Escribano ficha a Agustín Conde

El antiguo SEDEF pasará a ocupar el puesto de Director General

Agustín Conde
Agustín Conde

 

Escribano ficha a Agustín Conde

El antiguo SEDEF pasará a ocupar el puesto de Director General

 

Agustín Conde, quien fuera Secretario de Estado de Defensa (SEDEF) en la época de María Dolores de Cospedal entre los años 2016 y 2018 pasará a ocupar el puesto de Director General (COO) en la empresa madrileña Escribano Mechanical & Engineering, ubicada en Alcalá de Henares, tras aprobarse esta incorporación por parte del Ministerio de Hacienda, que cuenta con una Oficina de Conflicto de Intereses encargada de velar porque no haya ni incompatibilidades ni irregularidades en estos casos.

Además de haber sido parlamentario en Castilla La Mancha, senador y Diputado en las Cortes Generales, Agustín Conde es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense y ha cursado además un Máster en Defensa por la Universidad Rey Juan Carlos, amén de obtener el diploma del curso organizado por el Centro Superior de Estudios de la Defensa (CESEDEN).

Gracias a esta incorporación, Escribano gana no solo un profesional con una trayectoria demostrada, sino una importante capacidad de influencia política dados los contactos del antiguo SEDEF, algo de suma importancia en un momento crucial en el que, entre otras cosas, Escribano ha lanzado el consorcio Trium-DRS junto a Leonardo de Indra, que se centrará en el diseño y fabricación de torres y estaciones de armas destinadas principalmente al mercado europeo, pero también al internacional, y en menor medida al nacional, donde la decisión definitiva para el 8×8 ya ha sido tomada.

La empresa Escribano Mechanical & Engineering se encuentra en un momento clave, con la construcción de unas nuevas instalaciones con más de 28.000 metros cuadrados de superficie y dotadas de las más modernas tecnologías, que les permitirán continuar con su expansión internacional, basada en la fabricación no solo de componentes militares, sino también de doble uso. Una labor que ha venido realizando desde sus orígenes, en un pequeño garaje de apenas 57 metros cuadrados y que, no obstante, le permitió conseguir contratos de fabricación de componentes aeronáuticos y crecer hasta alcanzar una facturación de decenas de millones de euros y la confianza del fondo omaní SGRF, que en 2016 se hizo con el 32% de la compañía.