El Pentágono cancela el programa del interceptor antimisiles RKV

El contrato, adjudicado a Boeing, estaba valorado en 5.800 millones de dólares

Infografía de lo que debería haber sido el futuro RKV. Fuente - Raytheon.

  • El Pentágono cancela el programa del interceptor antimisiles RKV (Redesigned Kill Vehicle), un interceptor cinético contra misiles balísticos.
  • El contrato, adjudicado a Boeing, estaba valorado en 5.800 millones de dólares.
  • Tras la cancelación, se pondrán a trabajar inmediatamente en la búsqueda de un nuevo interceptor que sustituya al RKV.

Boeing está viviendo el que quizá es el peor año de su historia. Después de los problemas registrados en su división de aviones civiles, el Pentágono ha acelerado los trámites para cancelar un contrato valorado en 5.800 millones de dólares y destinado a diseñar y construir un interceptor cinético contra misiles balísticos. La cancelación se lleva a cabo después de numerosos problemas y retrasos que habían provocado un gran descontento entre los oficiales del Departamento de Defensa encargados de fiscalizar el programa.

Estabilidad estratégica

La decisión de Michael Griffin -subsecretario de investigación e ingeniería- de cancelar el programa RKV entra en vigor hoy, jueves 22 de Agosto y se produce después de que se emitiese una orden de suspensión el pasado mes de mayor. En palabras del propio Griffin:

«Terminar con el programa fue lo más responsable.Los programas de desarrollo a veces encuentran problemas. Después de analizar estos problemas con diligencia decidimos que el camino que estábamos siguiendo no sería fructífero, por lo que hemos decidido abandonar dicho camino. Esta decisión no hace sino reforzar nuestra intención de obtener el máximo rendimiento de cada dólar aportado por el contribuyente y gastado en defensa ”.

El RKV fue un ambicioso programa valorado en 5.800 millones de dólares y asignado a Boeing como contratista principal (Raytheon se encargaba de la construcción física de los interceptores) y que pretendía mejorar los actuales interceptores exo-atmosféricos o EKV. En ambos casos se trata de sistemas diseñados para defender el territorio continental de los EE. UU. (CONUS) ante ataques balísticos.

Supremacía Nuclear

No está claro cuáles serán los próximos pasos para reemplazar al actual EKV, pero desde el Departamento de Defensa se espera que la cancelación de este programa no afecte al ritmo de instalación de nuevos interceptores contemplado en el programa GBMD y que espera pasar de las actuales 44 unidades a 64 interceptores basados en California y Alaska en los próximos años.

Ocurra lo que ocurra, parece claro que tanto Boeing como Raytheon deberán participar en el programa que sustituya al RKV, dado que son pocas las empresas con la experiencia y recursos suficientes como para pelear por estos programas. De hecho, en el caso de Raytheon, es la única empresa que posee una fábrica especializada en la fabricación de interceptores cinéticos, por lo que su entrada en el próximo programa parece garantizada.

Clausewitz y la Estrategia Nuclear posnuclear

Mientras tanto, el portavoz de la MDA (Missile Defense Agency), Mark Wright, dijo en un comunicado que la decisión de cancelar el programa:

«Subraya la importancia del proceso de investigación, desarrollo, pruebas y evaluación del DoD. Un proceso que permite la identificación de problemas en un entorno de pruebas antes de que se implementen. Tomaremos las lecciones aprendidas y las aplicaremos en el nuevo concurso”.

Lo cierto es que los problemas no han sido pocos. Si en un principio el programa contemplaba la primera prueba para este año y el primer lanzamiento para 2020, a principios de 2019 se cambiaron las estimaciones y se asumió que el primer lanzamiento no sería posible antes de 2025.

Problemas por otra parte que son comunes en este tipo de programas. Sin ir más lejos el actual EKV ha registrado 8 fallos en 19 lanzamientos, una tasa de efectividad bastante baja para un sistema que debe servir de escudo a los EE. UU. y ayudar en su política de disuasión.