Carros ligeros

Un concepto en auge

Las unidades españolas de Caballería disponen de 84 VRC-105 “Centauro”, que recibieron a partir del año 2000. En la actualidad, el “Centauro II” con cañón de 120 mm está siendo producido para Italia, aunque no llegará a España. Fuente - Ministerio de Defensa de España.

 

Carros Ligeros

Un concepto en auge

 

Por Francisco P. Fernández Mateos

Coronel de Caballería (r)

 

Si buscamos la definición de carro ligero, probablemente nos encontremos con afirmaciones como que se trata de un vehículo acorazado diseñado, inicialmente, para realizar movimientos rápidos y, actualmente, es utilizado sobre todo en operaciones de reconocimiento o para ser proyectados en apoyo a fuerzas expedicionarias, en las que es difícil integrar carros más pesados.

Si bien la definición anterior puede darse por válida en buena medida, lo cierto es que los carros ligeros no siempre han sido empleados para las mismas misiones e, incluso, a menudo han sido, y siguen siendo, renombrados con denominaciones bastante confusas como “carro rápido”, “carro crucero”, “sistema de cañón móvil – MGS”, “sistema de cañón acorazado – AGS”, “vehículo de reconocimiento y combate con cañón de 105 mm – VRC 105”, “vehículo contracarro o cazacarros”, “vehículo blindado de ruedas”, “vehículo con gran potencia de fuego, protegido y móvil – MPF”, “vehículo de combate móvil – MCV”, etc. De hecho, estas denominaciones tan variopintas se deben a que, a raíz de la guerra de Vietnam, los carros ligeros cayeron en desgracia, aunque la verdad es que esa mala reputación se debió a que fueron utilizados de forma pésima. De ahí, que se evitara a toda costa (como todavía se hace) la denominación correspondiente a su uso real, que no era sino el de verdaderos carros ligeros.

Carros Renault “FT-17” del Regimiento de Carros nº 2 desfilando por el Coso zaragozano antes de la guerra civil. A pesar de su antigüedad, el “primer carro moderno” permaneció en servicio hasta la SGM.

Antes de meternos de lleno a repasar los modelos existentes en la actualidad, intentaré responder a las siguientes preguntas: ¿qué es realmente un carro ligero?, ¿cuáles deben ser sus principales características? y ¿para qué se puede utilizar un carro ligero? La realidad es que no existe una única respuesta, entre otras razones porque desde la aparición de los Renautl FT-17 franceses y Whippet británicos, en los campos de batalla de la PGM, los carros ligeros han sido fabricados por razones muy diferentes y, además, cada ejército ha desarrollado su propio empleo táctico, que también ha cambiado a lo largo de los años. Por consiguiente, no existe una norma fija drespecto a su diseño ni, desde luego, acerca de su uso. Veamos algunos datos interesantes.

Aunque no fue adquirido por el Ejército norteamericano, el “T-3” de Christie sirvió de base para los carros crucero británicos y los carros rápidos “BT” soviéticos.

Atendiendo a lo dicho al principio, sí consideramos que los carros ligeros fueron ideados inicialmente para realizar movimientos rápidos. Recordemos que el Renault FT-17 que, para muchos autores fue el primer carro moderno de la historia, marcando en diferentes aspectos el diseño de los modelos posteriores, alcanzaba una velocidad máxima, nada menos que de…7 Km/h. Hasta tal punto fue importante esa velocidad que una de las primeras operaciones realizada por la Compañía de Carros de Infantería española en el Norte de África, terminó en un verdadero fracaso cuando los carros acabaron ametrallando a la infantería que los acompañaba,… y que los había adelantado mientras cruzaban un banco de niebla. Tras esa y otras actuaciones desgraciadas desarrolladas en marzo de 1922, la compañía fue relegada a funciones secundarias, aunque muy pronto se granjeó la simpatía de los mandos de unidad, sobre todo cuando las tripulaciones consiguieron el necesario nivel de instrucción. De hecho, hasta el final de la guerra de Marruecos participaron en numerosas acciones exitosas, incluido el desembarco de Alhucemas, si bien las barcazas que transportaban los carros quedaron encalladas muy lejos de las playas, lo que impidió la actuación de la compañía en las primeras acciones posteriores al desembarco.

El tren de rodaje es, sin lugar a dudas, uno de los temas más controvertidos de los carros ligeros, a pesar de que los actuales blindados 8×8 poseen casi la misma movilidad que los de orugas.

Por otra parte, la fabricación del FT-17 se debió, más que a sus prestaciones, a su bajo coste y facilidad de construcción, lo que permitió que lo fabricaran en grandes cantidades (más de 3.000), de manera que podían realizarse ataques masivos de unidades acorazadas para penetrar en las posiciones enemigas, avanzando hasta la retaguardia. Es decir, aunque no estaban capacitados para asaltar las posiciones defensivas protegidas con fosos, alambradas, obstáculos diversos, etc, podían desbordar esas posiciones e impedir una defensa eficaz. En realidad, como pudo verse ya en la SGM, ni siquiera los carros más pesados deben usarse contra posiciones organizadas, sobre todo tras la aparición de las variadas armas contracarro. Un claro ejemplo es la batalla de Kursk, de la que un oficial del Estado Mayor de una División Panzer llegó a decir: «El Ejér­cito alemán quemó sus mejo­res bazas para la guerra móvil, al enfrentarse a los rusos en un terreno elegido por éstos…, el Mando no podía haber pensado en nada mejor que lanzar nuestras magníficas divisiones Panzer, contra la fortaleza más ­protegida del mundo.»

Por otra parte, a lo largo del tiempo, cada país diseñó y experimentó con sus propios vehículos, cuyas características se debían más a las posibilidades técnicas y económicas que a su posible utilización. Por ejemplo, dejando aparte los carros más pesados usados para el choque y la ruptura, las unidades de Infantería y de Caballería francesas del período entreguerras, utilizaban carros con diferentes funciones (como apoyo a la infantería y para reconocimiento y seguridad), pero que eran realmente modelos ligeros y muy parecidos entre sí (comparemos las diferencias entre el Renault R-35 y el Hotchkiss H-35, inicialmente diseñado también para infantería), aunque fueran denominados de maneras diferentes. Los rusos y británicos, por ejemplo, introdujeron sus carros rápidos BT y cruceros, basados en gran medida en los modelos del norteamericano Christie que, inicialmente, podían circular sobre ruedas u orugas, si bien los británicos desecharon esa posibilidad. De hecho, el excelente T-34 fue resultado de la natural evolución de los carros rápidos (Bystrochodni Tankov).

Carro ligero “Anders” diseñado a partir de un casco “CV90” y una torre Cockerill con cañón de 105 mm o una de nuevo cuño con un arma de 120 mm.

Otro ejemplo, cuando el Ejército alemán inició la invasión de Francia solamente disponía de 349 Pzkw III y 287 Pzkw IV, perteneciendo la mayor parte de ejemplares a los modelos ligeros Pzkw I (724), Pzkw II (965), LT-35 (143) y LT-38 (238), siendo el último de ellos el único aceptable con su cañón de 37 mm. Por supuesto, podríamos citar otros muchos ejemplos, aunque no lo creo necesario, ya que ha quedado perfectamente claro, que hasta los últimos años de la SGM, ningún ejército tenía realmente claras las diferencias entre los tipos de carros que, años más tarde, fueron clasificados en ligeros, medios y pesados.

Curiosamente, en la actualidad, sobre todo a raíz de la aparición de las Brigadas Stryker con su MGS, los carros ligeros (aunque reciban otra denominación) están volviendo a utilizarse como apoyo de fuegos para las unidades de infantería. Aunque para muchos, entre los que me incluyo, no deja de ser una aberración, lo cierto es que se trata de una tendencia actual con plena vigencia, y válida solamente si disponemos de suficientes vehículos para realizar el resto de funciones (exploración, reconocimiento, protección y seguridad, combates de encuentro, etc).

Con la adquisición del “Ajax”, los británicos también se han decantado a favor de un blindado de reconocimiento dotado de un cañón de 40 mm y un lanzamisiles contracarro.

Una de las definiciones más completas sobre el carro de combate podría ser la siguiente: Arma autopropulsada, acorazada, esencialmente ofensiva, apta para moverse en todo terreno (realmente, debería ser “terreno variado”) y realizar fuegos rápidos, potentes y precisos en cualquier dirección, produciendo gran efecto de choque. A partir de aquí, desde mi punto de vista, podemos definir el carro ligero como:

«Arma autopropulsada, con protección acorazada adecuada a sus funciones, esencialmente ofensiva, con buena movilidad táctica y gran posibilidad de proyección por cualquier medio, incluidos los aéreos, y apta para realizar fuegos rápidos, potentes y precisos en cualquier dirección, y con cierta capacidad para enfrentarse a los carros más pesados».

De acuerdo con la definición descrita, podemos concluir que las principales características de todo carro ligero deben ser las siguientes:

  • Grupo motriz.- Con suficiente potencia para proporcionarle una alta velocidad y posibilidad, gracias a su transmisión de tipo automático, de moverse con gran agilidad por terrenos variados y subir/bajas grandes pendientes, así como cruzar todo tipo de obstáculos.
  • Tren de rodaje y suspensión.- Este es, sin lugar a dudas, uno de los puntos más controvertidos ya que, si bien para los carros más pesados tiene que ser forzosamente de orugas ya que las ruedas tienen grandes limitaciones, cada vez existen más modelos ligeros montados sobre chasis de ruedas que, además de su coste (de fabricación y del mantenimiento posterior), ofrece otras ventajas como son: Posibilidad de realizar grandes desplazamientos, a gran velocidad, y por sí mismo o transportado por cualquier medio de transporte (camión, tren, barco, avión…); menor desgaste por el uso, lo que facilita un empleo más intenso y durante más tiempo; reducción de las tareas de mantenimiento; facilidad para realizar la instrucción de tripulantes que, además, pueden servir para otras versiones de la misma familia (especialmente los conductores); etc. Por otra parte, la tecnología actual (inflado automático de los neumáticos, diferenciales autoblocantes, contravirado de las ruedas, neumáticos de tipo impinchable, etc) permite la construcción de blindados con una movilidad muy similar a la proporcionada por la tracción de orugas.
  • Potencia de fuego.- Deberá montar una torre totalmente giratoria dotada, al menos, de un cañón lo más potente posible (ya hay modelos con armas de 120 mm) y una o varias ametralladoras de protección inmediata. Por supuesto, integrará un sistema de lanza-artificios que, aparte de botes de humo, es conveniente que disponga de artificios para otros usos (anti-infrarrojos, rompedores para defensa próxima, iluminantes, perturbadores de misiles, etc). Para disminuir su perfil y aumentar la supervivencia de los tripulantes, es bastante probable que, en algunos modelos, la torre sea sustituida en el futuro por una estación de armas, de manera que todos los tripulantes vayan alojados en el casco. Como ejemplo, el MGS Stryker, además del pesado Armata ruso, si bien el primero de los dos, realmente utiliza una torre de bajo perfil, de manera que los tripulantes van alojados dentro de su canasta, pero a la altura del techo de la barcaza. Personalmente, quizás por la deformación profesional sufrida durante mis 4 décadas de servicio ejerciendo de “jinete”, me inclino sin lugar a dudas por una torre elevada, ya que para la realización de las misiones típicas de exploración, reconocimiento, seguridad…, la situación de los tripulantes a la altura del casco disminuye bastante su visibilidad pues, por muy buenos que sean los equipos ópticos, difícilmente se conseguirá la misma visión de conjunto (o visión perimetral, o conciencia situacional, como se dice ahora) y, menos aún la rapidez, de una simple ojeada desde la parte superior de la torre. Pero, en fin, supongo que son simples preferencias. Por otra parte, debemos citar que tanto los franceses como los británicos, parece ser que han abandonado la idea de mantener carros ligeros con cañón, por otros vehículos como el Jaguar y el Ajax, lo cual me parece un error, por lo menos desde el punto de vista económico y de la disponibilidad de municiones. Solo a titulo anecdótico, hay que tener en cuenta que un misil de tercera generación, como los que utilizan los vehículos citados, tiene un precio equivalente al de 5 o 6 granadas de cañón de 120 mm, al tiempo que ocupan mucho más espacio dentro del vehículo, por lo que la cantidad transportada ha de ser forzosamente inferior. Además, por muy potente que sean las granadas telescópicas de 40 mm, nunca podrán igualarse a las de 120 mm tanto para batir carros pesados como otros objetivos diferentes como búnkeres, posiciones defensivas, edificios, personal al descubierto, etc. Pero, en fin, son tendencias que ya veremos hacia dónde nos llevan.
  • Protección.- Obviamente, por razones de peso, la protección ha sido tradicionalmente el punto más débil de los carros ligeros, especialmente en los modelos de ruedas, si bien los modelos 8×8 admiten ya hasta un máximo de unas 35 toneladas. Por consiguiente, además de la baja silueta y gran agilidad típica de los blindados ligeros, están estudiándose diferentes soluciones, similares a las empleadas en los carros más pesados, destinadas a aumentar su grado de protección sin que su peso sea excesivo. Entre esas soluciones, cabe incluir desde los sistemas activos (ver Número 2) hasta el uso masivo de detectores de alerta electromagnética y, desde luego, la introducción de corazas ligeras de nuevos materiales.

Como ya expuse al tratar el tren de rodaje, el uso de plataformas de ruedas, es el punto más discutido de los carros ligeros. Por ello, me parece oportuno citar las conclusiones a las que llegamos los componentes del equipo nombrado por la BRC “Castillejos II”, que tuve el honor de liderar, tras llevar a cabo un completo plan de pruebas de tres meses de duración (de octubre a diciembre de 2000) con la finalidad de comprobar si el carro ligero Centauro (VRC-105 para el Ejército español), podía sustituir eficazmente a los AMX-30 EM2 que, en aquel momento, prestaban servicio en los tres Regimientos de la Brigada. Pero, ojo, quiero insistir en este punto porque, en aquella ocasión, algunos componentes del Estado Mayor, dijeron que la comisión de las pruebas había llegado a la conclusión de que los Centauro podían sustituir a los AMX-30 EM2, en todas las unidades de la Brigada, lo cual era totalmente falso y, sinceramente, no creo que fuera un error, sino de forma totalmente intencionada. Lo que decía el informe es que los Centauro estaban capacitados para actuar en las Unidades Ligeras Acorazadas junto a los VEC que, no olvidemos son de configuración 6×6, por lo que su movilidad es, forzosamente, inferior a la de aquéllos. En aquel momento, las Secciones Ligeras Acorazadas estaban constituidas por 2 carros y 5 VEC, de manera que los primeros tenían que regular su velocidad con respecto a los segundos. Por otra parte, las unidades de reconocimiento y/o seguridad, y las pesadas también, marchan normalmente a caballo de las carreteras y caminos, por lo que la movilidad, si bien es importante, no siempre es imprescindible. De hecho, muchos Ejércitos utilizan vehículos de reconocimiento de movilidad limitada, como los de tracción 4×4 Fennek germano-holandés, VBL francés, Aligator eslovaco, Cobra turco, Hawkei australiano, etc.

“K-21-105” surcoreano. Como norma general, todo carro ligero debe incorporar un potente cañón con cierta capacidad para destruir a los carros más pesados, si bien algunos Ejércitos como el francés y el británico tienden a diseñar vehículos con cañones medios y lanzamisiles contracarro.

Como dato a considerar, el Ejército francés decidió adquirir el VAB en configuración 4×4, teniendo en cuenta que, según sus datos, en un conflicto desarrollado en Europa Central, los blindados de tracción 6×6/8×8 tendrían dificultades para moverse en un 10% de las ocasiones, dato que no es significativamente mucho mayor que en el caso de los vehículos sobre orugas. Además, como ya hemos citado anteriormente, “la guerra no se hace campo a través, sino a lo largo de las vías de comunicación y, en determinadas circunstancias, por terreno variado”.
Para responder a la pregunta sobre el empleo de los carros ligeros, como hemos visto, a lo largo de la historia, han desarrollado todo tipo de funciones, sustituyendo incluso a los modelos más pesados. Sin embargo, la tecnología actual permite la realización de modelos muy diversos que pueden cubrir las variadas preferencias y posibilidades económicas de sus usuarios, de manera que, según las circunstancias, pueden cumplir o ser utilizados en las siguientes funciones:

  • Formar parte, junto a otros vehículos más ligeros, de fuerzas específicas para cumplir misiones de reconocimiento y seguridad, integradas en unidades de tipo pesado o medio. Como regla general, deberán rehuir el combate, especialmente si el enemigo dispone de formaciones acorazadas potentes.
  • Constituir el conjunto de mayor potencia de las unidades de tipo medio o ligero, donde podrán ser utilizados realizando las funciones típicas de los carros medios/pesados, integrando formaciones de carros o acorazadas, o bien distribuidos entre las diferentes formaciones tipo batallón, por ejemplo, para efectuar apoyo de fuegos en beneficio del resto de fuerzas. Este tipo de unidades han proliferado en los últimos años, dado el auge experimentado por las operaciones de paz o de tipo asimétrico, siendo un claro ejemplo el ya citado MGS Stryker, diseñado expresamente como apoyo a las Brigadas de su mismo nombre.
  • Numerosos ejércitos de segunda línea, que no poseen medios económicos suficientes, a menudo utilizan carros ligeros constituyendo fuerzas más o menos acorazadas, lo cual puede ser perfectamente lógico, sobre todo si no tienen ningún posible enemigo que disponga de fuerzas potentes. Un caso especial es el Ejército argentino, cuyo principal carro es el TAM (Tanque Argentino Mediano) que, a pesar de su denominación, debería ser incluido entre los carros ligeros y, no digamos ya, el resto de modelos que han empleado desde hace décadas, el AMX-13 y el SK-105 Kürassier (ver Número 10). Por supuesto, todos estos vehículos están integrados en unidades de carros y acorazadas. Para los legos en la materia, la diferencia entre una unidad de carros es aquella que sólo dispone de ese tipo de vehículos, mientras que la acorazada es la que integra diferentes tipos de unidades (carros, mecanizadas, etc), pero con preponderancia en carros. Por ejemplo, un batallón con tres compañías de carros será de carros, mientras que otro dotado de dos compañías de carros y una mecanizada, será acorazado.
  • Un caso muy específico es el de los modelos desarrollados expresamente para dotar a las unidades aerotransportadas o paracaidistas, y a las de desembarco anfibio, ya que deben poseer unas características muy concretas, al tiempo que sólo unos pocos Ejércitos tienen suficientes medios para disponer de ellos. Dos claros ejemplos, son el ruso y el chino, como ya veremos.

Y sin más preámbulos, a continuación haremos un breve repaso de los carros ligeros actualmente en servicio, siguiendo para ello, el orden alfabético de sus países de origen.

Dadas las limitaciones debidas al peso, los carros ligeros del futuro dispondrán de sistemas de protección activa, como el “ADS” alemán que cabe apreciar rodeando el casco de este “CV90120”.

 

 

Carros Ligeros en la actualidad

En este breve repaso únicamente se hace referencia a aquellos modelos más representativos, obviando por ejemplo aquellos que están todavía en fases demasiado tempranas de su desarrollo o los modelos con una producción anecdótica.

Prototipo “TH-400”. Las fuerzas acorazadas alemanas no han contado con ningún carro ligero desde la SGM, si bien las empresas de ese país han desarrollado algunos modelos para exportación.

 

 

Alemania

Desde la SGM no ha integrado carros ligeros entre sus fuerzas; de hecho, hasta hace unos años, las unidades de reconocimiento disponían de Leopard, al igual que las acorazadas. Sin embargo, eso no quiere decir que sus empresas no hayan diseñado diferentes carros ligeros que, a la hora de la verdad, sólo se han dedicado a la exportación. Entre los modelos más destacados encontramos los siguientes: TH-301, de la familia Marder, que fue diseñado a mediados de los 70 por la firma Thyssen Henschel (actualmente integrada dentro del grupo Rheinmetall) para participar en el concurso argentino que dio lugar al TAM; la misma empresa desarrolló en la siguiente década, una familia compuesta por 3 vehículos de ruedas denominados TH-200 (4×4 y 9 ton.), TH-400 (6×6 y 25 ton.) y TH-800 (8×8 y 35 ton.), con diferentes cañones de hasta 90, 105 y 120 mm, respectivamente que, si bien no fueron construidos en serie, sirvieron para el desarrollo del conocido Rooikat sudafricano.

A principios de este siglo, Rheinmetall ofreció el Nuevo Vehículo Blindado de Ruedas o NAWV, derivado del TH-400 (R-400 actualmente) aunque de tracción 8×8, con 20 toneladas de peso y cañón de 105 mm, que tampoco ha sido adquirido hasta ahora; y por último, en la exposición Eurosatory 2012, fue presentado un Marder mejorado con la torre HITFACT del Centauro italiano y cañón de 105 mm, que podría ser sustituido por el nuevo modelo de 120 mm.

Último proyecto alemán consistente en un chasis “Marder” modernizado y una torre HITHACT del “Centauro” italiano.

 

 

Argentina

Utiliza básicamente tres carros que podemos considerar ligeros, el TAM (aunque lo denominen Mediano) así como el AMX-13 francés y el SK-105 Kürassier austriaco. En 2003, el Ejército argentino decidió realizar 40 carros usando las torres de los anticuados AMX-13, convenientemente revisadas, y adquiriendo un total de 40 barcazas en Austria; sin embargo, a finales de 2005, fue abandonado el proyecto cuando sólo habían terminado 5 ejemplares, incluido el prototipo. Por otra parte, en 2015,

(Continúa...)

Este artículo es exclusivo para suscriptores de Ejércitos. Si desea leer el texto completo, puede suscribirse haciendo click aquí.