Operación Phantom Fury

Faluya 2004

M1A1 Abrams disparando su cañon principal durante la batalla de Faluyah
M1A1 Abrams disparando su cañon principal durante la batalla de Faluyah

 

Operación Phantom Fury

Faluya 2004

 

Por Rafael López Mercado

 

Después de la exitosa, aunque no fácil, invasión de Irak durante la primavera del año 2003, la llegada de las tropas estadounidenses a la capital iraquí provoco la caída del régimen de Saddam Hussein. Los gobernantes civiles y los mandos militares fueron expulsados de sus cargos, tal y como sesenta años antes hicieron las tropas aliadas al conquistar Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Pero a diferencia de la nación europea, en la que poca resistencia se planteo y en un breve plazo se paso, de un gobierno militar aliado a un gobierno plenamente democrático, el vacío de autoridad en el país, hizo que en la mayoría de las ciudades estallase una violentísima lucha por el poder, favorecida por la composición étnica, religiosa y cultural de la población, la influencia de los países fronterizos como Irán y Siria, el lanzamiento de una Jihad internacional decretada por Al Quaeda contra las tropas de la coalición internacional presentes en el país. Faluya es quizás el caso más extremo, en el que una situación descontrolada hasta el límite, obligó a intervenir a las tropas estadounidenses con una respuesta militar convencional, para así acabar con la revuelta y devolver a la ciudad a una situación mínimamente estable.

(Continúa...)

Este artículo es exclusivo para suscriptores de Ejércitos. Si desea leer el texto completo, puede suscribirse haciendo click aquí.