La Royal Navy congela su programa FSS en el que Navantia partía como favorita

La presión sindical y de diversos lobbies era muy fuerte, pues la Royal Navy había abierto el concurso a empresas extranjeras, con lo que esto supone en términos de carga de trabajo para los constructores navales británicos

Botadura del ”Nuship Supply” para la Royal Australian Navy. Foto - Navantia.

  • Los medios británicos apuntan a que ninguna de las propuestas se ajustaba al presupuesto manejado por la Royal Navy, de alrededor de 1.000 millones de libras (1.150 millones de euros).
  • La presión sindical y de diversos lobbies era muy fuerte, pues la Royal Navy había abierto el concurso a empresas extranjeras, con lo que esto supone en términos de carga de trabajo para los constructores navales británicos.
  • Tres empresas se habían presentado al concurso: La española Navantia, con su socio BMT, el consorcio formado por BAE Systems, Rolls Royce y Cammell Laird, denominado Team UK y la surcoreana Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering, partiendo Navantia como favorita.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido ha decidido congelar el concurso destinado a dotar de tres nuevos buques de apoyo a la Royal Auxiliary Fleet británica. Los medios británicos apuntan a que ninguna de las propuestas se ajustaba al presupuesto manejado por la Royal Navy, de alrededor de 1.000 millones de libras (1.150 millones de euros).

La presión sindical y de diversos lobbies era muy fuerte, a pesar de que las bases del concurso establecían que las empresas licitadoras debían aportar fondos propios antes de empezar a recibir dinero del Ministerio de Defensa británico, una medida pensada para favorecer a las empresas británicas, únicas que optaban a subsidios estatales. Con todo, al ser la primera ocasión en que la Royal Navy había abierto el concurso a empresas extranjeras, con lo que esto supone en términos de carga de trabajo para los constructores navales británicos, el proyecto había sido contestado desde el principio.

Navantia Australia presenta el nuevo JSS en PACIFIC 2019

Tres empresas se habían presentado al concurso: La española Navantia, con su socio BMT, el consorcio formado por BAE Systems, Rolls Royce y Cammell Laird, denominado Team UK y la surcoreana Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering. De los tres participantes, se considera que Navantia partía como favorita y se teme ahora que la presión interna haya estado detrás de una decisión dirigida a otorgar la mayor carga posible de trabajo a los astilleros de la isla.

Navantia había desvelado en DSEI su propuesta de buque logístico para la Royal Navy. Aprovechando la celebración, entre los días 10 y 13 de septiembre, de la Feria Internacional de Armamento , en la capital británica, la empresa española de construcción naval Navantia y su socio británico BMT mostraron en su stand su propuesta para competir en el programa Fleet Solid Support (FSS) de la Royal Navy.

La Royal Navy acepta para el servicio el petrolero RFA Tideforce

El diseño que lleven a la feria británica se basará, al igual que en el caso de los «Supply» y «Stalwart» australianos, en el BAC Cantabria que forma parte de la Armada Española pero, eso sí, adaptados a los estándares y requisitos británicos que, como ocurre con el resto de países anglosajones, especialmente en temas como la seguridad laboral, deben cumplir con una normativa más estricta que la española, si cabe.

Este tipo de buques  logísticos pueden aprovisionar en alta mar a tres buques a la vez combustible, agua, víveres, municiones y otros materiales. Además, su capacidad para transportar contenedores y el gran volumen de sus tanques, entre otras prestaciones, permite a este buque desempeñar misiones de ayuda humanitaria y sanitaria a población civil en circunstancias de catástrofe y de defensa medioambiental.

Comienza el corte de chapa de la segunda fragata Type-26 para la Royal Navy

La empresa española, junto con su socio británico BMT, opta así a un concurso valorado en 1.150 millones de euros (1.000 millones de libras) y que busca dotar a la Royal Auxiliary Fleet con tres nuevos buques de aprovisionamiento que complementen a las últimas adquisiciones que ha llevado a cabo el Ministerio de Defensa del Reino Unido, como es el caso de los cuatro petroleros de flota construidos recientemente, el último de los cuales, el RFA Tideforce ha sido aceptado para el servicio hace escasas semanas.

La Royal Navy, que está pasando por un periodo de reorganización y modernización sin precedentes en las últimas décadas, además de nuevos petroleros de flota y buques de aprovisionamiento logístico, ha visto como entraba en servicio recientemente el portaaviones Queen Elizabeth, al que se unirá en breve su gemelo, el HMS Prince of Wales, a la vez que están en construcción las primeras fragatas de la clase Type 26 mientras el concurso Type 31e entra en su fase final.

Para Navantia, el contrato británico, de lograr imponerse, supondría una importante carga de trabajo, incluso a pesar de las notables cesiones que debería hacer a diversos contratistas británicos. No obstante, la experiencia de la empresa en este tipo de acuerdos es amplia, como se ha visto sin ir más lejos con los diversos programas llevados a cabo en Australia o, más recientemente, en Turquía. Así las cosas, de hacerse con el programa Fleet Solid Support (FSS) no solo obtendría jugosos ingresos sino que mantendría su saber hacer en el terreno de los buques auxiliares perfeccionando más si cabe un modelo de éxito.