Serbia recibirá en los próximos meses nueve drones chinos Wing Loong II

UCAV MALE chino Loong Wing II

  • Serbia recibirá en los próximos meses los primeros seis sistemas Wing Loong II de orígen chino, que permitirán aumentar notablemente las capacidades ISR de sus Fuerzas Armadas.
  • El contrato, firmado en septiembre de 2018, contempla una opción para adquirir hasta nueve unidades adicionales, con lo que el país balcánico podría llegar a contar hasta con 15 sistemas.
  • Es la primera vez que la República Popular de China logra introducir este tipo de sistemas en un país europeo.

El Ejército de Serbia recibirá en los próximos meses un total de nueve aviones no tripulados armados (UCAV o  Unmanned Combat Aerial Vehicle) construidos en China en la que será la primera ocasión en que aparatos no tripulados de origen chino entren en servicio en un país europeo.

Además de este pedido inicial, Belgrado ha firmado una posibilidad de compra de una quincena de unidades adicionales que se ejecutará -o no- en función del rendimiento de un aparato que ha entrado en servicio en los últimos años en países como Arabia Saudita, Egipto, Nigeria, Uzbekistán o Pakistán, que recientemente ha adquirido 48 ejemplares en la que ha sido la mayor venta de este modelo hasta la fecha.

Armas Autónomas

La orden de compra serbia, firmada en septiembre de 2018, contemplaba la adquisición de 16 ejemplares de un drone armado que, por la descripción que se hacía, solo podía ser el Wing Loong AD o el Wing Loong II, algunos de los productos más exitosos de cuantos exporta la República Popular de China en el sector militar. Con esta venta, el gigante asiático se anota un importante tanto, al penetrar por primera vez en Europa y al hacerlo además en un país que hasta el momento ha dependido -de hecho, sigue haciéndolo- de las ventas de equipo militar y de las donaciones de armamento hechas por la Federación Rusa. Por otra parte, y esto es importante para un país como Serbia, que tradicionalmente ha contado con una boyante industria militar, los nuevos aparatos serán ensamblados pese a que la fabricación de los componentes se llevaría a cabo en China.

Beijing se ha involucrado cada vez más económicamente en Serbia y en otras partes del Sur y el Este de Europa como parte de su campaña global OBOR (One Belt, One Road) conocida como Nueva Ruta de la Seda y que contempla no solo la construcción de nuevas infraestructuras de comunicaciones como carreteras, ferrocarriles y puertos, sino también aumentar su influencia política y económica sobre las naciones receptoras de su ayuda.

La Nueva Ruta de la Seda

Como es lógico, en la sede del Mando Europeo de  las Fuerzas Armadas de los EE. UU., en Stuttgart, los funcionarios estadounidenses han expresado su preocupación por los últimos movimientos chinos, que van más allá de la venta de un puñado de drones y que le han llevado por una parte a comprar participaciones en numerosos puertos europeos (en Italia, Grecia o España, sin ir más lejos), así como por las crecientes ambiciones árticas del país asiático, esbozadas en el nuevo plan de la «Ruta de la Seda Polar».

Volviendo sobre el Wing Loong, se trata de un aparato de los conocidos como MALE (Medium-Altitude Long-Endurance), ha sido diseñado y es producido por el gigante aeronáutico chino CAIC (Chengdu Aicraft Industry Group) y desde hace un par de años cuenta con la posibilidad de lanzar bombas de caída libre y misiles aire-tierra. Con una envergadura de 14 metros, una longitud de 9  y una altura de 2,77, es capaz de volar durante más de 20 horas a una velocidad de 288 kilómetros por hora y con un techo de servicio de 5.000 metros, transportando hasta una tonelada de bombas. Además, está dotando con una moderna aviónica y con potentes sistemas optrónicos que le permiten realizar tareas de observación y designación de objetivos en prácticamente cualquier condición climática o de luminosidad.