Airbus y Dassault denuncian la parálisis del programa FCAS

Los principales directivos de ambas compañías han publicado un escrito exhortando a los líderes europeos a dar un nuevo impulso al programa

Maqueta del futuro FCAS presentada en Le Bourget 2019

  • Airbus y Dassault denuncian la parálisis del programa FCAS.
  • Los principales directivos de ambas compañías han publicado un escrito exhortando a los líderes europeos a dar un nuevo impulso al programa.
  • Temen que de no lanzarse cuanto antes la fase de desarrollo, no se puedan cumplir con los plazos previstos y la defensa europea quede comprometida, así como su independencia industrial.

Hace dos años, el presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel acordaron desarrollar conjuntamente el Sistema Europeo de Combate Futuro (FCAS). Esta iniciativa, de gran importancia para la Defensa Europea debería, según los máximos dirigentes de las dos empresas que lideran el programa (Airbus y Dassault) avanzar a un ritmo mucho mayor y dar el siguiente paso con el inicio de la fase de demostración del programa.

Para ambas empresas, iniciar dicha fase de demostración del FCAS significa comenzar de forma definitiva y tangible con el desarrollo del que será el primer gran proyecto europeo del sector de la defensa en el siglo XXI. Eso es lo que piensan al menos Dirk Hoke, CEO de AIRBUS Defence and Space, y Eric Trappier, CEO de Dassault Aviation, según los cuales, en el  complicado contexto geopolítico actual, es este tipo de programas lo único que puede garantizar que el continente pueda mantener su soberanía industrial y operativa y hacer frente a las amenazas del mañana.

Si Europa no avanza en este programa, será imposible mantener las capacidades de desarrollo y producción necesarias para una industria de defensa soberana. El FCAS es una empresa altamente compleja y ambiciosa, desde un punto de vista tecnológico, estratégico y político. De hecho, es un programa, según los directivos de ambas empresas, que afecta al conjunto de intereses europeos y a la capacidad de operar en condiciones óptimas en la guerra aérea durante la segunda mitad del presente siglo.

El objetivo de Airbus y Dassault -que entienden debería ser el mismo que el de nuestros políticos- es que el FCAS entre en servicio operativo en 2040 a más tardar. En las actuales condiciones de inversión e impulso político, temen que esto sea imposible.

Es cierto que los primeros pasos importantes ya se han dado con éxito. Una organización industrial franco-alemana se ha definido bajo el liderazgo de Airbus y Dassault Aviation. En enero de 2019 se lanzó un Estudio de concepto conjunto francoalemán (JCS) para definir las características principales del sistema. España se ha unido oficialmente al programa como el tercer país socio y ha optado por Indra como responsable tecnológico del país a la hora de liderar su aportación al programa.

Sin embargo, todavía deben desarrollarse buena parte de las tecnologías futuras que permitan llevar a cabo las pruebas de vuelo y las calificaciones posteriores. Esta fase de maduración es esencial para eliminar riesgos y anticipar desarrollos de tal complejidad. Airbus y Dassault Aviation, presentaron propuestas durante el Salón Aeronáutico de París en junio de 2019 que no parecen haber sido escuchadas.

Lo importante ahora es lograr un progreso concreto en el programa FCAS según los directivos de ambas empresas. La próxima reunión del Consejo Ministerial franco-alemán debería servir como catalizador para el futuro. Del mismo modo, confían en que Airbus y Dassault Aviation están listos para asumir el desafío y también para llevar a cabo el trabajo necesario para garantizar la viabilidad de este programa a largo plazo.

Según se recoge en el escrito de ambos directivos, ahora «depende de nuestros líderes políticos tener el coraje de aprovechar este impulso y tomar las decisiones necesarias para abrir el próximo capítulo. No perdamos más tiempo. La industria está lista, motivada y unida para que este programa sea un éxito. ¡Nuestros equipos se movilizan para enfrentar el desafío juntos! En este ambicioso proyecto, llamamos a nuestros líderes políticos a hacer todo lo posible para lanzar a los manifestantes lo antes posible».