El ISIS no ha sido derrotado aún y podría resurgir

La nueva estrategia asimétrica del ISIS


 

El ISIS no ha sido derrotado aún y podría resurgir

La nueva estrategia asimétrica del ISIS

 

Por Guillermo Pulido Pulido

 

Resumen: Al contrario de lo que podría traslucirse de las últimas noticias de prensa sobre la derrota del Estado Islámico (ISIS) y su virtual desaparición en Siria e Irak, la realidad arroja una situación mucho más compleja y susceptible de empeorar muy rápidamente.

El ISIS 1) ha pivotado a una estrategia asimétrica de guerrillas y zonas rurales, 2) en la que se da más importancia a operar en Irak, 3) no enfrentarse directamente a fuerzas apoyadas por el poderío militar de EEUU. 4) El ISIS sigue conservando una fuerza no desdeñable y podría resurgir rápidamente.

 

 

Las evaluaciones de inteligencia sobre el estado del ISIS

El 16 de enero de 2019 el Mando Central de los EEUU (USCENTCOM) hizo la siguiente evaluación:

<<ISIS puede realizar ataques oportunistas contra el personal de los EE.UU. a medida que se retiran, aprovechando el evento como una “victoria” en sus medios. El ISIS sigue siendo un grupo insurgente activo tanto en Irak como en Siria. Si los gobiernos nacionales y locales de Irak y Siria no abordan adecuadamente los reclamos socioeconómicos, políticos y sectarios suníes, es muy probable que ISIS tenga la oportunidad de establecer las condiciones para el resurgimiento futuro y el control territorial. Actualmente, el ISIS está regenerando funciones y capacidades clave más rápidamente en Irak que en Siria, pero sin presión sostenida (contraterrorista), el ISIS probablemente resurja en Siria dentro de seis a doce meses y recuperar una cantidad de territorio limitado en el valle medio del río Eufrates.>>

Por su parte el portavoz del Departamento de Defensa de EEUU, en agosto de 2018, Sean Robertson, dijo que:

<<el ISIS está bien posicionado para reconstruirse y trabajar para lograr que el Califato vuelva a emerger y ser incluso más capaz que Al Qaeda en Irak en su apogeo en 2006-2007, cuando el grupo había declarado un estado islámico y operado bajo el nombre Estado Islámico de Irak>>

En ese orden de cosas, en el informe del CRS (PDF) al Congreso del 25 de septiembre de 2018 se afirmaba que (citando el recomendable informe de Daniel Coats, Director Nacional de Inteligencia al Comité de Servicios Armados del Senado, PDF)

<<Desde una perspectiva del contraterrorismo y la seguridad más amplia, los funcionarios de EEUU evalúan que el grupo está llevando a cabo campañas insurgentes activas en Irak y Siria y sigue siendo una amenaza esas zonas e incluso más allá de estas áreas.>>

En el informe de la Operación Inherent Resolve al Congreso (PDF), de febrero de 2019, en su página 20, se lee que el ISIS se está convirtiendo en una insurgencia descentralizada en Siria, preparándose para la pérdida del control territorial en ese país como forma de un plan premeditado en la que los procedimientos y tácticas pasarían a basarse en armas de infantería, bombas y ejecutar asesinatos selectivos. El liderazgo del ISIS, según el informe, tendría aún una excelente capacidad de mando y control en Siria. En la página 22, se reconoce que el ISIS permanece en áreas fuera del control de las fuerzas de las SDF y la Coalición, y que las SDF no serían capaces de ejecutar operaciones ofensivas sin el apoyo aliado, al ser muy dependiente en plataformas de vigilancia y reconocimiento, ataques de precisión, etc.

De la página 29 en adelante se dice que la situación de la seguridad en Irak

<<Se mantuvo dividida entre las mejoras en las principales áreas urbanas y los reveses en las zonas rurales del país, atribuidas a la actividad continua de ISIS en ese país. Por tercer trimestre consecutivo, el CJTF-OIR (Fuerza de Tareas Combinada Conjunta – Operación Inherent Resolve) informó leves incrementos en la actividad de ISIS en las provincias de Kirkuk, Diyala y Saladino. CJTF-OIR también informó sobre aumentos en la actividad de ISIS en las provincias de Dahuk, Erbil, Anbar, Ninewah y Bagdad. Según el CJTF-OIR, el ISIS mantiene bolsas de apoyo popular en todo Irak, y utiliza tácticas que incluyen dispositivos explosivos improvisados (IED) y asesinatos para atacar al gobierno iraquí, así como el robo y el lavado de dinero para generar ingresos>>.

Por lo tanto, no es de extrañar que en Al Monitor, el 5 de marzo, se publicara un artículo titulado “Has Islamic State returned to Iraq?” y en el The New York Times el 21 de enero se publicara otro artículo titulado “Described as Defeated, Islamic State Punches Back With Guerrilla Tactics“. Resaltar que, según el CJTF-OIR, los niveles de violencia están aumentando en las provincias iraquíes con más población suní (Anbar, etc); esto revierte la tendencia de los años anteriores en la que la cantidad de ataques fue disminuyendo considerablemente.

 

 

La estrategia del ISIS

El ISIS hace tiempo, de manera deliberada, habría cambiado su estrategia de tratar de conservar el control territorial para pivotar a una estrategia de guerrilla y asimetría, con la que sobrevivir a la gran superioridad numérica y material de sus enemigos. Además, el ISIS también estaría reagrupándose en Irak en lugar de aferrarse al control e insurgencia en Siria (al no poder operar las SDF; no poder desplegarse unidades de maniobra norteamericanas por cuestiones políticas internas iraquíes, como sí han hecho en varias zonas de Siria; tener una amplia base árabe-suní en la que intentar operar). Por lo tanto, la toma del que quizás fuera el último reducto de importancia en Siria no tendría la gran importancia que podría deducirse de la repercusión mediática que ha tenido.

En septiembre de 2018, Hassan Hassan en un análisis en el CTC indicaba que el ISIS habría adoptado la estrategia de “sahraa” (desierto), “sahwat” (suníes opositores) y “sawlat” (operación de atacar y correr).

Con “sahraa” (desierto) el ISIS renuncia al control de ciudades y áreas urbanas, para dispersarse en territorios en los que el acceso sea difícil, poder reorganizarse y esperar una situación propicia para tomar otra vez la iniciativa. Además, estarían favoreciendo las operaciones en áreas rurales respecto a las urbanas, en las que la contrainsurgencia es más difícil de aplicar. Por lo que no debería sorprender que el ISIS renuncie a un localidad en siria sin dedicar a su defensa una gran cantidad de sus recursos, evitando una gran enfrentamiento que acabaría con su destrucción.

Con “sahwat” (suníes opositores) se busca aplicar el procedimiento de <<emplear 9 balas contra cada apóstata y una bala contra los cruzados>>. Con ello, se trata de asegurar el control de su propio espacio, negar la contrainsurgencia enemiga, y conseguir una base social suficiente desde la que fortalecer sus propias filas.

El “sawlat” (atacar y correr) son operaciones ofensivas a muy pequeña escala, ejecutados por grupos de entre 5 y 15 combatientes. Con ello se dificulta la detección y alerta de concentrar masa de maniobra, pera luego dispersarse de nuevo al desierto, zonas rurales, etc, antes que pueda organizarse una operación de rastreo y detección que ejecute ataques aéreos o de artillería.

Esa estrategia fue publicada en un varias ediciones de un medio del mismo ISIS (Al-Naba) entre septiembre y octubre de 2017. En las cartas publicadas, se describía como los combatientes del ISIS habían sufrido fuertes pérdidas cuando se enfrentaban directamente contra fuerzas apoyadas por EEUU, ya que las armas de precisión demostraron una gran eficacia, recomendándose no hacer enfrentamientos directos a plena escala contra fuerza enemiga que estuviera apoyada por EEUU y su Coalición.

Por otro lado, la aparente erradicación del control territorial del ISIS en Siria, podría estar escondiendo una victoria hueca y sin visos de poder sostenerse en el tiempo (“A Hollow Victory over the Islamic State in Syria?”, CTC de febrero 2019, PDF, páginas 1-6). Ya que aunque la población suní de la rivera del Eufrates parece que está prefiriendo estar bajo la protección de las SDF (kurdos y aliados) en lugar de la del gobierno sirio, ello no significa que las tensiones entre kurdos y árabes suníes hayan desaparecido, y que tras una retirada de EEUU del conflicto sirio, los equilibrios de poder locales volvieran a alterarse, sin que las SDF tuvieran la capacidad de imponerse a los remanentes del ISIS (como han logrado ahora gracias al apoyo norteamericanos y de la Coalición).

Los espacios del 1) desierto entre Irak y Siria, 2) la provincia de Anbar en Irak y 3) la rivera del Eufrates, dan la suficiente profundidad estratégica desde la que organizar un nuevo resurgir del ISIS. 1) Las fronteras internacionales y la imposibilidad de una coordinación eficaz entre grupos de intereses tan contrapuestos como son las SDF, el gobierno sirio, las fuerzas de seguridad iraquíes, las milicias del PMU proiraníes de Irak, la Coalición occidental, etc, hace que el desierto entre Irak y Siria pueda ser utilizado como una suerte de santuario al no poder imponerse ninguna fuerza que erradique por completo al ISIS, tal y como ocurre entre la frontera de Afganistán y Pakistán para combatir al talibán; surgiendo un entorno AfPak que algunos analistas denominan como Syrak. 2) Anbar y varias provincias iraquíes también son un caldo de cultivo potencial para el ISIS, por los graves problemas de gobierno que siguen habiendo en Irak a pesar de los meses transcurridos desde las elecciones parlamentarias del año pasado, y las tensiones interétnicas y políticas respecto a multitud de cuestiones que no procede desgranar en este momento (y que se analizarán en otros artículos). 3) La rivera del Eufrates es el eje vertebrador entre los espacios y regiones árabe suníes a lo largo de Siria e Irak, y zonas de población rural desde las que el ISIS proseguiría su estrategia insurgente. Abundando en ese aspecto, la NBC informa que “ISIS regrouping in Iraq, Pentagon report say“.

En ese orden de cosas (pivote iraquí a Irak y zonas rurales – posible evolución de acontecimientos), Michael Knights en el CTC de diciembre de 2018 (PDF, página 8) decía que:

<<Aunque el Estado Islámico sigue una estrategia de “regreso al desierto” (o al menos a sus puntos fuertes rurales), no fue una elección tomada libremente, sino debido a que ciudades como Mosul, Ramadi, Fallujah y Tikrit (que estaban en poder del ISIS) se perdieron. En la actualidad, el Estado Islámico se encuentran en lugares de operaciones inhóspitos para el movimiento. En 2008, el Estado Islámico de Irak Emir Abu Omar al-Baghdadi señaló brevemente: “Ahora no tenemos un lugar donde podamos permanecer de pie durante un cuarto de hora”. Esto es cierto en las zonas urbanas, pero el Estado Islámico tiene ahora capacidad para estar por mucho más tiempo las áreas rurales, especialmente en la noche, y de hecho mantuvieron cuatro aldeas cerca de Tall Abtah (en el sur de Nínive) durante una noche completa del 19 al 20 de noviembre de 2018. Sin embargo, aunque el Estado Islámico necesita santuarios rurales, estas áreas no pueden satisfacer al ISIS por mucho tiempo. Un movimiento de insurgencia exclusivamente rural en Irak corre el riesgo de convertirse en irrelevante y perder apoyo. Por lo tanto, es probable que el Estado Islámico intente regresar a los bombardeos regulares de alto perfil en lugares que tienen prominencia internacional, el más evidente es Bagdad.>>

 

Actividad del ISIS en Irak recogida por fuentes abiertas, último cuatrimestre de 2018.

 

Ataques del ISIS en Irak el último cuatrimestre de 2018.

Por otra parte, aunque estimar la cantidad de combatientes con los que cuenta el ISIS sea más un ejercicio de astrología que otra cosa, suele barajarse una horquilla de entre 20.000 y 30.000, tanto en la estimación de la Operación Inherent Resolve de la Coalición (CJTF-OIR) como la estimación de la ONU. El CJTF-OIR cuantifica en enero de 2019 que la fuerza del ISIS en el área concrerta de la zona media del valle del Eufrates en unos 2.000, y que a dicha organización llegan aproximadamente una media de 50 combatientes extranjeros extra cada mes (aunque reconocen la dificultad de hacer tales estimaciones).

Cabe resaltar que en las páginas  del informe de la Operación Inherent Resolve al Congreso (PDF), se deja bien claro que tanto las SDF como las fuerzas de seguridad iraquíes (ISF) son incapaces de hacer operaciones ofensivas o de mantener territorio en zona hostil contra el Estado Islámico sin el apoyo de EEUU y la Coalición. Las SDF e ISF son totalmente dependiente de los medios de reconocimiento e inteligencia norteamericanos y aliados, del apoyo aéreo con municiones de precisión y de fuegos artilleros también de alta precisión; por no hablar de lo necesarias que son las misiones internacionales y de la OTAN para entrenar nuevas unidades de las ISF.

 

 

Conclusión

El anuncio de la toma y control de Baguz por parte de las SDF en Siria el 23 de marzo, no se correspondería con algo parecido a una derrota definitiva del ISIS ni nada remotamente parecido.

Por el contrario, al tener el ISIS una estrategia asimétrica e insurgente, dejando de lado estrategias híbridas (en la que se combina la insurgencia y el combater irregular con operaciones militares de corte más convencional y regular), abandonando el control del territorio en zonas urbanas y localidades de cierta importancia, retirándose a zonas rurales, desierto y provincias de Irak, la pérdida de Baguz en realidad sería funcional con la supervivencia del ISIS (formando parte de sus planes).

Por lo tanto, y como colofón, estaríamos ante una manifestación de la estrategia del ISIS de permanecer dispersos y con un perfil bajo, esperando la retirada de EEUU, empeoramiento de la crisis política en Irak, para contraatacar y resurgir con relativa rapidez y facilidad de nuevo en el escenario sirio-iraquí.

Sin la presencia norteamericana los equilibrios de poder que han llevado a la actual coyuntura de un ISIS en perfil bajo desaparecerían, y la situación sociopolítica de base haría que el ISIS resurgiese nuevamente, por lo que sigue siendo necesario no solo un fuerte apoyo norteamericano y occidental, para tratar de solucionar los conflictos de base e impedir ese escenario de resurgimiento.

 

 

Lecturas recomendadas

Los informes de la Operación Inherent Resolve son altamente recomendables. Descarga: https://media.defense.gov/2019/Feb/05/2002086500/-1/-1/1/FY2019_LIG_OIRREPORT.PDF
Los informes del CRS al Congreso sobre la política de EEUU contra el ISIS son más sucintos, pero recomendables igualmente. Descarga: https://crsreports.congress.gov/product/pdf/R/R43612
La revista sobre terrorismo del CTC es muy notable, y en el número de diciembre de 2018 se indicaba que el ISIS estaría pivotando a Irak. Descarga: https://ctc.usma.edu/app/uploads/2018/12/CTC-SENTINEL-122018.pdf
El informe del DNI (Director Nacional de Inteligencia) al Senado, también de obligada lectura. Descarga: https://www.armed-services.senate.gov/imo/media/doc/Coats_03-06-18.pdf