¿Cuánto cuesta un F-35?

Sobre la dificultad de valorar el coste de los sistemas de armas y el complicado papel de los decisores políticos y militares

El F-35B es, ahora mismo, una plataforma única
El F-35B es, ahora mismo, una plataforma única. Eso coloca a los países como España, que habían confiado en el Sea Harrier para equipar a su aviación naval en una tesitura complicada en la que o bien optan por una solución muy costosa -adquirir el F-35B- o bien renuncian a un componente que se ha demostrado vital. Además, por sus capacidades, el F-35B es un sistema desestabilizador, capaz de alterar el equilibrio regional, como está demostrando el interés de países como Japón, que podrían introducirlos en sus Izumo. Foto - US Marine Corps

 

¿Cuánto cuesta un F-35?

Sobre la dificultad de valorar el coste de los sistemas de armas y el complicado papel de los decisores políticos y militares

 

Por Christian D. Villanueva López

 

Es propio del ser humano atender a problemas complejos desde un único punto de vista. Quizá porque todavía estamos aprendiendo, quizá porque seguimos siendo cazadores, diseñados para fijar nuestra atención en una presa y en nada más que la presa, lo mismo da. El asunto es, queridos lectores, que sin importar cuan enrevesada sea una cuestión o los matices que tenga, la mayor parte de los humanos nos fijamos en aquello que más resalta, aunque no sea ni de lejos la característica más importante. Siempre hay un árbol que nos impide ver el bosque. Eso es lo que está detrás del éxito de la publicidad, de las Fake News, etc, y con ello hemos de vivir.

Aplicado al mundo de la defensa, existe una tendencia casi unánime entre los aficionados -y no solo, ese es el problema-, consistente en valorar los sistemas de armas en términos bien de coste, bien de eficacia, pero muy pocas veces atendiendo a la ecuación coste/eficiencia, incluso cuando decimos hacerlo. Tendemos, nos guste o no, a conceder mayor relevancia al primer término que al segundo o a emocionarnos con la tabla de características sin atender a razón económica alguna. Así, en ocasiones nos parece que pagar más de 100 millones de dólares por un único avión de combate es una barbaridad, máxime si lo comparamos con los 500 o 1.000 millones que puede costar el portaaeronaves en el que está destinado a operar. Otras, no obstante, los dos millardos de dólares que han costado, aproximadamente, cada uno de los 21 Northrop Grumman B-2 Spirit, nos pueden parecer una ganga, lo mismo que  los tres o cuatro que la US Navy ha pagado por los Zumwalt o, sin ir más lejos, lo que España ha venido abonando por nuestros Leopard 2E, aunque en realidad hayan salido a precio de oro, si tenemos en cuenta los beneficios industriales y tecnológicos reales que han dejado. La cuestión es siempre, nos guste o no, un poquito más compleja.

Los destructores de la clase Zumwalt, pese a ser únicamente tres, se constituyen en un activo imprescindible para lograr el Control Ofensivo del Mar, gracias a su sigilo y pegada
Los destructores de la clase Zumwalt, pese a ser únicamente tres, se constituyen en un activo imprescindible para lograr el Control Ofensivo del Mar, gracias a su sigilo y pegada. Foto – US Navy

 

El caso del F-35B y la Armada Española

Por poner un caso de todos conocido, hemos elegido el del F-35B, esto es, la variante STOVL del Lockheed Martin F-35 Lightning II que es, como sabemos, el único sustituto posible de los McDonnel Douglas Av-8B+ Harrier II de nuestra Armada. Su adquisición o no es seguramente la decisión más complicada -y sea cual sea la que se tome, sin duda será controvertida- a la que el Ministerio de Defensa se enfrenta actualmente.

Para ponernos en situación, sobre el aparato en sí y su coste, podemos atender a los datos del artículo de Roberto Martín Jiménez en nuestra revista, como parte de su artículo titulado F-35 Vs Eurofighter. El dilema europeo, publicado en el Número 4 de Ejércitos (podéis acceder al artículo completo pinchando aquí). Allí se nos explicaba que, lejos de las visiones más catastrofistas, el programa marchaba cada vez mejor:

[El 11 de Junio de 2018, Lockheed Martin] Entregó a la USAF el F-35 número 300 de los fabricados hasta el momento (incluyendo los de las líneas de montaje en Italia y Japón).

De esos tres centenares, 197 son F-35A, 75 de la variante STOVL F-35B, y 28 de la pensada para operar desde portaaviones convencionales, la F-35C. Se ha entrenado a más de 620 pilotos, y los aparatos están en servicio activo con Italia, Israel (la cual anunció que ya habían entrado en combate, sin clarificar las circunstancias de dicha acción), Japón, Australia, Reino Unido, Noruega, Países Bajos, Corea del Sur. A finales de junio se entregaron oficialmente las primeras unidades a Turquía.

Durante los años que lleva en producción, el precio de los F-35A

(Continúa...)

Este artículo es exclusivo para suscriptores de Ejércitos. Si desea leer el texto completo, puede suscribirse haciendo click aquí.