Piratería en el Sudeste Asiático

Últimas tendencias

El fortalecimiento de las guardias costeras, los ejercicios constantes y el establecimiento de patrullas conjuntas ha sido clave en la reducción de los actos de piratería que se ha venido dando en los últimos años en el Sudeste Asiático
El fortalecimiento de las guardias costeras, los ejercicios constantes y el establecimiento de patrullas conjuntas ha sido clave en la reducción de los actos de piratería que se ha venido dando en los últimos años en el Sudeste Asiático

 

Piratería en el Sudeste Asiático

Últimas Tendencias

 

Por Fernando Ibáñez Gómez

 

Desde hace siglos el Sudeste asiático ha sido una de las regiones favoritas para la práctica de la piratería. La región alberga el mayor archipiélago de nuestro planeta: Indonesia con sus más de 17.000 islas. El estrecho de Malaca separa una de esas islas, Sumatra, de la península de Malasia. Lo atraviesan 50.000 mercantes cada año y un tercio del crudo que navega por los mares. Un auténtico botín para los delincuentes.

Indonesia ostenta desde hace años el récord de ser el país más afectado por la piratería. Para ser más concretos desde 2012, año en que Somalia perdió el puesto de honor en tan triste ranking.

De hecho, el Sudeste asiático es, en estos momentos, la región que más incidentes de seguridad marítima registra, por encima de todos los que se reportan en África (tanto en aguas del Índico occidental como en el golfo de Guinea). En este artículo tomaremos prestados los datos del Centro de Información sobre Piratería, establecido por la Oficina Marítima Internacional en 1992 en Kuala Lumpur (Malasia). Por lo tanto, consideraremos el Sudeste asiático la región que abarca Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y los estrechos de Malaca y Singapur. Dejaremos, pues, fuera de nuestro análisis China y Vietnam.

En casi todos los incidentes conocidos el objetivo de los piratas suele ser abordar el barco por la noche, mientras este se encuentra atracado en un muelle o fondeado en las proximidades de un puerto con el fin de robar las provisiones o los bienes personales de la tripulación. La mayor parte de los ataques ocurren en determinados puertos indonesios (Cilacap, Dumai, Galang, Muara Berau, Pulau) y filipinos (Manilas y Batangas). Los delincuentes no suelen utilizar armas de fuego sino cuchillos y machetes y, en ocasiones, van enmascarados.

En el año 2017 se reportaron 76 casos en toda la región. Es importante insistir en el verbo utilizado. Decimos que se reportaron porque se cree que muchos de esos incidentes no son comunicados a las autoridades. Los motivos para no informar de un asalto de este tipo varían, pero suelen estar relacionados con el hecho de que el capitán desee evitar publicidad negativa así como que la apertura de una investigación policial derive en retrasos a la hora de seguir la ruta prevista. Como dice el refrán, barco en varadero no gana dinero. Destaca el hecho de que la tasa de éxito de los piratas sea muy alta: en el 85% de los intentos lograron su propósito.

También en los últimos años se han producido varios secuestros que nos recuerdan el modus operandi de los piratas africanos.

Fuerzas navales indonesias participan en las patrullas conjuntas desarrolladas con Malasia y Filipinas en el mar de Célebes en junio de 2017
Fuerzas navales indonesias participan en las patrullas conjuntas desarrolladas con Malasia y Filipinas en el mar de Célebes en junio de 2017

El 23 de junio de 2017 el petrolero CP 41 de bandera tailandesa fue secuestrado mientras navegaba a unas 33 millas de Kuantan (Malasia). Seis piratas a bordo de una lancha rápida lograron abordar el mercante. Secuestraron a la tripulación y dañaron el sistema de comunicaciones y de navegación del barco. Llevaron el buque a un lugar desconocido donde descargaron parte de la carga de diésel, que transfirieron a otro barco. Tras robar los bienes de la tripulación, la liberaron y escaparon.

El 6 de septiembre del mismo año el petrolero, también tailandés, MGT 1 fue secuestrado a unas tres millas de la isla malaya de Pulau Yu. Varias personas lograron abordar el buque mientras navegaba y desconectaron el Sistema de Identificación Automática para evitar su localización. Las autoridades malayas despacharon dos embarcaciones y un helicóptero logró localizar el buque, el cual navegaba con otro abarloado al mismo. Los piratas ya habían logrado trasferir un millón de litros (de los 2,2 millones que portaba el barco). Ante la presencia del helicóptero, tres personas huyeron en una lancha, a la que el helicóptero no pudo perseguir debido al escaso combustible del que disponía. Un equipo militar abordó el mercante y logró detener a diez piratas, escoltando, a continuación, al buque a un puerto seguro. La investigación derivó en el arresto del cerebro de la operación, Heinrick Piterson Parera, quien fue detenido en un hotel de Johor (Malasia) en el que había reservado una habitación antes del secuestro y desde la cual estaba rastreando online el Sistema de Identificación Automática del MGT 1. Los diez piratas indonesios detenidos fueron condenados a 16 años de prisión.

( ... )

Si desea leer más, ingrese como usuario registrado.

El resto del artículo es exclusivo para los usuarios registrados y los suscriptores de nuestra revista Ejércitos. Si aún no lo es, suscríbase y acceda a todo el contenido de nuestra web y de nuestra revista en su versión digital.

Acerca de Fernando Ibáñez Gómez 6 Articles
Doctor en Conflictos, Seguridad y Solidaridad por la Universidad de Zaragoza. Es profesor del Master en Operaciones de Inteligencia y Contrainteligencia del Campus Internacional para la Seguridad y la Defensa (CISDE) y del Máster en Seguridad, Defensa y Geoestrategia de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA). También es Director del Curso de Técnico Avanzado en análisis del fenómeno de la Piratería y del curso de Técnico Avanzado en Metodología de la Investigación que se imparten en CISDE.