General Guillermo Velarde

Militar, investigador, profesor de física nuclear y escritor

General Guillermo Velarde
General Guillermo Velarde

 

General Guillermo Velarde

Militar, investigador, profesor de física nuclear y escritor

 

Por Christian D. Villanueva López

 

Hace apenas unos meses, sin que mediara un solo titular en la prensa española, fallecía el general Guillermo Velarde Pinacho, conocido entre el gran público por ser el autor de “Proyecto Islero: Cuando España pudo desarrollar armas nucleares” pero, mucho más famoso, sin duda, entre la comunidad científica internacional por su trayectoria como investigador en el campo de la física nuclear.

El general Velarde ha sido, quizá, uno de los últimos sabios que han alumbrado nuestras Fuerzas Armadas y, para quienes tuvimos la suerte de conocerle, aunque fuese a través de intercambio esporádicos de mensajes, una persona de enorme talla humana, siempre dispuesta a enseñar y ayudar.

A lo largo de su dilatada trayectoria, Guillermo Velarde ha logrado, entre otros muchos hitos, ser Presidente del Instituto de Fusión Nuclear de la Universidad Politécnica de Madrid, General de División del Cuerpo de Ingenieros Aeronáuticos del Ejército del Aire de España, Profesor Emérito del Departamento de Ingeniería Nuclear de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales (UPM) y, desde 2007, miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes. Un militar y un científico de los que España debe sentirse orgulloso.

Antes de pasar a las preguntas de esta entrevista que le realizamos en 2017 y que hoy recuperamos, nos gustaría desde Ejércitos dejar claro que pese a la posibilidad de interrogar al general Guillermo Velarde sobre asuntos morbosos, nuestro interés es el contrario. Le preguntamos por tanto acerca de temas relacionados con la ciencia, con la milicia y con las armas nucleares pero siempre con el objetivo de dar a conocer su labor, que ha sido tan meritoria como prolongada y de hacer ver al lector lo importante que es seguir concediendo a instituciones como el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) la financiación que merecen y que a la larga, nos beneficia a todos.

 

1) ¿Por qué ahora?. Ha tenido años y años para darle vueltas al libro. Entiendo que siempre ha habido condicionantes políticos y relacionados con su cargo y sus investigaciones que le han impedido dedicarle tiempo. Aun así, la España del S.XXI es reacia a todo lo que tiene que ver con la Defensa y muy especialmente a las cuestiones relacionadas con la energía nuclear. ¿No le parece que el libro va a ser mal entendido por la mayoría?

En 1983 el general del Aire Ignacio Alfaro me aconsejó que algún día debería escribir un libro sobre el Proyecto Islero pues vendrían otros que, sin haber participado en él, escribirían según su tendencia política pudiéndose desvirtuar la realidad de lo sucedido. Desde entonces muchos compañeros me han estado animando a escribir el libro pero tomé la decisión definitiva cuando el director del Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire, general de división José Javier Muñoz Castresana me pidió que grabase en videoconferencia los hechos más relevantes de mi carrera científica, principalmente lo referente al proyecto Islero. Además desde hace ya casi dos décadas se han ido publicando artículos sobre el desarrollo de armas nucleares en España, escritos, unos, desde la ignorancia; otros desde la mala fe y en ambos descalificando a las Fuerzas Armadas. Lamentablemente han sido pocas las publicaciones que han abordado este tema adecuadamente. Esta también ha sido una de las razones por las que he escrito el libro.

 

2) ¿Sigue defendiendo la posesión por parte de España de armas nucleares?¿Qué ventajas tendría a día de hoy, desde su punto de vista?

Si tuviésemos una fuerza de disuasión nuclear, España sería respetada por todos y temida por algunos. El General De Gaulle decía siempre que se perteneciese o no a la OTAN la única defensa eficaz de una nación era disponer de su propia fuerza de disuasión nuclear.

 

3) ¿Cómo ve la situación de la ciencia española -en especial la física nuclear- en comparación con los años en que desarrolló el “Proyecto Islero”?

Lamentablemente, la ciencia en España nunca ha sido un objetivo preferente de los sucesivos gobiernos. Tuvo un auge en los años setenta durante los cuales se consolidaron campos científicos que alcanzaron un gran prestigio internacional. Sin embargo desde hace años, debido a las restricciones económicas, el desarrollo de la ciencia ha sufrido sus consecuencias. En cuanto a la Física Nuclear como asignatura, con los sucesivos planes de estudios universitarios, tiene cada vez menos relevancia.

 

4) Me ha sorprendido que en ningún momento del libro se hable de los vectores necesarios para lanzar las armas nucleares en caso de tener que utilizarlas o simplemente para mejorar su poder disuasivo?¿Se valoró en algún momento el diseño de misiles?¿Hubo algún programa del INTA anterior al malogrado “Capricornio”?¿Se valoró quizá la adquisición o fabricación de bombarderos de largo alcance?

Desconozco estas investigaciones. Supongo que, de existir, se habrían llevado con la misma reserva con que se llevó el Proyecto Islero.

 

5) el General Franco, como explica en el libro, decidió finalmente cancelar el “Proyecto Islero”. Es hacer “política-ficción” pero: ¿Qué consecuencias cree que hubiese tenido para España la posesión de armamento atómico?¿Hubiese ayudado a integrar a España en los organismos internacionales o por el contrario hubiésemos padecido todo tipo de sanciones?

El teniente general Díez Alegría me decía que si España tuviese una fuerza de disuasión nuclear entraríamos en los foros internacionales por la puerta grande y no por la de servicio.

 

6) En cualquier otro país una persona con su currículo habría sido elevado a los altares y sin embargo, en España, es una figura absolutamente desconocida, fuera de los círculos académicos. ¿Qué sentimientos le provoca esta situación?.

Spain is different. Un marino genial como el teniente de navío de la Armada Isaac Peral, inventor del primer torpedero de propulsión eléctrica que cambiaría para siempre la guerra en el mar, no sólo no fue reconocido en su gran valor técnico y estratégico sino que le pusieron innumerables trabas a su desarrollo y le desautorizaron la continuación de las 2 pruebas. Isaac Peral, desmoralizado y enfermo, pidió la baja en la Armada en 1891, falleciendo en Berlín en 1895 a la edad de 43 años.

Personalmente sólo hubiese deseado que la instrucción reservada del capitán general Muñoz Grandes sobre mi carrera militar se hubiese cumplido.

 

7) En el libro se citan expresamente, aunque de pasada, las razones por las que los soviéticos construyeron reactores del tipo de los empleados en Chernóbil aun a sabiendas de que no eran los idóneos para producir energía eléctrica para el mercado civil. Una vez se produjo el accidente nuclear en dicha central: ¿Cómo valora la actuación posterior de la Unión Soviética?

Los reactores del tipo Chernóbil eran reactores moderados por grafito y refrigerados por agua ligera que, con objeto de que fuesen alimentados con uranio natural, tenían una proporción de grafito respecto al agua ligera muy elevada, lo que les hacía intrínsecamente peligrosos ya que, si por alguna razón aumentase la temperatura, aumentaría el número de fisiones y, por tanto, la energía, dando lugar a un aumento de temperatura que podría desencadenar la fusión del núcleo. Técnicamente se dice que tienen el coeficiente de temperatura y huecos positivo.

Todos los reactores empleados para producir energía eléctrica tienen este coeficiente negativo, es decir, si por alguna causa aumenta la temperatura, disminuye el número de fisiones y, por tanto, la energía producida, dando lugar a una disminución de temperatura que tiende a compensar la inicial.

Actualmente en Rusia se están desarrollando reactores moderados por grafito y refrigerados por gas en que la proporción de grafito respecto al agua ligera se ha reducido considerablemente, consiguiéndose que el coeficiente indicado anteriormente se haga negativo pero a cambio de tener que ser alimentados con uranio enriquecido.

 

8) Una de las partes más interesantes del libro es en la que habla de como le encargaron estudiar los efectos de un ataque atómico sobre Torrejón… ¿Qué objetivos españoles, al margen de las bases americanas, cree que tenían los Soviéticos en el punto de mira de sus misiles?¿Qué objetivos cree que tiene Rusia hoy en día?

Los objetivos que pudiera tener la Unión Soviética entonces eran, aparte de las bases norteamericanas en Europa, las bases navales, aéreas y los silos de los misiles en Estados Unidos. Actualmente, la complejidad del despliegue del sistema antimisil norteamericano ha cambiado radicalmente los objetivos.

 

9) ¿Qué opinión le merece como General en la reserva la situación de nuestras Fuerzas Armadas, entre recortes inmisericordes, proyectos que nunca llegan y sin un pacto de Estado para la Defensa?

Discúlpeme, pero como general de división en la reserva no opino sobre política de la Defensa.

 

10) ¿Podría contestarme a la misma pregunta respecto a la ciencia en España?

La respuesta sería la misma que dí a su pregunta número 3. Añadiría quizá la dedicatoria que hice en mi libro de Mecánica Cuántica publicado por McGraw Hill en 2002: “Dedico este libro a todos aquellos que soportando una Administración indiferente y, a veces, despectiva hacia la investigación científica, dedican su vida a ella renunciando al camino fácil y próspero de ignaros y logreros”.
 
 
 

Acerca de Christian D. Villanueva López 28 Articles
Fundador y Director de Ejércitos – Revista Digital de Armamento, Política de Defensa y Fuerzas Armadas. Ha sido también fundador de la revista Ejércitos del Mundo y ha trabajado y colaborado en diferentes medios relacionados con la Defensa como War Heat Internacional, Defensa o Historia de la Guerra, entre otros, tras abandonar las Fuerzas Armadas en 2009.