BAE Systems Australia inaugura su laboratorio de Alta Frecuencia

Esta red de radar desempeña un papel fundamental en el apoyo a las operaciones aéreas y marítimas, la vigilancia de fronteras, el socorro en casos de desastre y las operaciones de búsqueda y rescate

The Joint Over The Horizon Radar Network transmitter facility near Laverton in Western Australia.

  • BAE Systems Australia ha inaugurado su nuevo laboratorio de Alta Frecuencia que se utilizará para desarrollar las nuevas tecnologías que conformarán el «cerebro» de la renovada Red Operacional de Radar Jindalee (JORN) que servirá para defender el país austral.
  • Utilizando tecnologías de alta frecuencia (HF) desarrolladas en el propio país, la red JORN monitoriza toda la zona norte de Australia mediante tres radares situados en las regiones de Queensland, WA y el Territorio.
  • Esta red de radar desempeña un papel fundamental en el apoyo a las operaciones aéreas y marítimas, la vigilancia de fronteras, el socorro en casos de desastre y las operaciones de búsqueda y rescate.

La actualización a la que está siendo sometida, y de la que el nuevo laboratorio de Alta Frecuencia será una parte fundamental, ha supuesto la inversión de más de 1.000 millones de dólares en el último decenio y permitirá aumentar significativamente tanto el área de cobertura, como la cantidad de datos recopilados por el sistema.

En su desarrollo han colaborado cientos de investigadores y docenas de instituciones y, una vez en marcha, trabajarán en las nuevas instalaciones un total de 80 personas, la mayor parte ingenieros especializados que disfrutarán de lo que BAE define como un «entorno de clase mundial para ayudar a ingenieros especializados y graduados a desarrollar, construir e integrar las últimas tecnologías de radar». El laboratorio también será un catalizador para la investigación y el desarrollo de las tecnologías australianas de alta frecuencia, lo que se espera contribuya a seguir aumentando las exportaciones de defensa de la nación, un sector en auge.

Según el presidente ejecutivo de BAE Systems Australia, Gabby Costigan:

«Nuestra inversión en este laboratorio asegurará que podamos mejorar significativamente la capacidad de la red de radar y apoyar mejor este activo de defensa de importancia crítica. Esta es una instalación única que permitirá el desarrollo y prueba de equipos especializados para garantizar que la actualización llevada a cabo durante la última década permita a la red JORN alcanzar un potencial que le haga mantenerse operativa más allá de 2042».

Como suele ser habitual, cuando se trata de laboratorios de este tipo, su apertura ha causado revuelo entre ciertos sectores que acusan a la empresa y al gobierno de utilizar estos sistemas para las más variadas y alocadas teorías, algo que ha ocurrido en el pasado con el archiconocido H.A.A.R.P. estadounidense o, en el caso ruso, con el menos conocido proyecto S.U.R.A., situado en Vasilsursk.