El Gobierno italiano aprueba una partida de 7.200 millones de euros adicionales para adquisiciones

La nueva partida de gasto se anunció después de una reunión destinada a salvar a Iveco Defence Vehicles de la quiebra.

Centauro II 8x8. Fuente - OTO-Melara
  • El Gobierno italiano aprueba una partida de 7.200 millones de euros adicionales para adquisiciones.
  • El aumento del gasto se repartirá en partidas anuales hasta 2032.
  • La nueva partida de gasto se anunció después de una reunión destinada a salvar a Iveco Defence Vehicles de la quiebra.

Después de meses de disputas entre los dos partidos que forman el gobierno italiano, los partidos de la coalición gobernante en Italia han llegado a un acuerdo para aumentar la inversión en defensa en 7.200 millones de euros adicionales de aquí a 2032.

Los nuevos fondos fueron anunciados de forma inesperado durante una reunión que tuvo lugar en el Ministerio de Desarrollo Económico y que habías sido convocada para rescatar a Iveco Defence Vehicles, uno de los principales fabricantes de vehículos militares de Italia, actualmente en una situación muy comprometida.

La financiación adicional permitirá, entre otras cosas, que el Ejército Italiano adquiera los nuevos vehículos de combate VBM Freccia 8×8 y vehículo de caballería Centauro II 8×8, todo lo cual garantizará la estabilidad financiera de Iveco Defence Vehicles, que fabrica ambos vehículos a través de una empresa conjunta con OTO-Melara.

Ambos programas recibirán un total de 2.200 millones de euros en los próximos 12 años, cantidad que bastará para financiar la producción de 156 VBM y 64 Centauro II, con un coste 1.500 millones para e Freccia y de 740 millones para el Centauro II, precios que incluyen el soporte logístico integrado.

Los 2.200 millones de euros adicionales se sumarán a los presupuestos anuales de defensa votados por el Parlamento. Italia tradicionalmente ha destinado cantidades anuales relativamente bajas para la adquisición de equipos, al tiempo que ha financiado las grandes adquisiciones a través de fondos especiales y multianuales pagados por varios departamentos gubernamentales, un caso muy parecido al de España con los PEAs.

«MiSE confirma su total apoyo al trabajo del Ministerio de Defensa en inversiones en las realidades estratégicas del país, y renueva efectivamente su compromiso de definir una política industrial capaz de asegurar la competitividad y el crecimiento de todo el tejido productivo italiano», dijo Carmine America, asesora. para la seguridad y las relaciones internacionales con Luigi Di Maio, Ministro de Desarrollo Económico y Viceprimer Ministro.

El acuerdo de ayer fue inesperado debido a las continuas luchas internas respecto a los gastos de defensa entre el viceprimer ministro italiano, Luigi Di Maio, y la ministra de defensa Elisabetta Trenta por un lado, ambos miembros del partido Cinco Estrellas y su oponente político y socio de la coalición, el jefe de Liga, Matteo Salvini, por el otro.

El movimiento Cinco Estrellas prefiere, al menos sobre el papel, gastar en programas sociales en lugar de en defensa, y desde dicho partido habían prometido que recortarían el gasto en el programa de combate F-35, algo a lo que la Liga se opone, lo que ha llevado a dicho programa a estar bloqueado durante meses por falta de pago.

Aún no está claro qué nivel de financiamiento se mantendrá para el programa F-35, en el que Italia se ha demorado desde que el gobierno actual asumió el cargo en julio pasado, pero para las aeronaves militares, el fondo de defensa aprobado ayer solo proporciona fondos para las actualizaciones de media vida de los Eurofighter, además de para la adquisición de los nuevos M-345 de entrenamiento y el helicóptero de búsqueda y rescate Leonardo HH-101.

También se modernizará el sistema de defensa aérea FSAF al estándar B1-NT, lo que le dotará de una importante capacidad antimisiles y se financiará el helicóptero NH90, los submarinos U212 NSF o el misil anti-buque Teseo Mk 2, aunque no se han publicado los detalles individuales de cada contrato, por lo que desconocemos la cantidad que será destinada a cada programa.