Australia celebra la puesta de quilla del primer OPV clase Arafura

Es la primera de las 12 unidades que dotarán a la Royal Australian Navy

Infografía de un OPV de la clase Arafura. Fuente - Lurssen Australia
  • Australia celebra la puesta de quilla del primer OPV clase Arafura.
  • La ceremonia de celebración tuvo lugar en las instalaciones del astillero de Osborne, en Adelaida.
  • El Comandante en Fede de la RAN, vicealmirante Michael Noonan, colocó una moneda como forma de conmemorar la colocación de la quilla del buque de la serie, que será bautizado como «Arafura».

La nueva clase Arafura toma su nombre del Mar de Arafura, situado entre Australia e Indonesia. Adoptando esta denominación, la Royal Australian Navy pretende reconocer la importancia que tienen las zonas costeras que rodean a la isla y su papel en la seguridad de la nación y en su prosperidad económica, imposible sin libertad de navegación. En palabras del vicealmirante Noonan:

«La ceremonia de colocación de la quilla representa una gran tradición naval y me siento honrado de estar acompañado por los dos trabajadores más jóvenes del astillero Osborne para colocar la moneda conmemorativa bajo la quilla. Me gustaría agradecer tanto al personal de la industria de la defensa como al del Comité de Adquisiciones y Mantenimiento de Defensa por sus esfuerzos colectivos para llevarnos a este punto dentro del plazo y el presupuesto acordado»

El proyecto al que se refiere Noonan supone la construcción de una docena de patrulleros oceánicos que deben reemplazar a la clase Armidale, actualmente en servicio. El contratista principal del nuevo proyecto es la empresa Luerssen Australia, que unirá esfuerzos con la empresa de construcción naval ASC.

A pesar de que la ceremonia de puesta de quilla se haya celebrado ahora, el acopio de material y la preparación de las instalaciones de cara a la construcción de los nuevos buques, así como el montaje de los primeros módulos comenzó el pasado 15 de noviembre de 2018.

Durante la ceremonia, el presidente de Luerssen Australia, Tim Wagner, se mostró orgulloso del «progreso significativo» que supone la puesta de quilla, así como de la oportunidad que supone para la industria naval australiana, un sector que ha sabido aprovecharse en los últimos años de un programa de construcción naval muy sólido que ha permitido mediante la adquisición de licencias y las contraprestaciones industriales, desarrollar una industria de primer nivel. Esto se ha demostrado con la construcción de tres destructores y dos LHD junto con la empresa española Navantia, con la que también colaboran en la construcción de buques logísticos, o con las nuevas fragatas Type 26 de diseño británico. Así, según Wagner:

«Este es otro recordatorio de la importancia del programa Arafura para que Australia continúe desarrollando una capacidad de construcción naval naval soberana. Como contratista y diseñador principal para el programa, estamos encantados con el progreso hasta el momento, y confiamos en que entregaremos los 12 buques a tiempo y dentro del presupuesto».

Se espera que el primer buque toque el agua en 2021 y que la segunda unidad haga lo propio un año después, en 2022, ambas en las instalaciones del astillero de Osborne en el que ha tenido lugar esta ceremonia. A partir de ahí, la construcción de la tercera unidad y las siguientes tendrán lugar en Henderson a partir de 2020, fecha en que se pondrá la quilla de dicha unidad.