321 Ala de Misiles Estratégicos de la USAF

Una breve introducción

Silo de misil estratégico Minuteman III.

 

321 Ala de Misiles Estratégicos de la USAF

Una breve introducción

 

Por Guillermo Pulido Pulido

 

El Ala de Misiles Estratégicos de la Fuerza de los Estados Unidos, es la más importante unidad de combate y disuasión nuclear que tiene actualmente ese país, dada la gran cantidad de vectores de lanzamiento y ojivas que puede desplegar, lo que proporciona unas características únicas y superiores respecto al resto de armas que componen arsenal nuclear estratégico norteamericano.

En el aspecto defensivo, su gran número de misiles implica que cualquier potencia enemiga (Rusia) deberá usar una gran fracción de sus ojivas nucleares para dejar fuera de combate las Alas de Misiles de la USAF. En lo ofensivo, las ojivas de esos misiles estratégicos representan la mejor opción de ataque, por su precisión, rapidez de llegada al objetivo y dificultad para ser interceptadas.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Despliegue geográfico de la 321 Ala de Misiles Estratégicos

 

En la anterior imagen, puede observarse el despliegue geográfico de la 321 Ala de Misiles Estratégicos de la Fuerza Aérea de los EEUU (Grupo aéreo en la denominación del Ejército del Aire español). El Ala estaba conformada por tres escuadrones de 50 misiles balísticos intercontinentales (ICBM) cada uno, dividido a su vez en cinco Flights (escuadrillas en la denominación española), que van de la letra A a la O, compuesta cada escuadrilla por 10 misiles. La numeración de cada uno de los silos van del número 1 al 50 en cada escuadrón. Por consiguiente, queda cada silo de misil denominado con el código alfanumérico de la escuadrilla a la que perteneciera más el número de silo del escuadrón. Por ejemplo, G-12 significa escuadrilla G segundo silo, del escuadrón 447 (del Ala 321). Por otra parte, las estrellas en el mapa simbolizan los centros de control de lanzamiento (LCC), por lo que siguiendo con el ejemplo de la escuadrilla G, quedaría con el código G-0, y el LCC del escuadrón I como I-0, y el cuarto misil de dicha escuadrilla como I-34. Los LCC son los famosos centros de lanzamiento de los ICBM que se ven las películas, con dos personas esperando frente a las consolas las órdenes de disparo, siguiendo el procedimiento de “doble llave”, en el que ambos deben estar de acuerdo con la veracidad de la orden y proceder al lanzamiento (para evitar que un enajenado en solitario pueda disparar armas nucleares).

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Despliegue geográfico de los ICBM de la 44 Ala de Misiles Estratégicos de la base aérea de Minot (actualmente en activo), en Wyoming, pero cuyos misiles se esparcen en el límite de los estados de Wyomiing, Nebrasca y Colorado.

 

La 321 Ala de Misiles Estratégicos de la USAF estaba desplegada al Oeste de Grand Forks, en Dakota del Norte. El Ala se activó en 1964 para implementar el anuncio hecho en 1962 de que esa futura Ala de Misiles sería la primera en desplegar los misiles intercontinentales Minuteman II. Entre las mejoras más significativas que tenían esos ICBM respecto a los Minuteman I se puede destacar la introducción de señuelos y otros elementos de ayuda para burlar las defensas estratégicas antimisiles balísticos que se estaban comenzando a desplegar la Unión Soviética. Hay que recordar que la cuestión de las defensas estratétigas antibalísticas a comienzos de la década de 1960 era ya una cuestión de importancia capital para la estabilidad estratégica entre las dos superpotencias. Los ICBM comenzaron a desplegarse pocos años atrás, a fines de la década de 1950, no había una gran cantidad de misiles desplegados y estos solo transportaban una ojiva, por lo que el desarrollo de defensas que pudieran destruir a una fracción de las ojivas nucleares de los ICBM tenían fuertes implicaciones a la hora de tener o no Supremacía Nuclear, poder diseñar una estrategia nuclear de Superioridad y Limitación de Daños, y que los EEUU pudieran seguir con la estrategia de Represalia Masiva. Si las defensas soviéticas contra bombarderos mejoraban y lograban parar parte de las ojivas de ICBM norteamericanos, el balance nuclear estratégico, que era indiscutiblemente favorable para los estadounidenses, dejaría de serlo y se equilibraría, e incluso se podría dar el caso que los soviéticos tuvieran la posibilidad de hacer un primer ataque con éxito contra el arsenal estratégico de los EEUU y librar luego una guerra nuclear prolongada gracias a las nuevas defensas antibalísticas soviéticas.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
En rojo, la localización de las tres Alas de ICBM actualmente en activo, en negro las otras tres que lo estuvieron en el periodo álgido de la disuasión nuclear de la Guerra Fría hasta fines de los años 90.

 

Ello fue lo que indujo a que las superpotencias comenzaran una carrera desenfrenada de desplegar el mayor número posible, que fueran capaces de fabricar, de ojivas nucleares y vectores de lanzamiento. Desplegar cientos o miles de ICBM con sus ojivas, perseguía el doble objetivo de 1) hacer antieconómico dedicar grandes recursos del gasto de las partidas de defensa a las defensas antibalísticas, y 2) hacer inútil desde el punto de vista operacional (aunque se tuvieran los recursos economicos) dichas defensas, al no poderse parar un ataque a gran escala cuantitativa enemiga. En la cultura popular, algunos recordarán la película dirigida por Alfred Hitchcock, protagonizada por Paul Newman y Julie Andrews, “Torn Curtain/Cortina Rasgada” del año 1966. La trama de dicha película consistía en el clásico juego de espías y agentes dobles de Guerra Fría, pero en el entorno académico de físicos y matemáticos, con Newman desertando al bloque oriental para espiar las nuevas defensas antimisiles que los comunistas estaban desplegando, que amenazaban con dejar desfasados los ICBM norteamericanos y las defensas antibalísticas y estratégicas de la generación anterior. Como las superpotencias optaron por desplegar una gigantesca cantidad de ICBM, el asunto de las defensas estratégicas antimisiles balísticos dejó de tener la importancia que parecían tener desde la segunda mitad de la década de 1950, la nueva situación indujo a que los EEUU y la URSS comenzaran negociaciones para constreñir y limitar (pero en ningún caso eliminar) las defensas estratégicas antimisiles, lográndose firmar el tratado ABM en 1972 (que sería abrogado entre los años 2001 y 2002).

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El despliegue geográfico (al fin del periodo clásico de los años 80) de las seis Alas de Misiles Estratégicos de la USAF, del cuartel general del SAC y de la infraestructura balística de la base aérea de Vandenberg (donde se hacían las necesarias pruebas regulares ICBM).

 

Los misiles Minuteman II también tenían una superior relación “trow weight”(empuje-peso), que es una de las principales variables a tener en cuenta a la hora de analizar las características de un arsenal de ICBM, ya que permite hacer vuelos en diversas trayectorias, añadir señuelos, ojivas más grandes, etc, no bastando solamente con observar los números brutos de número de ojivas y misiles. Por otra parte, el Ala 321 de Misiles Estratégicos desplegaría más adelante los misiles Minuteman III, desde comienzos de los años 70, lo que permitió la introducción de ojivas MIRV, algo que revolucionaría la estrategia nuclear de aquellos años, dando una gran flexibilidad y capacidad ofensiva a los ICBM, siendo desde entonces la principal de los tres componentes de la triada nuclear estratégica.

Con el final de la Guerra Fría y la entrada en vigor del tratado START I, la 321 Ala de Misiles Estratégicos de Grand Forks se desactivaría, se demolerían los silos y todo el resto de la infraestructura. De las seis Alas de Misiles Estratégicos que tenían los EEUU a comienzos de la década de 1990, se pasó a tener solamente tres, de 150 silos cada una, sumando actualmente unos 450 ICBM desplegados en estos momentos, comparado con los casi 1000 ICBM que habían en los primeros años 90.

 

 

VÍDEOS RELACIONADOS

 

Acerca de Guillermo Pulido Pulido 8 Articles
Analista de defensa y seguridad internacional. Graduado en ciencias políticas y de la administración. Autor del blog Apocalipsis MAD. Ha colaborado en numerosas publicaciones y medios de comunicación. Actualmente cursa el Máster en Paz, Seguridad y Defensa del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado.