Misiles Hipersónicos

Implicaciones estratégicas

Prototipo de misil hipersónico en desarrollo para la Fuerza Aérea de los EE. UU.
Prototipo de misil hipersónico en desarrollo para la Fuerza Aérea de los EE. UU. Foto - USAF.

 

Misiles Hipersónicos

Implicaciones estratégicas

 

Por Guillermo Pulido Pulido

 

Dado que las noticias sobre misiles hipersónicos son cada vez más frecuente en medios de comunicación generalistas y especializados, conviene hacer una enumeración y somero análisis sobre las implicaciones estratégicas de este tipo de armamento, así como acerca de los problemas que plantea su entrada en servicio.

En este breve artículo se expondrán principalmente las implicaciones a nivel estratégico de este tipo de armamento, ya que son, sin ningún genero de duda, las más trascendentales de cuantas se derivan de la entrada en servicio de estas nuevas armas. También porque es el armamento hipersónico estratégico el que está recibiendo la gran mayoría de las inversiones en desarrollo por parte de las grandes potencias, en contraposición al armamento hipersónico no estratégico, que está siendo dejado en segundo plano, al menos por el momento.

El adjetivo “hipersónico” hace referencia a todo vehículo que viaje velocidades superiores a mach 5. Por otra parte, las posibilidades de ataque hipersónicas se suelen dividir en tres tipos: dos clases de misiles hipersónicos (planeadores y misiles de crucero) y las ojivas (vehículos de reentrada) de los misiles balísticos.

Los misiles hipersónicos se dividen, como decimos, en dos clases, los planeadores hipersónicos y los misiles de crucero hipersónicos. Los primeros son propulsados por un cohete hasta salir de la atmósfera brevemente, para luego realizar la reentrada atmosférica y realizar la mayor parte de su trayectoria planeando hasta llegar a su objetivo. El misil de crucero hipersónico, por su parte, se propulsa aprovechando el Efecto Ram (la combustión se produce cuando el aire pasa a través del motor a gran velocidad sin necesidad de compresores, aprovechando tan solo las altas presiones alcanzadas en el interior del mismo). Para que ello sea posible, este tipo de misiles necesitan de un cohete o algún tipo de propulsor que los aceleren a velocidades supersónicas, única forma de que se produzca el citado Efecto Ram. No obstante, el efecto puede aprovecharse de dos formas diferentes. Así, cuando el aire dentro del motor desciende a velocidades subsónicas, este tipo de propulsión se conoce como ramjet (en misiles que viajan por debajo de mach 4) y cuando el flujo de aire lo hace a velocidades supersónicas se conoce como scramjet (que es el método de propulsión de los misiles de crucero hipersónicos)

 

 

CONTROL DE ARMAS

Por su parte, la posibilidad de realizar ataques a velocidades hipersónicas no se reduce a esas dos clases de misiles hipersónicos, sino que se amplía al uso de misiles balísticos (que alcanzan velocidades superiores a mach 5) y cuyo vehículo de reentrada hace vuelo fuera del misil solamente en la fase terminal. Que el vehículo de reentrada solo viaje fuera del misil impulsor durante la fase terminal en lugar de durante casi todo el trayecto (los misiles hipersónicos lo hacen desde la fase intermedia en adelante) es lo que diferencia a un misil hipersónico de los vehículos de reentrada de misiles balísticos como, por ejemplo, los MaRV (una ojiva de reentrada balística con capacidad de maniobra). Esta diferenciación tiene cruciales efectos en la estabilidad estratégica y en el régimen de control de armamentos, ya que los misiles de crucero de alcance intercontinental no están constreñidos por tratados de de limitación de armas como el New START o el INF, lo que permitiría a los EE. UU. o a la Federación Rusa iniciar una carrera de armas estratégicas sin violar dichos tratados (siempre que no estén armados con ojivas nucleares).

Además, aún estando armados con ojivas nucleares, si estuvieran desplegados en bombarderos estratégicos -dado que el New START solo cuenta una ojiva nuclear por bombardero (aunque pueda transportar muchas más)-, podrían desplegarse docenas de ojivas nucleares en cada uno de los bombarderos. Dado que los EE. UU. tienen bajo el tratado New START desplegados 87 B-52H y 20 B-2 (107 en total), podrían tener miles de ojivas nucleares (1.070 en caso de desplegar 10 por cada bombardero) con las que atacar a los poco más de 300 ICBM rusos.

Los misiles hipersónicos reducen potencialmente el tiempo de reacción respecto a un ataque de misiles con vehículos de reentrada balísticos
Los misiles hipersónicos reducen potencialmente el tiempo de reacción respecto a un ataque de misiles con vehículos de reentrada balísticos. Fuente – Elaboración propia a partir de un gráfico de RAND Corporation.

 

 

PRECISIÓN

La principal mejora que aportan los misiles hipersónicos respecto a las ojivas tradicionales de los misiles balísticos, consiste en la mejora en la precisión. Mientra el círculo de error probable (CEP) de los misiles balísticos ronda los 100 o más metros en el mejor de los casos, el de los misiles hipersónicos, gracias a su capacidad para maniobrar, sería de unos pocos metros solamente.
Esta gran mejora en la precisión plantea un gran problema de estabilidad estratégica, ya que potencialmente permitiría destruir los silos de los ICBM mediante un ataque convencional (la probabilidad de destrucción de cada ataque varía en función del CEP, energía cinética del proyectil, grado de endurecimiento del silo, etc). En añadidura, la gran precisión que pueden tener los misiles hipersónicos (especialmente si fueran armados con ojivas mininukes) también ponen en riesgo los vehículos lanzadores de ICBM móviles (que al ser mucho más grandes y pesados que los pequeños lanzadores tipo SCUD son más difíciles de ocultar).

Todo esto permitiría a quien posea un número suficiente de estas arm poder ejecutar un ataque estratégico contrafuerza usando solamente armamento convencional o nuclear de muy bajo rendimiento, lo que potencialmente reduce el umbral de uso de armamento de uso estratégico (aunque como expliqué en el artículo sobre las mininukes publicado en el Número 2 de esta revista, paradójicamente ello a su vez podría elevar el umbral disuasivo).

El temor a recibir un primer ataque contrafuerza con ojivas convencionales mediante misiles hipersónicos es algo a lo que se han referido los rusos en muchas ocasiones, para denunciar los peligros que tiene para la estabilidad estratégica el desarrollo del programa Conventional Prompt Global Strike de los EEUU, etiqueta bajo la se que desarrollan buena parte de los misiles hipersónicos norteamericanos, así como las ojivas de reentrada de misiles balísticos modificados para poder maniobrar y lograr un CEP de unos pocos metros (como era el caso del programa CTM o misil Trident modificado).

( ... )

Si desea leer más, ingrese como usuario registrado.

El resto del artículo es exclusivo para los usuarios registrados y los suscriptores de nuestra revista Ejércitos. Si aún no lo es, suscríbase y acceda a todo el contenido de nuestra web y de nuestra revista en su versión digital.

Acerca de Guillermo Pulido Pulido 8 Articles
Analista de defensa y seguridad internacional. Graduado en ciencias políticas y de la administración. Autor del blog Apocalipsis MAD. Ha colaborado en numerosas publicaciones y medios de comunicación. Actualmente cursa el Máster en Paz, Seguridad y Defensa del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado.