El fenómeno yihadista en Marruecos

La lucha contra el extremismo de nuestro vecino del Sur

Hasta 596 ciudadanos marroquíes habrían perecido en combate en Siria e Irak bajo la bandera de Daesh
Hasta 596 ciudadanos marroquíes habrían perecido en combate en Siria e Irak bajo la bandera de Daesh

 

El fenómeno yihadista en Marruecos

La lucha contra el extremismo de nuestro vecino del Sur

 

Por Luis Antonio González Francisco

 

Históricamente, la visión extremista de la doctrina islámica cuya interpretación en ocasiones derivaba en acciones de violencia terrorista era un fenómeno prácticamente desconocido en Marruecos. Esta tendencia se revirtió en la década de los 70 del pasado siglo. En el año 1972 salta a la escena marroquí el grupo Shabiba al-Islamiyya (Juventud Islámica).

Su líder era Abdelkarim Moutii y defendía el uso de la violencia para el establecimiento en marruecos de un estado regido por la Sharia. En sus inicios estuvo muy influenciado por el movimiento egipcio de los Hermanos Musulmanes y por la doctrina de sus figuras más emblemáticas: el fundador Hasan al Banna y otro de sus destacados dirigentes Saiyid Qutb. El 18 de diciembre de 1975 el grupo asesinó a Omar Bejelloun, líder de la Union Socialiste de Forces Populaires (USFP), movimiento que proponía para Marruecos un modelo laico y de izquierdas En la década de 1980 el grupo siguió desarrollando una importante actividad violenta y se implicó en otras actividades ilegales como el tráfico de drogas y el de explosivos.

Sin abandonar la década de 1970, en esa época tuvo lugar un hecho que tendría una notable influencia en el desarrollo del fenómeno yihadista en el país: el desembarco en Marruecos del Wahabismo. Wahabismo o Wahabiyyah es la denominación de un movimiento religioso fundado en el siglo XVIII en Arabia Saudí por Muhammad ibn Abd al-Wahhab. Proponía el retorno al un Islam idealizado que se practicaba en el pasado y a la observancia estricta del contenido del Corán y de los hadices, hechos y dichos atribuidos a Mahoma. Fue conocido por su oposición, en ocasiones violenta, al culto popular de los santos, la idolatría o los santuarios. Fue responsable del saqueo de así como el saqueo de los santuarios chiíes de Najaf y Kerbala en 1802. En 1747 formó una alianza con Muhammad ibn Saud que sirvió como base para la consolidación del reino actual de Arabia Saudita. Sus detractores les llamaban Wahabíes aunque ellos se definen como Muwahhidun, o “gente del Tawid” (la unicidad de Alá).

Esta doctrina radical llegó a través de las mezquitas construidas y financiadas por Arabia Saudí que contaban con la aquiescencia del monarca Hassan II. La presencia saudí fue debida al apoyo, económico y diplomático realizado por la monarquía de los Al Saud en la época del conflicto del Sahara Occidental.

( ... )

Si desea leer más, ingrese como usuario registrado.

El resto del artículo es exclusivo para los usuarios registrados y los suscriptores de nuestra revista Ejércitos. Si aún no lo es, suscríbase y acceda a todo el contenido de nuestra web y de nuestra revista en su versión digital.

Acerca de Luis Antonio González Francisco 6 Articles
Diploma de especialización Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales (V Edición), Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Título propio en Fenomenología Terrorista: Bioterrorismo, Prevención Epidemiológica, Ciberterrorismo y Amenazas Químicas, Universidad de Granada. Curso de Especialización en Servicios de Inteligencia y Seguridad Internacional (VII Edición), Universidad de Alicante.