Sistemas contracarro (I)

Orígenes, las primeras armas

El “Tankgewehr M1918” es considerado el primer fusil contracarro del mundo, siendo realmente una modificación del Mauser de 1898.
El “Tankgewehr M1918” es considerado el primer fusil contracarro del mundo, siendo realmente una modificación del Mauser de 1898.

 

Sistemas contracarro (I)

Orígenes, las primeras armas

 

Por Francisco Fernández Mateos

 

Hoy por hoy, el carro es el elemento resolutivo por excelencia del combate terrestre, no siendo previsible que la situación cambie mucho en el futuro a corto y medio plazo, a pesar de las continuas voces que llevan varias décadas augurando su inminente desaparición. La causa de ese presumible desenlace se encuentra en el desarrollo de sistemas contracarro, cada día más eficaces y sofisticados, que han alcanzado un nivel tecnológico realmente impresionante, que proporciona a las unidades una excepcional potencia de fuego y capacidad contracarro, hasta el punto de que pueden ser determinantes en el desenlace final de cualquier conflicto. A pesar de todo, no podemos olvidar que son armas eminentemente defensivas y, por lo tanto, necesitarán actuar junto a otros medios ofensivos, como los carros, para tener una mínima capacidad de resolución.

Para que la defensa contracarro produzca los efectos deseados tiene que estar organizada en profundidad, de manera que las formaciones acorazadas enemigas reciban continuas y sucesivas acciones de fuego que las desgasten, al tiempo que limiten su capacidad de movimientos. Con ello, aunque no sean destruidas en su totalidad, llegarán al choque muy debilitadas. Por consiguiente, necesitaremos una gran variedad de sistemas contracarro, cuyas características nos permitan distribuirlas en toda la profundidad del despliegue.

En este y otros trabajos posteriores, repasaremos los orígenes y las primeras armas contracarro, surgidas de forma un tanto precipitada en la PGM, a las que siguieron otras mucho más eficaces, diseñadas especialmente durante la SGM y, por supuesto, los eficaces modelos posteriores que culminaron en los actuales misiles de tercera generación.

Y sin más preámbulos, repasaremos las primeras armas que, para su más fácil estudio, dividiremos en: Fusiles contracarro, granadas de fusil, lanzagranadas, y, por supuesto, armas experimentales y de circunstancias.

(Continúa...)

Este artículo es exclusivo para suscriptores de Ejércitos. Si desea leer el texto completo, puede suscribirse haciendo click aquí.