¿Sobrevivirá el MBT?

Una visión alternativa al futuro del carro de combate

Efectos de una bombeta casera arrojada por un dron del ISIS al impactar sobre un Humvee del ejército iraquí cerca de Mosul
Efectos de una bombeta casera arrojada por un dron del ISIS al impactar sobre un Humvee del ejército iraquí cerca de Mosul

 

¿Sobrevivirá el MBT?

Una visión alternativa al futuro del carro de combate

 

Por Yago Rodríguez Rodríguez

 

Con este artículo buscamos ser provocadores, y proporcionar una visión fresca acerca del futuro del carro de combate, aún siendo conscientes de los múltiples matices y riesgos que un ejercicio de esta naturaleza entraña, no en vano casi desde su nacimiento el tanque ha sufrido a los profetas que erróneamente pronosticaron su desaparición.

Antes de nada, conviene plantear qué es el carro de combate en realidad, lejos de los mitos más comunes, y es que más allá de cada diseño particular, desde el Renault FT-17 hasta el Panzerkampfwagen Leopard 2, lo importante es el espacio que estas máquinas ocupan en la planificación táctica, operacional y estratégica para comprender cual ha sido su función, y que clase de vehículo podría reemplazarles en el futuro, si es que hay alguno en posición de ocupar su lugar.

La esencia del carro de combate reside en la penetración y la ruptura, en su capacidad para superar una línea defensiva para a continuación romper a través de la profundidad del frente enemigo y destruir a sus fuerzas armadas, permitiendo alcanzar una victoria a pesar de las enormes fuerzas y el enorme territorio con el que cuenta el enemigo.

En la PGM británicos y franceses concibieron el carro de combate como el filo de los ejércitos modernos, como el vehículo encargado de penetrar las fuertes líneas defensivas prusianas. En poco tiempo, los militares con más visión de Europa se dieron cuenta de que la principal aportación del carro de combate pasaba por su empleo en masa, que podía llevar a romper líneas defensivas profundas y fortificadas, al igual que podía ayudar a defenderlas, abriendo la puerta a opciones impensables de no ser por el char du combat.

El empleo en masa de los carros de combate se ha demostrado fundamental en casi todas las guerras de alta intensidad del siglo XX. No hay más que recordar, entre otras, las guerras árabe-israelíes, la guerra de Corea, la guerra India-Pakistán de 1965, la guerra Iran-Iraq o la guerra del Golfo de 1991. En momentos puntuales, incluso la invasión de Iraq de 2003, la de Kuwait en 1990, la Ofensiva de Primavera de 1973 en Vietnam han puesto de relieve el tradicional papel del carro, que ha sido la pieza fundamental para liderar múltiples ofensivas.

A partir de ahí, los carros han sido una herramienta útil para muchos otros fines, dada su polivalencia, destacando el fuego de apoyo a la infantería, particularmente en entornos urbanos, e incluso la mera intimidación para mantener el control sobre la población civil.

No obstante, una parte también importante, si no mayoritaria de los medios acorazados ha sido usada para proporcionar fuego de apoyo, especialmente en los conflictos asimétricos e híbridos, tan comunes hoy en día. De hecho, en los últimos años, persiste la sensación de que el MBT no encuentra su viejo trono, y en su lugar se dedica a participar en interminables y contraproducentes enfrentamientos contra fuerzas de carácter guerrillero: los Challenger 2 en Basora, los M1 Abrams en Faluya, los T-90 en Alepo, o los Leclerc en Yemen son sólo un ejemplo de una tendencia material y psicológica que se ha instaurado en las FFAA.

Pero reducir los carros de combate a ciertas tareas en las que se excluye la posibilidad del uso en masa significa desperdiciar estos vehículos, a sus tripulantes y a las unidades acorazadas. Un ejemplo sobre como no deben ser usados los MBT lo encontramos en Turquía, allí los Patton aún se usan para intimidar a la población kurda, a pesar del riesgo que tienen de resultar destruidos, igualmente en los enfrentamientos de Turquía en el norte de Siria el empleo de pequeñas unidades de blindados se ha demostrado excesivamente riesgoso.

Cabe decir, que en la misión de proporcionar fuego de apoyo existe un buen número de alternativas históricas y actuales al carro de combate: desde los viejos cazacarros y cañones de asalto, a los modernos VCI, y hasta los vehículos pesados dotados de poderosos morteros, como el Centurion AVRE con una pieza de 165 mm, o los vehículos lanzallamas como el M-132 Zippo, entre muchos otros.

En las misiones en el extranjero, un VCI moderno, como por ejemplo el Puma alemán dotado de un sistema APS capaz de interceptar misiles contracarro y granadas-cohete y armado con un cañón de 30 mm y misiles Sike-LR puede proporcionar un equilibrio entre protección, movilidad y potencia de fuego perfectamente capaz de sustituir al MBT en un entorno de guerra asimétrica.

De hecho, los 400 cartuchos de 30 mm del Puma, en comparación con los 42 proyectiles de 120 mm que puede llevar un Leopard 2, pueden considerarse al menos equivalentes en lo que a proporcionar fuego de apoyo se refiere. Además, el VCI es capaz de transportar a seis infantes, y todo ello con una masa que va de 31 a 45 Toneladas, nada que ver con las 60 a 70 Toneladas de un Leopard 2, con la huella logística que ello implica.

Si el valor de los carros residiera en su capacidad intimidatoria, lo cierto es que un M-ATV, con una altura y una longitud similares a las de un Leopard 2 también podría considerarse una alternativa válida para intimidar a los civiles, como de hecho ya se ha hecho notar en los conflictos de Iraq y Afganistán.

En realidad, aunque el carro de combate pueda cumplir otras funciones, su principal utilidad, aquella en la que ningún otro vehículo terrestre puede superarle es en el combate táctico y operacional, siempre y cuando sea posible alcanzar concentraciones importantes de blindados. Al fin y al cabo, sólo un puñado de plataformas pueden ofrecer la protección de un carro de combate, como es el caso del Nimr o del BMPT, pero ninguna de las dos ofrece la potencia de fuego del carro de combate para eliminar posiciones fortificadas y carros de combate enemigos.

Por todo lo anterior, hemos de ser conscientes que el papel del carro de combate en el nivel táctico y operacional sólo puede ser cuestionado desde dos ángulos:

  • Otras plataformas aéreas, o terrestres que sean tan eficaces contra el carro de combate como lo fueron la trinchera y la ametralladora contra el caballo y el infante de 1914, haciéndolo ineficaz para la mayor parte de las misiones. En este caso hablaríamos de la existencia de contramedidas que hacen ineficaz al tanque, como los misiles contracarro.
  • Un vehículo capaz de cumplir con las principales misiones que se encomendarían al tanque. En este caso hablaríamos de un nuevo tipo de vehículo que sustituiría al carro de combate.
    En base a lo anterior, proponemos dos escenarios, uno basado en una previsión tradicional, siguiendo una línea paralela a las críticas hechas a los carros de combate casi desde su aparición en la 1ª GM, y otra línea más futurista, basada en nuevas ideas que podrían traer una revolución al arte de la guerra terrestre.
Infografía en la que se muestra el uso de drones contracarro en el futuro próximo
Infografía en la que se muestra el uso de drones contracarro en el futuro próximo

 

 

ESCENARIO TRADICIONAL

La carrera de la técnica en materia de armamentos es interminable, aunque tiende a existir un cierto equilibrio, precisamente porque cada avance de unos es respondido por un nuevo avance de otros. Es la eterna lucha de la medida y de la contramedida, del escudo y de la flecha, de la catapulta y de la muralla, de la bala y del chaleco antibalas.

Sin embargo, aunque cierto equilibrio pueda considerarse la tónica general, lo cierto es que ciertas tecnologías tienden a ser especialmente difíciles de contrarrestar, debido a los costes de las contramedidas, o a la imposibilidad técnica o productiva de llevarlas al campo de batalla. La llegada de los cañones de pólvora dejó obsoletas a las murallas tradicionales, igual que la llegada de la ametralladora, y de los sistemas defensivos de la 1ª GM dejaron obsoleto al caballo y a la infantería avanzando a pecho descubierto.

En realidad, podemos traducir a términos cuantitativos cuando un arma se vuelve inútil. Así pues, no es que el caballo no fuera eficaz contra la ametralladora, sino que para superar una sola ametralladora hacían falta tantos caballos que no compensaba, igualmente no es que las murallas medievales ni sirvieran para nada contra los cañones, sino que unos pocos cañones hacían que construir una muralla no compensase el esfuerzo.

Si el carro de combate debe convertirse en un arma inútil que desaparezca del campo de batalla, será porque le ha ocurrido lo mismo que al caballo y a las murallas en los anteriores ejemplos. Así pues, deberemos tener en cuenta cuales serán los próximos avances en las armas contracarro para saber si podemos alcanzar esa situación.

Para poner en duda el futuro del carro de combate, muchos autores recurrieron a las matemáticas, y aseveraban que por ejemplo, el coste de un misil contracarro TOW podía estar en unos 60.000 euros, mientras que un carro de combate moderno con las últimas medidas de protección en los flancos y APS puede costar del orden de 7 millones de euros, lo que significa que podríamos disparar 116 misiles TOW antes de que no nos salieran rentables.

Un sistema APS especialmente bueno apenas contará con granadas para interceptar 30 misiles, así que sobre el papel, incluso aunque todos los misiles fueran interceptados, nos saldrían rentables.

Esta metodología es errónea. El ataque siempre ha sido más caro que la defensa, por eso mientras que el caballero medieval con su caballo y su equipo tenía un coste infinitamente superior al de un campesino armado y entrenado en usar una pica, lo cierto es que el caballero medieval era fundamental en el campo de batalla por la combinación de movilidad, protección y potencia de ataque únicas.

En un frente estrecho de apenas unos kilómetros, las formaciones acorazadas se concentran y atacan, y es casi imposible disponer de la cantidad necesaria de misiles contracarro en esos pocos kilómetros, así pues aunque económicamente, en un enfrentamiento táctico el carro no salga a cuento, lo cierto es que permite penetrar y romper todo el frente enemigo gracias a que logra penetrarlo en una pequeña franja.

Para que se vea más claro, si concentramos un batallón con 60 carros de combate en 2 Km, estaríamos asumiendo que desde el punto de vista económico deberíamos disponer de 6960 misiles TOW (116*60) o si asumimos que el APS puede interceptar 30 misiles, de 1800 TOW (60*30) pero es que la cuestión va más allá de eso, ya que entre que disparamos y recargamos, para disparar 1800 misiles, suponiendo que dispusiéramos de 30 equipos de lanzadores, tardaríamos 60 minutos en gastar todos los misiles. Pero si los carros avanzaran a sólo 10 Km/h, las cuentas no nos saldrán.

Como vemos, las cifras son ridículas. Es muy difícil concentrar 30 equipos de lanzadores con 1800 misiles en sólo 2 Km de frente, así pues, aunque el misil CC sea económicamente muy rentable, lo cierto es que no permite ganar batallas por si sólo, ni siquiera acometer operaciones ofensivas.

Por todo lo anterior, la pregunta que hay que hacerse es: ¿hay algún arma capaz de garantizar una inutilidad absoluta de una unidad de carros de combate concentrados en una estrecha franja del frente? Insistimos en que para que el carro deba desaparecer, tendría que ser tan vulnerable como los caballos a las balas en 1914.

Tras la Segunda Guerra Mundial no fueron pocos los expertos que advocaron la desaparición del carro de combate, y aseguraron que con la carga hueca, la fuerza aérea, los cañones sin retroceso y las bazucas, esta herramienta que había protagonizado el conflicto anterior estaba condenado. No tardaron los hechos en quitarles la razón, cuando los T-34-85 norcoreanos pasaron por encima a las pobremente armadas fuerzas de la ONU, y los carros de combate americanos, que a menudo databan de la 2ª GM, se mostraron obsoletos.

A día de hoy, los APS más avanzados, como el Troophy israelí han demostrado ser capaces de interceptar las potentes granadas-cohete de los nefastos RPG-29 Vampyr, y en teoría son capaces de destruir cualquier misil contracarro en servicio, incluyendo los de ataque vertical. Esto es posible gracias a la disposición de los sensores, en conjunción con una estación rotatoria capaz de proyectar cargas interceptoras en cualquier dirección, proporcionando una suerte de burbuja protectora contra cualquier cosa que viaje a menos de 500 m/s, y puede que más.

A lo anterior, hay que añadir que los blindajes frontales han demostrado ser muy capaces de frenar a los proyectiles de carga hueca, de hecho en Siria hemos visto como los TOW-2A eran incapaces de atravesar el blindaje frontal de la torre de un T-90A, o que la torre de un M-60T Sabra era capaz de resistir el impacto de un 9M133 Kornet, el problema es que no se puede obtener un nivel de blindaje tan espeso en todo el carro. Misiles como el TOW-2B Aero que atacan el techo de los carros sólo pueden ser detenidos mediante un APS capaz de proteger la zona superior de los carros.

Otras medidas eficaces contra los ATGM de ataque vertical pasan por el empleo de deslumbradores capaces de confundir el sistema de guiado de estos misiles, o bien por el empleo de los fumígenos, especialmente los fumígenos infrarrojos para cegar al tirador y a los sensores del misil. No obstante, para usar con verdadera eficacia los anteriores es fundamental contar con unos buenos sensores de alerta instalados en el carro, de tal forma que se pueda arrojar una cortina de humo y maniobrar para evitar el impacto del misil.

Respecto a las minas contracarro, suponen la misma amenaza que siempre: normalmente no son capaces de destruir definitivamente un carro de combate, pero sí que son capaces de inutilizarlo.

También existen las bombetas arrojadas por proyectiles de artillería y bombas de racimo, sin embargo los techos de numerosos carros han sido reforzados para soportar este tipo de armas, no hay más que ver el blindaje superior de un Leopardo 2E para comprobarlo.

Pero las armas más eficaces son los proyectiles disparados desde un cañón moderno de 120 o de 125 mm, en estos casos encontramos los obsoletos HESH, y por encima de todos los proyectiles HEAT y APFSDS.

Los APFSDS o flecha, arrojan un dardo de uranio o de wolframio para atravesar un blindaje, su trayectoria es muy tensa, así que son fáciles de apuntar, además su velocidad de casi 2 Km/s permite atravesar cualquier blindaje a 1 Km, a la vez de que son imposibles de interceptar por los APS, aunque en los próximos años es probable que algunos APS empiecen a ser capaces de interceptar incluso los proyectiles de flecha.

Por último, los cañones sin retroceso y los lanzacohetes antitanque son armas que sólo sirven en distancias cortas o medias, y sus proyectiles pueden ser detenidos por el blindaje añadido de los laterales en la mayor parte de los casos, y son interceptables por parte de los APS.

En este contexto, no se atisba ninguna mejora rupturista que permita a las armas contracarro obtener una ventaja aplastante sobre los MBT, incluso podría decirse que los carros de combate hoy por hoy van por delante de las armas contracarro, si bien es justo admitir que los APS son muy caros y aún están poco extendidos, por lo que la mayoría de los carros modernos estarían muy expuestos a las armas contracarro, y especialmente a las de ataque vertical.

En el futuro, la principal innovación en el campo de las municiones antitanque se vislumbra en la combinación de proyectiles guiados con municiones de aceleración en fase terminal, como los AMP-CE y AMP-KE desarrollados por General Dynamics. La idea es que se pueda disparar un proyectil en trayectoria parabólica, y que se le pueda guiar hasta su objetivo, de tal forma que a una distancia variable de unas decenas de metros una carga hueca salga despedida a una velocidad cercana a 1 Km/s dejando al APS sin tiempo de reacción y sin una trayectoria predecible para calcular la intercepción.

En teoría este tipo de munición está diseñada desde hace años, de hecho hay patentes de Hex Systems que datan de 1979, pero por distintos problemas con el Sistema de Control de Tiro, y los costes asociados a los nuevos cañones que harían falta, este tipo de municiones aún no han entrado en juego, sin embargo no cabe duda de que en el futuro, tanto los misiles antitanque, como los proyectiles disparados por el cañón del MBT podrán incorporar esta tecnología y convertirse en armas muy eficaces para superar los modernos blindajes y los APS.

De todas formas, en base a todo lo visto, no sería racional proponer la desaparición del MBT, si acaso sí su posible transformación en un nuevo vehículo a medio camino entre la artillería autopropulsada, y el tanque para hacer fuego en parábola, pero siempre manteniendo la capacidad de enfrentarse frontalmente a las amenazas terrestres del campo de batalla.

Drone israelí IAI Harop con cabeza explosiva de 23 kg.
Drone israelí IAI Harop con cabeza explosiva de 23 kg.

 

( ... )

Si desea leer más, ingrese como usuario registrado.

El resto del artículo es exclusivo para los usuarios registrados y los suscriptores de nuestra revista Ejércitos. Si aún no lo es, suscríbase y acceda a todo el contenido de nuestra web y de nuestra revista en su versión digital.

Acerca de Yago Rodríguez Rodríguez 11 Articles
Analista de conflictos en Oriente Próximo, es la persona que está detrás del Blog Mister X. Es autor de numerosos artículos en diversos medios, así como del libro "Análisis de las relaciones de defensa entre España y países de la península arábiga". Además, es socio fundador de "Icarus Drones"