Nigeria avanza en su programa espacial

La aventura espacial de Nigeria comenzó en 2003 cuando su primer satélite, el NigeriaSat-1, fue construido por la empresa británica Surrey Space Technology (SST) y lanzado al espacio mediante un lanzador ruso

Cohete nigeriano CSTP_TL_3

  • El Centro de Transporte y Propulsión Espacial (CSTP), una división de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo Espacial (NASRDA) de Nigeria ha construido y lanzado tres cohetes en los últimos nueve meses.
  • El país africano, que cuenta con un poco conocido programa espacial, ha venido trabajando en las últimas décadas para lograr cierta autonomía en este ámbito con la vista puesta en alcanzar la capacidad de lanzar sus propios satélites.
  • La aventura espacial de Nigeria comenzó en 2003 cuando su primer satélite, el NigeriaSat-1, fue construido por la empresa británica Surrey Space Technology (SST) y lanzado al espacio mediante un lanzador ruso.

Nigeria, el país más poblado y la mayor economía de África, es consciente de que su futuro pasa por el espacio. De esta forma, después de años de esfuerzos, ha dado un importante paso adelante en su particular carrera espacial, con el lanzamiento durante el último año de tres cohetes, un hito clave que se ha alcanzado casi tres décadas después de que el país adquiriese en el Reino Unido su primer satélite.

El país africano, que cuenta con un poco conocido programa espacial, ha venido trabajando en las últimas décadas para lograr cierta autonomía en este ámbito con la vista puesta en alcanzar la capacidad de lanzar sus propios satélites.

Aunque se desconocen la mayor parte de los detalles, diversos sitios web del país se han hecho eco de la serie de pruebas que se han venido realizando en los últimos meses y que consistirían en el lanzamiento, exitoso en todos los casos, de los cohetes CSTP_TL_1, lanzado el 24 de abril de 2019, CSTP_TL_2 y CSTP_TL_3, que se lanzaron el mismo día, 25 de junio de 2019.

A pesar de que el Centro de Transporte y Propulsión Espacial (CSTP) ha llevado a cabo antes del presente año más de 30 lanzamientos de cohetes experimentales con una altitud récord inferior a 10 km, en 2019 parece que han logrado dar un paso importante en sus planes de alcanzar el espacio al incorporar un motor de combustible sólido a sus prototipos aunque, por desgracia, continúan teniendo serios problemas de financiación que provocan retrasos crónicos.

Cohetes lanzados por Nigeria en 2019

Si hace ya más de 20 años desde que el país creó la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo Espacial (NASRDA) y 17 años desde que en 2002 se estableciese la hoja de ruta a seguir en el programa espacial, lo cierto es que están todavía lejos de su objetivo de abandonar la atmósfera. Sin embargo, los funcionarios del CSTP creen que aún pueden lograr el objetivo marcado si el gobierno prioriza la financiación del proyecto.

Otros de los problemas, más allá de la financiación, que es sin duda la clave, tienen que ver con el personal y es que el país tiene muy complicada la tarea de encontrar personal con la formación adecuada que quiera trabajar en estos proyectos. En realidad, solo hay una universidad en Nigeria, la Universidad de Nigeria, en Nsukka, que enseña astrofísica y buena parte de sus estudiantes, al terminar de cursar sus estudios, eligen el extranjero como destino.

Con todo, el país no cesa en su empeño, consciente de que alcanzar el espacio por sus propios medios tendría una amplia gama de beneficios relevantes para la seguridad nacional, la planificación urbana, la gestión y la seguridad alimentaria, la comunicación, la gestión agrícola, la gestión de desastres y, en suma, para asegurar el desarrollo de la mayor economía del continente, la de un país con casi 200 millones de  habitantes que necesita seguir diversificando su economía para crecer y que no puede hacer esto último sin desarrollar su sistema de comunicaciones, entre otras cosas.

Mientras tanto, prosiguen también con la creación de una constelación de satélites propia, aunque deban recurrir a lanzadores comerciales para ponerlos en órbita. De esta forma, en los últimos años han desarrollado el NigeriaSat-X, un nano-satélite de menos de 500 kg completamente diseñado y construido localmente. Además, sus Fuerzas Armadas, que no son ajenas al potencial de estas tecnologías, han decidido darles provecho y han aprobado la construcción del nuevo Complejo de Oficinas de la Administración Espacial de Defensa y el Centro de Operaciones Cibernéticas de Defensa, que estarán situados en el Centro Espacial Obasanjo en Abuja.