Italia se queda por el momento sin F-35 por falta de pago

F-35B de la Marina Militare. Foto - Marina Militare

 

  • La empresa Lockheed Martin, diseñadora del F-35 Lightning II, ha suspendido las entregas de los aparatos que Italia había contratado por falta de pago.
  • Entre los ejemplares que no se han entregado al país transalpino figuran dos unidades que ya estaban finalizadas y en pruebas.

Lockheed Martin ha suspendido las entregas de los cazabombarderos de 5ª generación F-35 Lightning II a Italia a causa de la deuda de 389 millones de euros que el país transalpino mantiene con la empresa estadounidense, a la sazón contratista principal del programa.

Italia, que mantiene la intención de dotarse con hasta 90 aparatos y que ya ha formalizado la adquisición de 28 unidades, lleva ya un año sin hacer efectivo ningún pago, a pesar de que la partida destinada a tal fin estaba incluida en sus presupuestos.

Como respuesta, la dirección de Lockheed ha solicitado a la Oficina del Programa Conjunto, encargada de coordinar el funcionamiento del programa en Italia, que suspendan todo contacto con el Ministerio de Defensa italiano hasta que la situación no cambie, como ha revelado a la prensa el Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Italiano, general Alberto Rosso, en una comparecencia en la que también aclaró que hasta el momento habían recibido 11 unidades, más una sin terminar.

Este escándalo se suma a meses de especulaciones acerca de la intención italiana de reducir la cantidad final de aparatos a adquirir, algo en lo que los partidos integrantes del gobierno de Roma no se ponen de acuerdo, pues mantienen posiciones enfrentadas, siendo la más radical la del Movimiento Cinco Estrellas, que llevaba en su programa electoral la retirada de este proyecto, lo que beneficiaría a las empresas europeas, con Airbus y Dassault a la cabeza, puesto que la renovación de su parque de cazabombarderos pasaría en el futuro de forma casi irremediable, por el futuro caza europeo o por la adquisición, como planea España, de más Eurofighter.

En cualquier caso, es difícil que llegue a producirse una suspensión total de la compra o incluso una reducción demasiado abultada del número de aparatos a recibir ya que, a diferencia de otros países que han adquirido el F-35, Italia, como Japón -en donde por el contrario se piensa en aumentar la cantidad final y ya se está integrando nuevo armamento- es un país fabricante.

De hecho, Italia hasta el momento ha venido reclamando incluso una mayor participación en el programa, así como mayor libertad para introducir modificaciones en sus aparatos en el futuro pues, no en vano, espera hacerse con 15 aparatos de la variante B, de despege corto y aterrizaje vertical para su Marina Militare y con 75 de la variante A para su Fuerza Aérea.

A pesar de que, como hemos explicado recientemente, el programa marcha viento en popa y los costes de producción se han reducido ostensiblemente en los últimos lotes, este contratiempo supone aumentar las dudas sobre un programa que siempre ha estado marcado por la polémica y en un momento en el que otro de los socios del programa, Turquía, podría llegar a quedarse también sin sus aparatos, esta vez por las diferencias políticas con los EE. UU. que hacen poco aconsejable dotar de sistemas tan avanzados al gobierno de Erdogan.

 

 

Vídeos Relacionados