Babcock contruirá las nuevas fragatas Type 31e de la Royal Navy

La construcción de los nuevos buques supondrá una inversión de 1.250 millones de libras y serán ensamblados en las instalaciones que la empresa posee en Rosyth, al norte de Edimburgo

Infografía del diseño "Arrowhead 140" en el que Babcock basará las futuras Type31e. Fuente - Babcock.

  • Como adelantamos hace unos días, el consorcio liderado por Babcock, que era el favorito del Ministerio de Defensa británico, contruirá las nuevas fragatas Type 31e para la Royal Navy.
  • La construcción de los nuevos buques supondrá una inversión de 1.250 millones de libras y serán ensamblados en las instalaciones que la empresa posee en Rosyth, al norte de Edimburgo.
  • La carga de trabajo permitirá reflotar la economía de una región y un sector que está pasando por duros momentos ahora que se agota la carga de trabajo derivada de la construcción de los portaaviones de la clase Queen Elizabeth.

El consorcio liderado porBabcock International ha ganado la competición para construir cinco nuevas fragatas Type 31e para la Royal Navy, asegurando cientos de empleos para los astilleros británicos, incluidos los Irlanda del Norte y Escocia.

El resultado del concurso, que además de por las bondades del producto de Babckock, debe leerse en clave interna, permitirá asegurar la supervivincia, entre otros, de los constructores Harland & Wolff, de Belfast y Ferguson Marine Engineering, a punto de ser adquirida por el gobierno escocés después de entrar en quiebra el pasado mes de agosto. Ambas pertenecen al consorcio Babcock que ahora podrá desviar a dichos astilleros buena parte de la carga de trabajo de las nuevas fragatas.

Navantia desvelará en DSEI su propuesta de buque logístico para la Royal Navy

La decisión no es de extrañar, pues aunque los tres proyectos presentados tendrían un fuerte impacto en el sector naval británico, ninguno alcanzaba en ese sentido las promesas del diseño de Babckock. Se hacen ahora buenas las palabras de Boris Johnson prometiendo llevar la «construcción naval a casa» y definiendo el Reino Unido como «una nación isleña que mira hacia el exterior y que necesita una industria de construcción naval y una Royal Navy que reflejen la importancia de los mares para nuestra seguridad y prosperidad». No hay duda de que Johnson utilizará este contrato como un ejemplo de cómo los conservadores están invirtiendo en empresas escocesas y norirlandesas, algo muy útil cuando son previsibles unas nuevas elecciones y cuando su puesto pende de un hilo tras el reciente rechazo a sus políticas en torno al Brexit.

El contrato, que supondrá una inversión de 1.250 millones de libras (1.400 millones de euros) será un importante hito, junto con las Type 26 y los futuros petroleros, de cara a consolidar los resultados de la nueva estrategia nacional de construcción naval del Reino Unido esbozada en 2016 y que busca, después de años de perder peso en el panorama naval internacional, que el diseño de los nuevos buques se lleve a cabo teniendo en cuenta las exportaciones y al conjunto de la industria, pues se había llegado a una situación en la que BAE había quedado como el único constructor naval de importancia, debilitándose el tejido industrial de todo el país y perdiéndose numerosos contratos internacionales en favor de sus rivales franceses, alemanes y españoles.

 

 

Sobre las Type 31e

Fue en diciembre del pasado año cuando tres consorcios, liderados respectivamente por Atlas Elektronik UK, Babcock y BAE Systems, recibieron sendos contratos de diseño. En virtud de dichos contratos, cada uno de los grupos debía presentar en un plazo de siete meses un diseño final que hasta donde sabemos, ha sido recibido por la Royal Navy el pasado 24 de junio.

La Royal Navy confirma la entrada en servicio del portaaviones HMS Prince of Wales en 2020

Ahora, los diarios británicos, con «The Telegraph» a la cabeza, especulan con que el diseño liderado por Babcock es el claro favorito y dan casi como cosa hecha que las futuras fragatas Type 31e se basarán en el diseño «Arrowhead 140», realizado en colaboración con las empresas BMT Defense Services y Thales Group.

Las fragatas Type 31e, de las que se espera construir durante la próxima década una primera tanda de cinco unidades serán, junto con las más ligeras Type 26, cuya construcción se inició formalmente hace escasos días en las instalaciones que BAE Systems, contratista principal del buque, posee en Govan. Hasta el momento, el gobierno del Reino Unido ha otorgado contratos a la empresa para la construcción de tres unidades de la nueva clase, de las ocho que se espera entren en servicio a lo largo de la próxima década y media.

Comienza el corte de chapa de la segunda fragata Type-26 para la Royal Navy

Volviendo a las Type 31e, se espera que el primer buque entre en servicio en 2023, formando parte de una primera fase compuesta por 5 unidades, a todas luces insuficientes para sustituir a las 13 unidades de la clase Duke (Type 23) actualmente en servicio. No obstante, es justo aclarar que la sustitución no será en ratio 1:1 sino que dentro de los planes del MoD británico se encuentra una reorganización completa de la Royal Navy que se basará, en el futuro, en tres clases de escoltas (Type 45, Type 26 y Type 31e), estando estas últimas a medio camino entre las corbetas y las fragatas, pese a su denominación, algo sobre lo que se ha discutido en diversos medios.

Las futuras fragatas Type 31e, también conocidas como Tipo 31 o Fragatas de Propósito General (GPFF o General Purpose Frigates), deben entrar en servicio en la próxima década y actuar como complemento de las más capaces Type 26, un modelo que está siendo todo un éxito de exportación gracias a los programas canadiense y australiano . La intención firme del MoD británico es que la primera de las unidades contratadas, que servirán de reemplazo a las actuales Type 23, sea entregada a la Royal Navy para sus pruebas de mar en fecha tan temprana como 2023. Para ello, pretenden anunciar el ganador definitivo del concurso antes de que termine el presente año.

La Royal Navy acepta para el servicio el petrolero RFA Tideforce

Los tres finalistas de la competición son los siguientes:

  • El equipo Leander, liderado por Cammell Laird (que se encargaría del diseño del buque, así como de la construcción) y BAE Systems (que proporcionaría apoyo en el diseño, así como el sistema de combate). Su propuesta es la fragata Leander basada en el diseño de las corbetas Khareef, de las que hay actualmente tres unidades en servicio en Omán y que cuentan con un desplazamiento de 2.660 toneladas para una eslora de 99 metros.
  • El Equipo 31, un consorcio liderado por Babcock en el que también participan BMT y Thales y que ha propuesto su Arrowhead 140. Ésta propuesta, basada en el diseño de la clase Iver Huitfeldt en servicio en la Real Armada de Dinamarca es notablemente diferente del anterior y toma como punto de partida una versión reducida de un buque de 6.645 toneladas con 138,5 metros de eslora y dotado de sistemas avanzados como el radar SMART-L de Thales y con 32 celdas VLS.
  • Por último, Atlas Elektronik UK (liderando un consorcio que incluye a los astilleros británicos Harland & Wolff y Ferguson Marine Engineering), en asociación con Thyssenkrupp Marine Systems, propone la MEKO A-200 Derivitive, que sería una fragata basada en las MEKO A-200 existentes. Sería la enésima evolución de un diseño probado del que se han construido ya 25 unidades en servicio con la Royal Australian Navy, la Armada Turca o la Armada Argelina entre otros y se aumentaría su desplazamiento hasta las 3.700 toneladas para acomodar un mayor número de sistemas y dejar cierta reserva de peso y espacio para el crecimiento futuro.
Lista corta de candidatos al Programa Type 31e. Fuente – Engaging Strategy

 

Según el folleto de Babcock sobre la «Arrowhead 140», este diseño es capaz de adaptarse a las necesidades del campo de batalla adoptando múltiples módulos de misión, lo que le permitiría llevar a cabo tareas que van desde la guerra antisubmarina a la antiaérea o antibuque, así como el combate litoral y la proyección del poder naval sobre tierra gracias al lanzamiento de misiles de crucero o la inserción de equipos de Operaciones Especiales.

Las «Arrowhead 140» pueden, también según su fabricante, operar con cualquier estado de mar y en combates de alta intensidad con un equipo formado por apenas 100 tripulantes entre oficiales, suboficiales y marineros, aunque cuenta con la capacidad de alojar hasta 60 personas más en función de la misión a cumplir.

Entre su armamento se incluye un cañón de 5 pulgadas(127 mm) secundado por diversos montajes de 40 mm, dos montajes con 8 misiles antibuque, un sistema VLS con 32 celdas y armas antisubmarinas y de defensa de punto. Además, desde su concepción, han sido diseñadas para operar con helicópteros ligeros y medio (aunque medios pesados pueden operar desde su pista de aterrizaje, no así alojarse en su hangar) y con sistemas no tripulados.

De hacerse con el contrato la empresa Babcock, se produciría una curiosa situación y es que después de décadas de problemas, de repente los astilleros que posee en Escocia, después de años de penurias, se verían sobrecargados, con hasta 18 buques en grada o en espera entre diversos programas, ya que las Type 26 se construyen en Govan y otros programas como el de los futuros patrulleros oceánicos están en construcción en Clyde.