El Gobierno aprueba la orden de ejecución de las fragatas F-110… ¿y ahora qué?

Un anuncio que debe ser valorado de forma crítica

Fragata F-110
Fragata F-110

 

Por Christian D. Villanueva López

 

Ayer, viernes 29 de marzo, se produjo al fin el esperado anuncio. El Consejo de Ministros, en una de sus últimas reuniones antes de las elecciones generales, dio al fin luz verde a la construcción de las fragatas F-110. Con la orden de ejecución ya firmada, los pagos comenzarán éste mismo año y permitirán que entre 2026 y 2032 nuestra Armada vaya incorporando uno a uno los nuevos cinco buques de escolta que deben relevar a las seis unidades de la clase F-80 «Santa María», en servicio desde la segunda mitad de los años 80.

Ahora bien, la noticia, si bien es positiva para la Armada, que ha debido adaptarse a un calendario que acumula demasiado retraso (en abril de 2017 tuve la oportunidad en las instalaciones de Navantia en Ferrol de ver el cronograma que manejaba la empresa por entonces y que quedó en agua de borrajas), para Navantia, que necesita de esas horas de trabajo, para la industria auxiliar, por la misma razón y para nuestra seguridad, pues los nuevos buques serán muchísimo más capaces que sus predecesoras, debe ser valorada de forma crítica.

Para empezar, con el calendario actual, solo veremos la primera unidad en 2026. Este retraso, sin duda, ha tenido consecuencias para Navantia no ya por el tiempo que las gradas han permanecido vacías, sino porque las F-110, de haber estado en construcción antes, hubiesen supuesto un espaldarazo importante para los programas canadiense y australiano, en los que nuestra empresa de bandera partía con el mejor producto y finalmente cedió ante la propuesta británica. Seguramente éstas derrotas

(Continúa...)

Este artículo es exclusivo para suscriptores de Ejércitos. Si desea leer el texto completo, puede suscribirse haciendo click aquí.