Musa Qala 2006

La primera derrota de la OTAN

1º Escuadrón de Reconocimiento Ligero danés, conocido como “The Griffins” en Musa Qala. Esta unidad llegó al pueblo el 26 de Julio para relevar al platoon británico que estaba siendo asediado por los afganos.

 

Musa Qala 2006

La primera derrota de la OTAN

 

Por Rafael López Mercado

 

Cuando a finales de 2002 y principios de 2003 los planes para la invasión de Irak estaban en sus últimos estadios, las protestas arreciaban por todo el planeta y millones de ciudadanos mostraban su oposición. He de confesar que yo tampoco deseaba dicha intervención, aunque mis motivos eran completamente diferentes a los de la inmensa mayoría. El gobierno de los talibanes había sido derrocado y los terroristas de al Qaeda derrotados y expulsados de Afganistán, pero la historia bélica del país había dado ya numerosas lecciones mostrando que una cosa es el corto plazo y otra muy distinta es la guerra a años vista. Los talibanes habían sido derrotados, pero no vencidos.

En fecha tan temprana como febrero de 2002, la extracción de recursos de Afganistán para desplegarlos frente a Irak había interferido en las batallas que todavía libraba el USCENTCOM. En casos como el de la Operación Anaconda –analizada en esta revista en los números 3, 4 y 5– había condicionado en gran medida las opciones de sus planificadores, teniendo que echar mano de prácticamente toda unidad de infantería en el teatro de operaciones para poder reaccionar a la dura e inesperada resistencia de los talibanes y terroristas en el valle de Shah-i Khot.

Desde 2002 hasta el año 2006, en el que se sitúa nuestro relato, la situación no había hecho más que empeorar. El conflicto en Irak lejos de acabar se había agravado exponencialmente y las unidades militares de los países implicados tenían sus fuerzas comprometidas con las rotaciones establecidas. Irak y la guerra entre Israel y Hezbolá de 2006 se llevaban los titulares de prensa y la lucha política, llegando a un punto en que a nadie le importaba mucho Afganistán ni lo que allí aconteciera. Justo lo que los talibanes deseaban y lo que algunos habían pronosticado.

Conforme lo previsto en la Conferencia de Bonn de diciembre de 2001, la Fuerza Internacional para la Asistencia a la Seguridad (ISAF por sus siglas en inglés) se había hecho cargo de la lucha contra los insurgentes en Afganistán. Liderada por la OTAN, la misión de la ISAF era ayudar a las fuerzas de seguridad afganas a extender y ejercer la autoridad y poder del gobierno de Kabul a la totalidad del país. Difícil tarea, teniendo en cuenta que durante décadas las diferentes provincias, distritos, valles e incluso pueblos, habían llevado una existencia totalmente aislada, únicamente controlada según el poder del “señor de la guerra” local o líder tribal.

Una vez nombrados los gobernadores de las distintas provincias, aquellos trataron de ejercer su poder sobre los asuntos de sus conciudadanos, pero en provincias como Kandahar o Helmand, fronterizas con Pakistán y cuna de los talibanes, una cosa eran los deseos y otra la realidad. Cuando fuerzas de la policía afgana se desplegaron en las comisarías de ciudades y pueblos, inmediatamente interfirieron con la voluntad de los talibanes y de los señores de la droga, comenzando así los problemas.

En las pequeñas localidades de Helmand los talibanes y delincuentes asaltaron los establecimientos policiales, matando a sus ocupantes o poniéndoles en fuga. El gobernador Mohammad Daoud inmediatamente acudió al presidente Karzai solicitando ayuda para acabar con la amenaza y restablecer su humillada autoridad. A comienzos de 2006 la ISAF sólo contaba con 130 estadounidenses en la provincia, por lo que se formó la Task Force Helmand alrededor de los británicos del Tercer Batallón del Regimiento Paracaidista (3 Para) perteneciente a la 16th Air Assault Brigade. El total del despliegue era de unos 3.300 soldados británicos, canadienses, daneses y estonios, aunque como tropa de combate el Brigadier Ed Butler apenas podía contar con alrededor de mil soldados. Operando desde la base logística de Camp Bastion -situada en pleno desierto para permanecer aislada y evitar ataques- los mandos de la TF Helmand comenzaron en abril a desplegar sus unidades.

Más allá de la batalla de Musa Qala, las luchas en esta región de Afganistán fueron una constante y, por su crudeza, han sido seguramente las más duras que han afrontado las tropas de la OTAN en toda su historia, hasta el punto de que sigue siendo un santuario talibán tras casi dos décadas.

 

 

El largo camino hasta Musa Qala

En septiembre de 2001 el Major Adam Jowett estaba destinado en Madrid, como oficial de Estado Mayor de la OTAN, cuando se cometieron los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono. Pronto se revelaría quienes eran los responsables y que Afganistán era el país donde se refugiaba el líder de los terroristas. Aquello sólo podía significar que más pronto que tarde habría guerra en aquella región del planeta.

Tras permanecer como espectadores a miles de kilómetros durante las primeras fases del conflicto, en 2005, el 3rd Battalion, Parachute Regiment (3Para) recibió aviso de su envío a Afganistán para el año siguiente. Su batallón hermano, el 2Para, pudo transmitirles sus experiencias ya que estuvieron allí justo después del colapso del régimen talibán en 2001, aunque prácticamente no habían salido de la región de Kabul, en donde la ISAF había establecido su cuartel general.

El objetivo encomendado por la ISAF al 3Para era proveer seguridad en la provincia de Helmand, con el fin de que fuera posible realizar proyectos encaminados a mejorar la paupérrima calidad de vida de sus habitantes y convencerles de que la eliminación de los talibanes les había resultado beneficiosa, no siendo deseable para nadie que pudieran volver al poder.

Según las palabras del Defence Secretary, John Reid, “la misión en Helmand podría llegar a realizarse sin la necesidad de disparar un solo tiro”. Para una unidad de elite de infantería como son los paracaidistas británicos, aquel comentario les resulto desilusionante, ya que tras años de duro entrenamiento por fin podrían poner en práctica lo aprendido en innumerables maniobras. No tardarían mucho en comprender cuan falsas eran las palabras del político y la extrema prueba por la que pasarían.

Como oficial a cargo de la Support Company, el Major Jowett se hizo cargo del viaje de sus hombres en un Tristar de la RAF hasta Kabul. A continuación montaron en un C-130 Hercules que les trasladó hasta Kandahar, en cuyo inmenso aeropuerto tuvieron la ocasión de estar relajados por última vez, pudiendo recorrer sus instalaciones y comprar en sus tiendas casi cualquier cosa que a un soldado se le pudiera pasar por la mente.

El vuelo hasta Camp Bastion fue el primer aviso de que todo cambiaba. Los rusos habían perdido gran número de aviones y soldados mientras los aparatos despegaban o aterrizaban, por lo que el C-130 en el que volaban aplicó el que se conoce como aterrizaje tipo “Khe Sanh”, realizando un picado con el aparato y perdiendo altura abruptamente hasta volver a nivelarlo a pocos metros del asfalto. En 2006 Camp Bastion todavía no era el gigantesco aeródromo en el que se convertiría con el paso del tiempo, estando formado en aquel entonces por filas de tiendas de campaña de color militar y containers de mercancías, además de un grupo de C-130, helicópteros CH-47 Chinook y AH-64 D Apache.

Una vez fuera del avión los paracaidistas comenzaron a descargar su material y a instalarse, mientras el Major Jowett iba directamente al cuartel del 3Para para informar. Dada la naturaleza de la misión, los hombres de las distintas secciones de su compañía (morteros, ametralladoras, etc.) habían sido distribuidos entre las compañías de línea para poder realizar su misión de apoyo. Al no tener personal al que dirigir sobre el terreno, Jowett fue destinado al centro de mando denominado Joint Operations Center (JOC), un lugar de donde los militares de vocación como él enseguida buscaban salir para unirse, mediante cualquier excusa, a las tropas en el frente. En las pantallas gigantes del JOC y en los mapas desplegados en las mesas, Jowett pudo contemplar el despliegue inicial británico en la provincia de Helmand. En un principio las operaciones que se llevaban a cabo eran golpes de mano y tanteos, sin intención de mantenerse en posiciones fijas. Únicamente la C Company mantenía la Forward Operating Base Price en Gereshk. Lo que si quedo pronto claro es la nula disposición de las tropas afganas (mayoritariamente policías) a actuar contra los talibanes.

Mapa de la región, con Musa Qala al norte.

La primera unidad en entablar combate con el enemigo fue la C Company, al volver de una reunión con un grupo de ancianos del lugar. Escuchar por la radio toda la secuencia de la lucha -el contacto inicial, las órdenes a los soldados, los disparos, el apoyo aéreo y el informe final- galvanizo aún más los deseos del resto de militares de salir fuera de la base y participar en los combates.

Tras varios días de aclimatación y trabajo en el JOC, el Lieutenant Colonel Stuart Tootal llamó al Major Jowett para ordenar su traslado a Sangin –otra localidad afgana cuyo nombre quedaría marcado con letras de fuego y sangre en la historia militar británica- para servir como segundo al mando de la A Company. Mientras volaba en el Chinook pudo contemplar el paisaje de la zona, pasando desde el desierto a una zona montañosa, para después sobrevolar la zona repleta de vegetación (Green Zone) situada en los márgenes del rio Helmand, repleta de sistemas de irrigación rudimentarios y con una miríada de casas aisladas rodeadas por un alto y espeso muro hecho de barro y paja endurecidos, la típica estructura rural afgana denominada compound. Visto desde el aire se podía comprender la hercúlea tarea encomendada a la A Company.

Tras aterrizar, Jowett se dirigió al District Center (DC) situado estratégicamente junto al rio Helmand, pegado a la carretera que pasa por la zona y a unos 500 metros del poblado. Estaba preparado para la defensa, con una barrera perimetral de Hesco y puestos de vigilancia intercalados. En el interior había un edificio de tres plantas desde cuya azotea, repleta de antenas y puestos de ametralladoras, se podía controlar toda el área alrededor. Su gran tamaño interior permitía que los helicópteros Chinook dispusieran del espacio suficiente para poder realizar los vitales avituallamientos y misiones de extracción de heridos sin exponerse demasiado.

El oficial al mando de la A Company era el Major Jamie Loden –se haría más tarde conocido por criticar, en unos correos que se hicieron públicos, la efectividad del apoyo aéreo dado por la RAF– quien había solicitado la ayuda de otro oficial para poder atender la carga de trabajo que se le acumulaba en Sangin. Se estaban organizando las primeras patrullas por la zona y de manera inevitable tuvieron lugar los primeros combates de tanteo con los talibanes. La intención era eliminar su amenaza para poder permitir que los ingenieros entraran en la zona y desarrollar los primeros proyectos de reconstrucción.

Como segundo al mando el Major Jowett se ocuparía de gran parte del trabajo burocrático de Loden, dejándole las manos libres para planificar, dirigir y en su caso acompañar a las patrullas. Su primera tarea fue la asesorar al medio centenar de policías afganos que tenían su cuartel en el DC. Para empezar su jefe no estaba en la base, faltaba desde hacía días y nadie tenía conocimiento de donde podría encontrarse, ya que su ausencia era algo habitual. Al llegar a la comisaria se encontró a los policías drogados, con los ojos colorados y sonrisas estúpidas. Bastante descorazonador sabiendo que en una hora tendrían que acompañarle para realizar otra de sus tareas, una “shura” o reunión con los ancianos del poblado. Una de las pocas ventajas que podían aportar esos hombres era que al ser de la zona pertenecían al mismo sistema tribal existente y podían identificar fácilmente, mucho mejor que cualquier británico, a los individuos ajenos al poblado.

Ese sistema tribal era importante para la estabilidad de la zona. En Helmand predominaba la tribu Alizai -constituida por seis clanes mayores– que a su vez son una rama de los Noorzai, que junto con otras tribus conforman a los Durrani pastunes, dominantes en la zona sur de Afganistán fronteriza con Pakistán, siendo principales componentes y partidarios de los talibanes. Precisamente de la tribu Alizai era el antiguo gobernador de la provincia de Helmand -llamado Sher Mohhamed Akhundzada (SHA)– que estuvo en el cargo hasta que a principios de 2006 le fueron decomisadas nueve toneladas de opio en sus oficinas. Los varios centenares de hombres a nómina de SHA quedaron libres para unirse a las filas de quien quisiera contratar sus armas, como por ejemplo los talibanes.

Soldados del Royal Irish Regiment haciendo fuego de mortero durante un enfrentamiento nocturno en Musa Qala.

La patrulla al mercado de Sangin fue preparada para un más que probable contacto con el enemigo, con un platoon (lo que en España sería una sección) de soldados acompañados de francotiradores, ametralladoras, un equipo antitanque con misiles Javelin y los policías afganos, estos últimos en el centro de la formación para no arriesgarse.

Al llegar al lugar previsto, el antes bullicioso mercado se había transformado en un poblado fantasma. Los intérpretes afganos pudieron escuchar en las radios que los talibanes se estaban congregando para atacarles, por lo que en vista de la situación se ordenó volver a la base.

El ataque se produjo por la retaguardia con descargas de AK47s y disparos de RPGs, siendo rápidamente respondido por los soldados con sus fusiles de asalto y lanzagranadas. Por momentos se produjo un enorme caos mientras los suboficiales impartían órdenes y asignaban objetivos a los paracaidistas. Mientras la columna se retiraba en orden cubriéndose mutuamente, desde calles colindantes, casas y canales de riego abrían fuego contra los soldados y a su paso impactaban un sinfín de proyectiles. Para acabar de desengancharse de sus enemigos se solicitó apoyo aéreo y un avión arrojó una bomba contra una posición de los talibanes consiguiendo silenciarlos.

Salvados los últimos metros y de nuevo en la base, todavía con la adrenalina a tope, los jadeantes soldados pudieron por fin respirar aliviados y comentar entre ellos los sucesos. A los oficiales, aunque contentos por no tener bajas y por haber participado en un combate real, no se les pasaba que en el fondo el enemigo había conseguido su propósito de impedir la shura. De esta manera, sin poder realizar proyectos de mejora, los talibanes tenían la mejor baza.

Este tipo de patrullas fueron la tónica durante las siguientes semanas. Tras un mes en Sangin a la A Company le llegó el momento de ser relevada en el lugar por la B Company. Para ello TF Helmand ideó una operación. Un Chinook aterrizo en Sangin con suministros y al despegar llevaron al Major Jowett hasta un lugar del desierto donde le esperaba una columna de más de treinta blindados canadienses Light Armoured Vehicles (LAV). Estar en el desierto no significa que estés sólo, y las siempre presentes motocicletas afganas vigilaban desde la distancia los movimientos de los vehículos, que eran atacados con granadas de mortero cuando paraban en un lugar demasiado tiempo. Así continuaron hasta llegar a la Green Zone en donde la vegetación impidió que fueran fácilmente localizados.

Los canadienses se unieron a la B Company y a un convoy logístico para escoltar a ambos hasta Sangin. Con esa pantalla protectora y la aviación sobrevolando a la agrupación, los talibanes optaron por no interferir. Puede que no tengan miedo a morir, pero no son estúpidos y ya luchando con los rusos aprendieron que era preferible combatir cuando no tienes todas las posibilidades en contra.

Al regresar a Camp Bastion el Colonel Tootal informo a Jowett que tenía para él otra misión. Se haría cargo de la Easy Company para ocupar el DC de un pueblo llamado Musa Qala (“Fortaleza de Moisés”) y actuar como lo había hecho la A Company en Sangin. La cuestión es que no existía tal Easy Company en el batallón 3 Para. Las compañías de línea estaban ya comprometidas en distintas localidades y la recién llegada A Company quedaría como reserva táctica de la TF Helmand y se emplearía para poder establecer una rotación que les permitiera a todos tener periodos de descanso en Camp Bastion.

En Musa Qala el cuartel de la policía había sido asaltado por los talibanes y se había recibido una llamada de socorro. La TF envió a los Pathfinder, una unidad de elite de 25 hombres perteneciente a la 16th Air Assault Brigade. Al llegar al DC tuvieron que luchar duramente por cada edificio con los talibanes, hasta llegar a controlar completamente las instalaciones. La que parecía una misión de una sola jornada se convirtió en un prolongado asedio, permaneciendo durante 52 días, la mitad de ellos combatiendo para repeler los asaltos enemigos.

Fotografía aérea del District Center, con el puesto de mando “Álamo” en la parte central.

Dado que ese no era el papel de los Pathfinder dentro de la TF y su estancia se había alargado demasiado, fueron relevados el 26 de julio por el 1st Light Reconnaissance Squadron “Grifos” de los daneses y el Somme Platoon de los Royal Irish (formado a partir de la D Company, 1st Battalion, The Royal Irish Regiment). Juntos formaban una fuerza poderosa, con un centenar de vehículos blindados a los que los talibanes difícilmente podrían superar. Los ataques diarios a los que los defensores eran sometidos tocaron la fibra pacifista de los políticos daneses y no tardaron en llegar mensajes presionando a la TF Helmand para que en un plazo de 48 horas los sacaran de aquel infierno. Por eso se rebaño a las distintas unidades de la TF, para poder crear un esqueleto de compañía que fue denominada Easy Company.

La compañía, puesta bajo el mando del Major Jowett, estaría formada por el Somme Platton (ya en Musa Qala) y el Barrosa Platoon (B Company, 1st Battalion, The Royal Irish Regiment). A ellos se uniría una sección de morteros también de los Royal Irish, francotiradores de la A Company, observadores avanzados de artillería, Joint Terminal Attack Controler para dirigir ataques aéreos, un equipo Light Electronic War Troop (LEWT) con el fin de obtener inteligencia de las comunicaciones enemigas (ICOM), médicos de combate cualificados en el tratamiento de heridos y un cirujano para los casos más graves en los que no fuera posible la extracción con helicópteros. En total 88 hombres que pasarían casi dos meses asediados y sufriendo uno de los combates más duros vividos por el ejército británico en su larga historia.

A ellos se les unirían también medio centenar de policías de la Afghan National Standby Police ANSP que remplazarían a los de Musa Qala. Se trataba de personal procedente de otras regiones de Afganistán que por su propio interés no tenían ninguna intención en caer en manos de los talibanes, ya que su ejecución estaba asegurada.
Poco duró el descanso de la A Company, ya que formaron parte del plan de relevo de los daneses. Serian insertados en un lugar de la Green Zone colindante con el poblado. Procedentes del desierto se les uniría un escuadrón mecanizado estonio. Juntos presionarían al amanecer en dirección al poblado y tras despejar cualquier resistencia que encontrasen, avanzarían hacia el DC. La Easy Company cargada con todo su equipo volaría en un Chinook hasta el mismo pueblo y aterrizarían en la Helicopter Landing Site (HLS) colindante con el DC. Una vez instalados participarían en la operación de relevo de los daneses que comenzaría a primera hora de la tarde.

Partieron de Camp Bastion antes del amanecer y volaron con los instrumentos de visión nocturna los 30 minutos que les separaban de Musa Qala. Nada más poner pie en el DC y mientras sus hombres introducían el equipo en el interior, el Major Jowett decidió realizar una rápida inspección del perímetro, ya que en escasas horas sería el hombre responsable de evitar su perdida. Al contrario que en Sangin, el DC de Musa Qala era toda una pesadilla para planificar su defensa. Aquí no había barreras de Hesco, estando el DC delimitado por un muro de barro endurecido poco más alto que un hombre. Los puestos defensivos (sangar) estaban poco más que improvisados con sacos de arena y redes de camuflaje y no habían podido traer de Camp Bastion material para fortificarlos apropiadamente.

En el interior del DC había varias casas que servían como puesto de mando, centro médico, puesto de observación, etc., pero la única edificación destacable estaba situada en el centro del DC, un bloque de 2-3 plantas que habían apodado “El Álamo”, ya que en caso de que los atacantes superaran el muro y entraran en la base era donde se tenía previsto realizar la última defensa. Entre las casas se habían dispuesto obstáculos que permitiesen ser usados como cobertura cuando tuvieran que desplazarse por el interior del DC.

Tropas británicas aproximándose a pie a la ciudad de Musa Qala en Agosto de 2006.

Por si eso era poco, en vez estar fuera del pueblo y de tener campos despejados que impidieran a sus enemigos acercarse sin ser vistos, como en Sangin, aquí estaban en el interior de la población rodeados por infinidad de casas, calles, tiendas, etc. Apenas les separaban 25 metros de todo un entramado de edificaciones que podrían facilitar los movimientos enemigos y permitirles llegar ocultos al alcance de las granadas de mano. Aquello podía convertirse en un paraíso para el atacante y en el peor de los infiernos para los hombres allí atrapados.

Por último, lo peor de

(Continúa...)

Este artículo es exclusivo para suscriptores de Ejércitos. Si desea leer el texto completo, puede suscribirse haciendo click aquí.