La Guerra de los Treinta Años

1618-1648. Europa ante el abismo

La guerra de los Treinta Años

 

La Guerra de los Treinta Años

Europa ante el abismo

 

Por Christian D. Villanueva López

 

La Esfera de los Libros nos trae este cuidado volumen, escrito por la catedrática de Historia de la Universidad de Burgos Cristina Borreguero Beltrán, en el que se desgranan punto por punto las causas, el desarrollo y las consecuencias de un conflicto que marcó el devenir no solo del continente, sino del conjunto del planeta al configurar un nuevo orden internacional que rompía con todo lo visto anteriormente.

Efectivamente, la Guerra de los Treinta Años no puede considerarse como un conflicto más en la larga lista de enfrentamientos que han jalonado la historia europea o universal. Por sus consecuencias económicas, demográficas, políticas y en cuanto a la evolución de la ciencia militar la única referencia válida para medir su importancia son los dos conflictos mundiales que destrozaron el continente entre 1914 y 1945. A los millones de muertos (entre tres y cinco en función del autor), se unen los destrozos que la guerra provocó en el tejido económico de los páises afectados -la mayor parte de las potencias europeas entraron en liza en uno u otro periodo- y por supuesto, el cambio en la balanza del poder continental que pasó de un Imperio Español que terminó exhausto y dejando de lado sus ambiciones europeas para centrarse en América a una Francia que se configuraba como la potencia dominante en el nuevo orden europeo.

Por supuesto, no todo fue política. El origen del conflicto mezclaba la ambición de poder y autonomía con la cuestión religiosa y, por supuesto, también tenían su papel las rencillas familiares y el empeño de los Austrias por seguir siendo la familia más importante del orbe. No obstante, la labor del historiador no termina con la mera enumeración de personajes y fechas. Ni siquiera con la adecuada explicación de los factores políticos, económicos o sociales que llevaron a que se produjera tal o cual hito, bien sea una batalla, una revolución o cualquier otra cosa. Es aquí en donde destaca el trabajo de Cristina Borreguero Beltrán, pues en este libro, editado al calor del 400º Aniversario del inicio de este conflicto, la historiadora trata muchos más aspectos.

Para empezar, habla sobre la Guerra de los Treinta Años como concepto, pues no para todos ni en todas las épocas existió como tal, ya que es la suma de varios conflictos y no una sola guerra con un principio y un final claros en el tiempo. De hecho, para algunos su duración, como se explica en el libro, podría ser más corta, mientras que para otros podría extenderse mucho más allá en el tiempo, hasta la Paz de los Pirineos e incluso más, dependiendo del factor que se considere decisivo, como telón de fondo de esta guerra. Relacionado con lo anterior, el libro describe cómo algunos de los protagonistas y cronistas del conflicto lo vivieron, lo que es sumamente interesante, pues la visión del mismo ha ido cambiando con el tiempo a pesar de que algunos de los análisis de siglos pasados era notablemente certero.

Cristina Borreguero nos habla también de cómo se produjo el paso, progresivamente, de un conflicto que podríamos llamar interno, pues afectaba al reparto de poder dentro del Imperio, hasta convertirse en una conflagración internacional que terminó por implicar en mayor o menor medida a todas las potencias europeas y por afectar a territorios tan distantes como Alemania, Italia, el Imperio Turco o lo que ahora es Brasil. Además, dedica también un capítulo a hablar de la guerra en sí, de su evolución, de los cambios doctrinales, de las victorias y los fracasos… para a continuación ocupar un nuevo capítulo con el análisis de los ejércitos que intervinieron en el conflicto y sus unidades, desde los famosos Tercios, a las tropas suecas capitaneadas por el «León del Norte», un Gustavo Adolfo destinado a revolucionar la táctica militar antes de su prematura muerte.

Ya acercándonos al final del libro, la autora se centra en las consecuencias; las nuevas y las viejas potencias, la aparición de diversos mitos que posteriormente serían vitales para la aparición, por ejemplo, del nacionalismo alemán en el S. XIX, los cambios demográficos y económicos o, no menos importantes, los cambios incluso psicológicos, pues los europeos no salieron indemnes de una guerra que durante tres décadas devastó el continente, diezmó poblaciones enteras y provocó cambios que alcanzan incluso a la producción cultural.

Por último, el libro analiza las obras más importantes de entre las que, antes de este, han hablado sobre la Guerra de los Treinta Años. Es una labor importante, pues entre las motivaciones de esta obra, como refleja la autora en el prólogo, está la de servir de referencia a cuantos investigadores quieran afrontar en el futuro nuevos trabajos sobre este conflicto. En este sentido es especialmente valiosa la completa y esmerada bibliografía que se incluye al final del libro y que ocupa buena parte del total de las 700 páginas del mismo.

En resumen, la Esfera de los Libros nos ofrece un libro muy completo que no solo aborda el desarrollo de la Guerra de los Treinta Años, sino que pretende ir más allá, hasta dar una visión de conjunto que sirva de referencia en el futuro. Un trabajo que, a nuestro juicio, ha conseguido. Un libro que podéis adquirir haciendo sobre la imagen.

 

Portada de "La Guerra de los Treinta Años"
Portada de «La Guerra de los Treinta Años»