La DSCA aprueba la venta a Taiwán de 66 F-16C/D Block 70 por 8.000 millones de dólares

El contrato incluye capacitación, mantenimiento, repuestos, material auxiliar y armamento

F-16 C/D Block 70

  • La DSCA aprueba la venta a Taiwán de 66 F-16C/D Block 70 por 8.000 millones de dólares.
  • El visto bueno de la agencia se produce después de meses de dudas por parte de la administración norteamericana acerca de si era adecuado suministrar los F-35 a Taiwán o si, por el contrario, era más sensato ofrecer variantes avanzadas de los F-16.
  • Finalmente se ha impuesto esta última opción por motivos de seguridad, ya que se teme que en la isla haya más de 5.000 espías de la República Popular de China infiltrados a todos los niveles, lo que podría poner en peligro la seguridad de componentes y tecnologías clave de los F-35, en caso de haber llegado al país.
  • El contrato incluye capacitación, mantenimiento, repuestos, material auxiliar y armamento.

Después de meses de dudas acerca del tipo de aparato que los EE. UU. suministraría a Taiwán y del nivel de implicación de la potencia norteamericana respecto a la seguridad de la isla, al fin la DSCA (Agencia de Exportación de Armamentos de los EE. UU.) ha dado el visto bueno a la venta de 66 cazabombarderos Lockheed Martin F-16 C/D Block 70, la variante más avanzada de este aparato y que en los últimos tiempos está siendo vendido a países como Bulgaria o Eslovaquia.

Como es habitual en la DSCA, se ampara en que el nuevo contrato es consistente con la ley y la política de los EE. UU. y justifica la venta en la contribución que estos aparatos pueden hacer para mantener una capacidad defensiva creíble y mejorar la seguridad, la balanza de pagos y el progreso económico en la región.

Los EE. UU. dan el primer paso para suministrar a Taiwán 108 carros de combate M1A2 Abrams y cientos de misiles Tow, Javelin y Stinger

También se alude a que Taiwán es actualmente usuario de los F-16A/B, así como a que los nuevos aparatos permitirán mejorar la interoperabilidad entre las Fuerzas Armadas estadounidenses y las taiwanesas.

El contratista principal será Lockheed Martin, con sede en Bethesda y, por el momento, no se conoce que se hayan firmado acuerdos de compensación industrial de ningún tipo, aunque es posible que lleguen a cerrarse a la firma definitiva del acuerdo, que deberá llevarse a cabo tras una ronda de negociaciones entre ambos gobiernos.

El documento aprobado por la DSCA no solo recoge la entrega de 66 aviones F-16C / D Block 70, sino que también incluye, entre otras cosas:

  • 75  motores.
  • 75 sistemas Link-16.
  • 75  radares AESA APG-83.
  • 75 computadoras de misión modular 7000AH.
  • 75 GPS / INS integrados LN-260.
  • 75 cañones M61 Vulcan de 20 mm.
  • 138 Lanzadores multipropósito.
  • 6 FMU-139D.
  • 6 FMU-139D / B.
  • 6 FMU 152.
  • 6 MK-82.
  • 3 kits KMU-572 (JDAM).
  • 75 suites de contramedidas AN / ALE-47.
  • 120 señuelos ALE-50 o equivalente.
  • 75 APX-126.
  • 75 suites de guerra electrónica AN / ALQ-211 A (V) 4 Suite de guerra electrónica (AIDEWS).
  • 150 radios ARC-238.
  • 73 dispositivos criptográficos COMSEC KIV-78.
  • 3 Sistemas de Planificación de Misión (JMPS).
  • 27 sistemas de señalización montados en cascos (JHMCS) II con compatibilidad con dispositivos de visión nocturna (NVD) o sistemas de señalización montado en casco Scorpion Hybrid Optical-based Inertial Tracker (HOblT) con compatibilidad NVD.
  • Repuestos, reparación, equipos de soporte, equipos de pruebas.
  • Capacitación del personal.
  • Manuales de vuelo y táctica.
  • Publicaciones y documentación técnica.
  • Bastidores de bombas.
  • Equipos de soporte vital (PLSE) para el piloto;
  • Dispositivos de entrenamiento en tierra (incluidos simuladores de vuelo y de mantenimiento).
  • Construcción de instalaciones.
  • Servicios de poyo a la ingeniería.

Pese a todo, aunque sin duda los nuevos aparatos servirán para mejorar en muchos enteros la capacidad disuasiva taiwanesa frente a la República Popular de China, no es lo que el pequeño país quería. El visto bueno de la DSCA se ha producido después meses de dudas por parte de la administración norteamericana acerca de si era adecuado suministrar los F-35 a Taiwán o si, por el contrario, era más sensato ofrecer variantes avanzadas de los F-16.

Taiwán da a conocer sus nuevas armas

Finalmente se ha impuesto esta última opción por motivos de seguridad, ya que se teme que en la isla haya más de 5.000 espías de la República Popular de China infiltrados a todos los niveles, lo que podría poner en peligro la seguridad de componentes y tecnologías clave de los F-35, en caso de haber llegado al país.

En cualquier caso, esta venta supone reforzar notablemente la cooperación militar entre ambos países y también un espaldarazo por parte de Washington a la independencia de la isla, una política que Trump ha seguido desde su llegada al poder y que se ha materializado en acciones concretas, como la venta de 108 carros de combate Abrams, así como de cientos de misiles antitanque.