El Albatros

y los piratas de Galguduud

El Albatros y los piratas de Galguduud

 

El Albatros

y los piratas de Galguduud

 
En los últimos días he tenido la oportunidad de leer «El Albatros y los piratas de Galguduud», una novela poco usual escrita por Federico Supervielle Bergés, Teniente de Navío de la Armada Española. He de reconocer que, pese a mi reticencia inicial (no suelo leer novelas, todos sea dicho), el libro logró atraparme desde la primera página y me lo terminé en el día, casi sin pausa para comer.

La obra plantea un escenario bastante rocambolesco, en el que un armador privado alista un buque corsario para luchar contra la piratería en aguas somalíes. Partiendo de la base de que esto, incluso en un tiempo como el que vivimos, de privatización de la guerra, es imposible por razones políticas, lo cierto es que el escenario está tan bien expuesto que el lector rápidamente olvida, como por otra parte debe ser en una buena novela, si la historia es o no plausible. Claro está, Federico Supervielle Bergés, juega con ventaja. Ha estado destinado en esa zona a bordo de un Buque de Acción Marítima de la Armada Española y conoce de primera mano no solo la región, sino el enemigo que describe en el libro.

Poco importa, pues el libro no es una historia plana que se dedique a contar una aventura con más o menos acierto. Quizá lo más interesante sea el retrato que hace de los personajes, españoles en su mayoría, incluyendo a algunos oficiales de la Armada, como los hermanos del protagonista o su segundo. Al dotarlos de profundidad psicológica, plantea temas que seguro han rondado no solo a nuestros marinos, sino a cualquier militar y, lo que es mejor, al quedar algunos hilos argumentales inconclusos, deja la puerta abierta a una segunda parte, como poco.

Más allá de ésto, la narración de todo lo relacionado con el alistamiento del buque y la tripulación, el devenir de las operaciones e incluso el marco político es inmejorable. El lector encontrará acción, personajes con los que empatizar e incluso deseará, tras leer «El Albatros y los piratas de Galguduud» que todo lo que en él se cuenta sea posible. Nombres como Joseba, Paco, Pablo o Jaime pasarán, a lo largo de las páginas, a formar parte de nuestro imaginario, dejándonos con la necesidad de saber más sobre ellos.

Sinceramente, me gustaría destripar el libro a fondo, pero no puedo hacerlo porque lo mejor es que cada cual lo lea con calma y juzgue. Además, ha tenido el coraje de autoeditarse el libro, vía Amazon, lo que de por sí merece nuestro apoyo y su adquisición por parte de todos los amantes de la temática naval o la defensa. Solo diré una cosa. Es, sin lugar a dudas, la mejor novela de su género -si es que eso existe- que he tenido en mis manos desde que leí «La tierra del sur» hace ya demasiados años… Podéis -y por supuesto debéis- adquirir el libro a través del siguiente enlace, o pinchando sobre la imagen de la portada.