Rover junto a un IFV Warrior
Dos Snatch Land Rover junto a un IFV Warrior

A quince kilómetros de la ciudad de al Amarah se encuentra el siguiente enclave británico en la zona, Camp Abu Naji. En la época de Saddam había sido el cuartel general del 4º Cuerpo de Ejército. En varios kilómetros a la redonda se podían ver gran cantidad de instalaciones militares abandonadas, muchas de ellas severamente destruidas por los bombardeos de la aviación aliada durante la Primera Guerra del Golfo en 1991.

En 2003, los Royal Engineers habían creado un recinto de unos 800 metros de largo por 300 de ancho, desde donde se dirigían todos los aspectos militares en la provincia. La situación de la base era perfecta, estando lo suficientemente alejados de la ciudad como para que los insurgentes no pudieran utilizar la zona urbana para bombardearles con morteros.

Dentro de la ciudad de al Amarah, la presencia militar británica se situaba en la denominada CIMIC – siglas de CIvil and MIlitary Cooperation- House, que era la antigua residencia del gobernador en la provincia. La posición de dicha mansión en pleno centro de la ciudad no era casual, sino que servía para subrayar aún más el control de Saddam Hussein sobre la población, haciendo palpable su presencia para todos los ciudadanos. Se trataba de una lujosa estancia de dos plantas, con su propia zona verde, piscina, instalación de tratamiento del agua y torre de almacenamiento. La planta inferior estaba dedicada a sala de reuniones, mientras que en la superior había dormitorios. Tanto el lado Oeste como el Norte quedaban protegidos por el rio Tigris, que se divide en dos al llegar a este punto de la ciudad, por lo que solo podrían temer asaltos a la residencia por el Sur o el Este.

La CIMIC House fue la sede la Autoridad Provisional de la Coalición (CPA por sus siglas en ingles) y era el lugar en donde se planificaba toda la gestión administrativa de los proyectos de desarrollo en la provincia, mejoras de infraestructuras, cuidado del patrimonio cultural y medio ambiental, etc. En total la residencia media unos doscientos metros de largo por cien metros de ancho.

La responsable de la CPA en la provincia era Molly Phee, diplomática senior del US State Department. A sus órdenes estaban otros 20 miembros de la CPA, en su mayoría estadounidenses, y unos 20 guardaespaldas de la compañía privada Triple Canopy, una de las muchas empresas contratistas de seguridad que se estaban haciendo de oro tras la invasión de Iraq.

En el lado Oeste del reciento se habían colocado algunos contenedores prefabricados, utilizados como dormitorios para los militares, locales de servicio, limpieza y cocinas.

Saliendo de la CIMIC House, por la entrada Sur, y cruzando la calle, se encuentra el Pink Palace (Palacio Rosado) denominado así por el color con el que estaban coloreadas sus paredes. Esta era la sede del gobierno iraquí en la provincia, y el lugar donde tenían lugar las reuniones con las autoridades locales iraquíes. Con forma de U, estaba mal diseñado y ventilado lo que provocaba que en su interior las temperaturas fuesen permanentemente elevadas, razón por la que no era muy frecuentado. Este edificio también estaba dentro del perímetro de seguridad británico en la ciudad.

En un principio, se suponía que sería una misión como la realizada en Bosnia por las fuerzas del 1PWRR en el año 2001, por lo que se dudaba de la necesidad de emplear medios pesados como los blindados de cadenas. La intención era utilizar sobre todo los Snatch Land Rover, de apenas 4 toneladas, o los Saxon en patrullas por la ciudad y alrededores.

El Warrior en el que Johnson Beharry fue alcanzado muestra los boquetes provocados por los impactos
El Warrior en el que Johnson Beharry fue alcanzado muestra los boquetes provocados por los impactos

 

( ... )

Si desea leer más, ingrese como usuario registrado.

El resto del artículo es exclusivo para los usuarios registrados y los suscriptores de nuestra revista Ejércitos. Si aún no lo es, suscríbase y acceda a todo el contenido de nuestra web y de nuestra revista en su versión digital.

Acerca de Rafael López Mercado 4 Articles
Ingeniero y piloto de drones, está especializado en el mantenimiento predictivo de vehículos militares. Ha colaborado durante dos décadas con los principales medios e instituciones nacionales sobre defensa.