Disuasión Nuclear Europea

Más allá de la disuasión extendida

Misil balístico francés de alcance intermedio (IRBM) S3

 

Disuasión Nuclear Europea

Más allá de la disuasión extendida

 

Por Guillermo Pulido Pulido

 

¿Es posible que las naciones de la Unión Europea mantengan una disuasión creíble frente a Rusia sin contar con el arsenal estadounidense? ¿Qué estrategia debería seguir una hipotética fuerza nuclear europea? ¿Es compatible la existencia de dicha fuerza con los intereses particulares de cada estado miembro? La disuasión nuclear europea es una cuestión súmamente compleja que merece ser examinada en detalle…

Las declaraciones del presidente norteamericano Trump en las que afirmaba que sus aliados deben aumentar el gasto en defensa, tomar una parte más activa en sus asuntos defensivos, las críticas a la OTAN y la hipotética perspectiva de que los EE. UU. se retiren del Viejo Continente, abren la cuestión de qué tipo de estrategia y disuasión nuclear debería tener una Unión Europea.

Desde la Segunda Guerra Mundial, Europa ha estado bajo la protección que daba la disuasión nuclear extendida que otorgaban los EE. UU. Aunque Francia y el Reino Unido desplegaron sus propias armas nucleares, el conjunto de la seguridad en Europa Occidental no estaba garantizado por las fuerzas nucleares francesas o británicas. Francia nunca extendió sus garantías nucleares más allá de sus fronteras ni puso su arsenal nuclear bajo el Grupo de Planificación Nuclear de la OTAN. El Reino Unido, aunque sí puso sus armas nucleares a disposición de la OTAN, tuvo siempre un arsenal de entidad muy reducida como para afrontar de manera autosuficiente las estrategias de represalia masiva, respuesta flexible, etc, que se fueron adoptando por la Alianza Atlántica. Era el arsenal nuclear norteamericano el que ofrecía garantías de defensa especialmente a través del nuclear sharing (armas nucleares compartidas), por el que el conjunto de Europa gozaba y goza de disuasión nuclear contra las amenazas existenciales o destrucción masiva que pueda recibir. Por ejemplo, con el nuclear sharing, Alemania podría usar armas nucleares proporcionadas por la OTAN (lanzadas desde los aviones Tornado de la Luftwaffe), contra una hipotética invasión rusa. Por consiguiente, en caso de una retirada de los EE. UU. de la OTAN, se abre la cuestión de cómo los países del Este europeo podrían mantener la disuasión contra Rusia, país que además de gozar de una gran superioridad en armamento convencional respecto a sus vecinos occidentales, posee un enorme arsenal nuclear.

Que países como Alemania además de poder disfrutar de la disuasión nuclear estratégica que dan los arsenales norteamericanos y británicos puedan usar ellos mismos armas nucleares tácticas (bombas B-61 lanzadas desde sus cazabombarderos), abre la cuestión de qué tipo de estrategia nuclear, estructura de fuerza y postura nuclear, debería tener la hipotética disuasión nuclear por parte de los países europeos. El arsenal nuclear británico no podría sustituir al norteamericano dando sus propias armas nucleares tácticas, ya que el Reino Unido carece completamente de ese tipo de vectores, al tener su arsenal nuclear basado solamente en submarinos nucleares de la clase Vanguard en misiles Trident D-5. Por su parte, Francia (además de submarinos nucleares con misiles balísticos nucleares) sí tiene armas nucleares de lanzamiento aéreo mediante misiles ASMP-A, lanzados desde cazabombarderos Rafale y Mirage 2000N (unas 30 ojivas en total). No obstante, las ojivas nucleares aéreas francesas están disponibles en cantidades muy inferiores a las 500 B-61 tácticas que poseen los EE. UU.; en añadidura, los norteamericanos podrían complementar para su uso táctico las ojivas nucleares estratégicas desplegadas en otras bombas B-61, B-83 y en misiles de crucero como el AGM-86.

SSBN clase Triomphant, en servicio con la Marine Nationale.
SSBN clase Triomphant, en servicio con la Marine Nationale. El despliegue de submarinos lanzamisiles es, en última instancia, la garantía de cualquier arsenal de disuasión mínima al garantizar la supervivencia de una parte del arsenal ante un primer ataque

Una estrategia nuclear, europea o de cualquier país u organización, no consiste simplemente en poseer “la bomba”. Es una cuestión muy compleja que debe responder a dos preguntas básicas:

  • El nivel de supervivencia que se desea que tenga el arsenal nuclear.
  • El grado y tipo de destrucción, así como tipos de ataque, que desean ejecutarse contra el adversario.

De los seis tipos ideales de estrategia nuclear existentes (disuasión existencial, disuasión mínima, represalia asegurada, destrucción mutua, superioridad nuclear y combate nuclear) cada una requiere de diferentes cantidades de ojivas nucleares, estructuras de fuerza, niveles de alerta, organización del mando y control, política declaratoria, etc.

Francia, durante la Guerra Fría -dado que su seguridad dependía de que una hipotética invasión soviética de Alemania Occidental no pasase del río Rin-, dio a entender que su disuasión podía extenderse por toda Europa, y que llegado el caso podía atacar con armas nucleares a las fuerzas soviéticas aunque estas no hubiesen atravesado la frontera francesa. Para cumplir con ese objetivo, Francia tenía un arsenal que no estaba limitado a una mera estrategia de disuasión mínima, estrategia en la que un puñado de armas nucleares deben tener la posibilidad de sobrevivir a un hipotético ataque contrafuerza soviético para hacer una represalia contra objetivos civiles, (lo que implica esencialmente una fuerza nuclear basada en submarinos). El arsenal nuclear francés tenía capacidades de guerra nuclear táctica desplegando misiles balísticos tierra-tierra de corto alcance Plutón, bombas nucleares de caída libre y misiles balísticos de alcance intermedio basados en silos (S3). No obstante, Francia no tenía capacidad para hacer una guerra nuclear táctica a gran escala dado el escaso tamaño de su arsenal. Principalmente, su arsenal nuclear táctico estaba pensado para hacer lo que los estrategas franceses llamaban un “aviso final” a la URSS, en caso de que los soviéticos pensaran que Francia no tenía voluntad para usar sus armas nucleares. Por otra parte, Francia carecía de las capacidades y del tamaño de arsenal para llevar a cabo opciones nucleares limitadas y otros tipos de estrategias para controlar la escalada nuclear. Esencialmente, el arsenal táctico francés estaba ideado para dar credibilidad a su arsenal estratégico en lo que algunos estrategas nucleares contemporáneos denominarían “estrategia nuclear de escalada asimétrica”.

( ... )

Si desea leer más, ingrese como usuario registrado.

El resto del artículo es exclusivo para los usuarios registrados y los suscriptores de nuestra revista Ejércitos. Si aún no lo es, suscríbase y acceda a todo el contenido de nuestra web y de nuestra revista en su versión digital.

Acerca de Guillermo Pulido Pulido 5 Articles
Analista de defensa y seguridad internacional. Graduado en ciencias políticas y de la administración. Autor del blog Apocalipsis MAD. Ha colaborado en numerosas publicaciones y medios de comunicación. Actualmente cursa el Máster en Paz, Seguridad y Defensa del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado.